Tony Harrison – Willie Nelson (11/7/2015)

USF Sundome, Tampa, Estados Unidos. Peso Superwelter.

  En su cuarto año como profesional el destacado prospecto estadounidense Harrison alcanzaba su primera gran prueba o mejor dicho su única prueba, puesto que, exceptuando un puñado de boxeadores, sus restantes rivales han sido más que modestos y 18 de ellos han caído antes de pasar el tercer round. De todas formas su inicio en el combate ante el mucho más fogueado Nelson fue bueno, es más incluso sólido, lanzando combinaciones en 1-2-hook zurdo o impactando este último golpe aislado, con el cual alcanzó con gran dureza y estremeció a su rival. El avance de Harrison era firme, por lo que ante la respuesta de Nelson se produjeron algunos eventuales intercambios de golpes en los que el invicto noqueador se llevó la mejor parte con ganchos zurdos y uppercuts veloces. Con el paso de los rounds la pelea se enfrió un tanto, con Harrison insistiendo mucho con su efectivo jab y su directo para controlar la pelea desde la media-larga, conectando potentes curvos tras avanzar sobre sus rectos.


El planteamiento de Nelson parecía encaminado a una pelea larga y de desgaste, ya que su frecuencia de golpeo y su ritmo eran bastante escasos, limitándose durante buena parte de los rounds a eludir las ofensivas rivales y buscar el contragolpe. Prácticamente hasta el quinto episodio Nelson no ofrecería los suficientes puños de poder para contrarrestar a su rival, conectando de forma muy aislada su mano derecha en gancho y directo, pero a partir de dicho round Harrison empezó a ceder un tanto la iniciativa y a mostrarse menos activo. En cualquier caso, aunque el planteamiento de Harrison empezó a ser muy cauteloso y a boxear con más espacios (algo que motivó repetidos abucheos debido a que se ralentizó la pelea) siguió anotándose los rounds, puesto que era algo más efectivo que su rival con sus eventuales arremetidas y puños en gancho.


Finalmente el enfrentamiento entró en los asaltos finales, con Nelson aprovechando la perdida de actividad de su rival para anotarse el octavo asalto con nuevas derechas aisladas y alguna combinación de hooks. Quizás espoleado por su esquina o por los silbidos del público, y a pesar de que el final estaba cerca y su ventaja a los puntos era considerable, Harrison aceleró las acciones en el noveno round, llevando contra las cuerdas a su oponente y descargando contra él potentes ganchos. Nelson respondió y salió de las cuerdas, pasando a anotar el jab y el directo de forma seca, siendo su ofensiva también contestada por nuevos rectos de su rival. De pronto Nelson sorprendía a Harrison con un durísimo gancho diestro al rostro que lo desestabilizó, cayendo a la lona tras encajar dos nuevos hooks, uno con cada mano. De esta forma tan sorprendente se daba un vuelco definitivo al combate, ya que el prospecto Harrison, pese a haberse llevado la mayoría de rounds, no sólo recibía un knockdown, sino que perdería el encuentro, puesto que levantándose con muchas dificultades no pudo responder a tiempo a la cuenta del árbitro.

Es cierto que el premio recibido por Willie «The Great» Nelson 24(14KO)-2-1 puede parecer excesivo teniendo en cuenta el poco efectivo boxeo ofrecido durante parte de la pelea, pero lejos de tratar de buscar excusas (como considerar que fue un simple lucky punch), el prospecto Harrison y su equipo deben reconocer que todavía no estaba preparado para una prueba tan notable y que su elección de rival fue errónea. Con una media de dos rounds y medio por combate y habiendo pasado sólo en una ocasión del sexto asalto, parece un factor clave la falta de adaptación a las peleas largas, algo que se hizo notar de forma clara en la parte final del encuentro, con un Harrison disminuido en cuanto a intensidad ofensiva. Aún así la imagen de Harrison fue buena en líneas generales, sobre todo en los rounds iniciales, pero pasados estos episodios su brillantez fue desapareciendo poco a poco para terminar siendo sorprendido en el penúltimo round de una pelea que ganaba a los puntos.


Así, aunque el prospecto Harrison sigue manteniendo una gran proyección, debe enfrentar oponentes de mediana calidad para asentar su boxeo y aprender a gestionar el desgaste, la toma de riesgos y el ritmo de combate de forma adecuada antes de medirse a rivales tan destacados. Y es que Nelson, que cuenta con victorias sobre boxeadores tan difíciles como Yudel Johnson o John Jackson, no puede considerarse un boxeador desconocido y modesto con un golpe de suerte, y los responsables de la elección de los rivales de Harrison deberían recapacitar por la mala carrera que están llevando a este destacado prospecto. En cualquier caso, si bien los ambiciosos planes proyectados para Harrison deberán esperar algo más, Nelson recibe una importantísima victoria que le debería no sólo reposicionar muy bien en los rankings sino darle alguna buena oportunidad en los próximos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *