Robert Guerrero – Aaron Martínez (6/6/2015)

StubHub Center, Carson, Estados Unidos. Peso Welter.


Aunque era de esperar que el peleador Martínez ofreciese ciertas dificultades al excampeón Guerrero, las complicaciones superaron cualquier expectativa, tornándose pronto la pelea en un arduo combate que se saldaría finalmente de forma muy controvertida.


En el primer asalto Martínez ya amenazaría con un par de contundentes curvos de derecha en corto, igualando en parte las buenas acciones en 1-2 y directo zurdo-cruzado diestro de Guerrero. Pero sería en el segundo episodio cuando Martínez podría llevar a las cuerdas a su oponente e intercambiar con él golpes cabeza con cabeza durante gran parte del round. En poco tiempo quedó claro que «El Asesino» podía desarrollar un buen boxeo de intercambios, trabajando con constancia y soltura con ganchos arriba y abajo, saliendo mejor parado de esta situación pese a la tremenda respuesta con uppercuts de «El Fantasma», que con dos de estos golpes desestabilizó a su adversario. Este planteamiento de constante dar y recibir de golpes en la distancia más corta se prolongaría en los siguientes dos episodios, siendo ya el tercer asalto claro a favor de Martínez, que no sólo llegó con dureza con el croché de derechas y pudo combinar los uppercuts de ambas manos, sino que también conseguía quitarse puños agachándose de forma oportuna.


Cuando Guerrero en el cuarto round pudo boxear con ciertos espacios parecía que iba a poder reconducir la negativa situación, pero ambos boxeadores terminaron nuevamente por intercambiar puños, algo que resultaría fatal para el excampeón mundial que con la espalda contra las cuerdas recibiría un terrible hook de izquierda al rostro que quebraría su tensión y que sería seguido por una potente serie de uppercut zurdo-cruzado diestro y 1-2. Tras estos golpes Guerrero caería a la lona, pero de forma increíble se puso en pie durante la cuenta del árbitro, terminando el round justo después. Pese a este knockdown el valiente Guerrero saldría en el quinto round al ataque, aunque en dicho asalto pasaría algunos ligeros apuros tras encajar un nuevo gancho zurdo de su ambicioso rival, que terminaría por anotarse un asalto en el cual su rival iría de menos a mas en el episodio.


En estos momentos la sensación de dominio de Martínez era muy amplia, llevando efectivamente un gran margen de ventaja en las cartulinas. De todas formas alcanzado el sexto asalto empezó a acusar un tanto el tremendo despliegue de golpes de la primera mitad de la pelea, por lo que un Guerrero en recuperación consiguió unos espacios vitales para su boxeo. Así, exceptuando un séptimo asalto de muy difícil puntuación por su tremenda igualdad, en la segunda parte de la pelea y hasta el final Guerrero utilizaría su buen posicionamiento de ring y agilidad de piernas para, apoyándose en sus buenos rectos, anotarse los asaltos sin elevados riesgos. Ante un rival que ya no se mostraba tan intenso en la presión como anteriormente, Guerrero pudo abrir ángulos y conectar persistentemente el jab, además de realizar ofensivas con 1-2 y gancho zurdo al rostro que le permitieron poco a poco ir igualando las puntuaciones a pesar de una notable inflamación en su ojo izquierdo. 


Tras un décimo asalto cerrado con un intenso cruce de golpes, el enfrentamiento finalizaba, llegándose a una lectura de cartulinas que se sabía igualada. Y es que si bien puntuando asalto por asalto la situación era muy pareja aunque quizás con algo de ventaja para Guerrero, aún lo era más igualada si nos apoyábamos en una simple visión general del encuentro, quizás en esta última saliendo beneficiado Aaron Martínez 19(4KO)-4(1)-1 por su agresivo inicio. Dos de los jueces mostraron lógicas e igualadas tarjetas de 95-94 a favor de Guerrero y 94-95 a favor de Martínez, mientras que el tercer juez dio un muy excesivo 97-92 a favor nuevamente de Robert «El Fantasma» Guerrero 33(18KO)-3-1, que de esta forma se hacia con un muy disputado triunfo por decisión dividida, abucheado dicho veredicto por una considerable parte del público asistente en el StubHub Center. 


Lo cierto es que Martínez, que poca gente esperaba que pudiese ofrecer una pelea tan dura no sólo por su trayectoria sino también por su largo periodo de inactividad anterior a este combate, mereció el aprecio del público por su muy gran actuación, no amedrentándose ante un boxeador tan clararamente favorito y de trayectoria tan destacada, pudiendo incluso tirarlo a la lona. Pero también es cierto que en la segunda parte de la pelea no ofreció ni la mitad de intensidad de la que había desplegado en los asaltos anteriores, algo que le penalizó en gran forma y permitió que un Guerrero con mucha experiencia de ring terminase alcanzando esta victoria utilizando un boxeo efectivo basado en los golpes rectos. En cualquier caso cualquier puntuación que refleje un 95-94 para Guerrero un 95-94 a favor de Martínez o un empate puede ser perfectamente justificable, teniendo en cuenta que al menos dos asaltos fueron muy igualados.


Sea quien sea el merecedor de la victoria, el enfrentamiento ha tenido consecuencias inmediatas, ya que si bien Guerrero está siendo bastante cuestionado por su actuación y se duda de su capacidad ante los grandes retos que le esperan, Martínez ha recibido un gran crédito por su actuación, por lo que seguramente lo veremos alzado próximamente a un nuevo importante combate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *