Sergey Kovalev – Nadjib Mohammedi (25/7/2015)

Mandalay Bay, Las Vegas, Estados Unidos.

En juego los títulos mundiales WBA, WBO e IBF del peso semipesado.


Muchos esperaban que Mohammedi, el rival mandatorio IBF del campeón unificado del peso semipesado Sergey Kovalev, cayese en unos pocos rounds anulado por el superior boxeo del púgil ruso y así fue exactamente como sucedió. En el round inicial el dominio de Kovalev fue casi total, anotando el jab constante y claramente acompañado de algunos rectos al cuerpo y contragolpes con su derecha recta. El aspirante tenía enormes problemas para conectar sus manos porque, a parte de los certeros contraataques del campeón, Kovalev bloqueaba o esquivaba los escasos jabs con los que Mohammedi trataba de entrar en el combate. 


Entrado en el segundo asalto, Kovalev empezaría a desplegar su terrible derecha directa que conectaría con dureza en un par de ocasiones. Justamente la derecha recta del campeón ruso sería la causante del primer knockdown, cuando dicho golpe aislado contragolpeaba un intento de entrada con el jab de Mohammedi. Tras este puño el francés retrocedería a las cuerdas donde sería llevado a la lona después de unos nuevos directos y hooks al rostro. Enormes problemas tendría el retador obligatorio para terminar el round en pie, algo que consiguió recurriendo a la desesperada al clinch, aunque de todas formas caería dos veces a la lona sin cuenta: la primera quizás por empujón de Kovalev, la segunda quizás por sus problemas para mantener la verticalidad.


Finalmente se entró en el round de la conclusión, un tercer episodio arrancado con inesperada cautela y paciencia por Kovalev, que de todas formas siguió impactando su derecha directa, destacando una durísima al hígado. Mohammedi mostraría un atisbo de combatividad tratando de pasar a la ofensiva eventualmente con alguna desordenada combinación de rectos o con algunos hooks, pero de nada servirían ya estos ataques. Un espectacular 2-1 de Kovalev derribaba a Mohammedi, que afectado por un dolor en su ojo izquierdo no respondería a la cuenta del árbitro, obteniendo de esta manera Sergey «Krusher» Kovalev 28(25KO)-0 la victoriapor KO en el tercer episodio, que eleva su porcentaje de triunfos antes del límite al 89%.


Aunque era de esperar esta amplia victoria de Kovalev, su dominio abrumador sobre su rival mandatorio no dejará de contribuir muy favorablemente a su excelente consideración en la división y en los rankings libra por libra, ya que sin duda es uno de los boxeadores más sólidos y temibles del panorama actual. Es cierto que su boxeo es muy poco variado e incluso bastante previsible, basándose en sus golpes rectos casi exclusivamente, pero su control de los directos es verdaderamente excelente, así como magnífica su precisión y potentísima su pegada, por lo que pese a lo predecible de su estrategia muy pocos púgiles están capacitados para plantarle cara con posibilidades de victoria.


Respecto a su siguiente pelea, su promotora ha señalado que regresará a los rings el 28 de noviembre en Rusia y que ofrecerán dicho combate al compatriota de Kovalev, Artur Beterbiev, otro destacado pegador invicto. De todas formas los derechos televisivos de cada boxeador (como ya pasase contra Stevenson) podrían obligar a que en lugar de Beterbiev su rival fuese otro, barajándose otros posibles oponentes como Fonfara, Chilemba o Eleider Álvarez. Posteriormente a este combate de noviembre Kovalev podría volver a enfrentarse Pascal, combate de desquite puesto en duda por la controvertida victoria del canadiense ayer ante González. En cualquier caso el esperado combate Kovalev-Ward deberá esperar al menos hasta finales del próximo año como poco, ya que la promotora de Kovalev ha señalado que el estadounidense Ward buscará un combate antes contra Gennady Golovkin, quien a su vez acaba de confirmar una unificación de coronas contra David Lemieux para el 17 de octubre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *