Susi Kentikian – Susana Cruz (3/10/2015)

Inselparkhalle, Hamburgo, Alemania.

En juego el cinturón mundial femenino WBA del peso mosca.


Con la aspirante Cruz muy motivada para salir coronada en su segundo asalto mundial y con Kentikian tratando de demostrar ante su público que es la número 1 de la división, ambas iniciarían la pelea disputándose el centro del ring con cierta agresividad. Con todo, ante el empuje y el riesgo potencial que la mexicana llevaba en su arrojada ofensiva, Kentikian decidiría ceder un tanto la iniciativa, girar entorno a su rival y buscar el contragolpe. Así, recibiendo a su contrincante con el directo diestro o con el cruzado de esta misma mano, pudo reconducir el arrojo de su adversaria a su favor, impactando contra ella golpes de poder de notable dureza que terminaron por disminuir ligeramente su ritmo. Por ello, la alemana de origen armenio se hizo suficientes espacios para poder utilizar durante breves periodos su táctica de entradas y salidas anotando el jab y esquivando los rectos de su rival. Además de este dinamismo eventual en su boxeo, Kentikian encontró en el tercer asalto la oportunidad de estremecer a su oponente con una fuerte y rápida combinación de golpes que llevaron a Cruz a retroceder y agarrarse para pasar el mal momento.

De todos modos «La Pantera» es una púgil demasiado fogueada y resistente como para verse desbordada de forma tan sencilla, por lo que muy pronto lanzaría rectos disuasorios que frenarían a la campeona mundial. Alcanzado el cuarto asalto Cruz estaba totalmente restablecida y volvía a reanudar su ofensiva, anotando buenos rectos (y especialmente un duro 2-1) que igualaron en parte los ganchos zurdos y las contras con su mano derecha de Kentikian. Era obvio que con el paso de los rounds Cruz iba a más, pudiendo ya en el ecuador de la pelea forzar de forma más continuada el intercambio de golpes en la corta, distancia en la que suplía con voluntad y valentía su menor técnica. A consecuencia de ello las acciones se igualaron y la mexicana comenzó a anotar duros uppercuts zurdos y ganchos, y curvos en todas las trayectorias que podía, que empezaron a permitirle anotarle rounds a su cuenta. Añadido a esta reacción de la aspirante, Kentikian debía soportar un serio corte en su párpado derecho que sufría desde varios asaltos atrás y que llevó incluso a que el tercer hombre detuviese las acciones en el séptimo episodio para que fuese revisado.


En cualquier caso, más allá de las dificultades de la campeona, que en varios momentos busco variar ángulos sin demasiado éxito, su ritmo de combate y frecuencia de golpeo eran todavía muy elevados, y si bien no tenía tanta precisión como antes, su mayor orden combativo le permitía mantener igualado cada round y por ello su ventaja en las cartulinas adquirida en la primera parte de la pelea. De esta forma, y a pesar del arrojo hasta el final de Cruz, Kentikian seguiría conectando algunos claros golpes de poder y buenas combinaciones de curvos que culminarían en el décimo y último round en intensas series de contundentes puños. Así, y si bien la retadora se había mostrado cada vez más correosa, Susi «Killer Queen» Kentikian 35(17KO)-2 se había impuesto con claridad a los puntos cuando el tañido de la campana señaló el final, algo que fue certificado por las tarjetas de los jueces de 98-92 y doble 97-93. La puntuación de Bastión Boxeo es igualmente de 97-93 a favor de Kentikian.


Esta nueva victoria de la campeona suponía la cuarta defensa de su cinturón WBA del peso mosca, que se veía además unido a la adquisición de dos nuevos cetros de organismos menores. Dejando de lado estos dos nuevos títulos, que no necesita para mostrar su valía, Kentikian es una de las mejores pesos mosca del mundo, además de una de las mejores en las divisiones de peso más bajas simplemente por su buen boxeo, en el que combina un ágil juego de piernas con una notable técnica junto a fuertes y descarnadas combinaciones cuando encuentra la oportunidad, cualidades que mostró en su combate contra Cruz 17(8KO)-7(2). Si bien en la primera mitad de la pelea la alemana hizo valer un boxeo con más distancia, con algunas buenas esquivas y un manejo veloz del jab, finalmente, y cuando se vio empujado a ello por la peleadora Cruz, contestó las andanadas de golpes de su contrincante del mismo modo, ofreciendo ambas un combate con elevada intensidad aunque un tanto desordenado en líneas generales.


Más allá de la buena actuación de Kentikian, si comparamos sus cualidades con las de las restantes campeonas (que han ofrecido recientemente buenas actuaciones), es difícil decidir quien de ellas es la mejor, por lo que la opción de la unificación es como siempre la mejor para dilucidarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *