Rances Barthelemy – Denis Shafikov (18/12/2015)

Palms Casino Resort, Las Vegas, Estados Unidos. 

En juego el cinturón mundial vacante IBF del peso ligero.


El primer asalto del combate sería el que se desarrollaría de una forma más acorde a la esperada, puesto que, con Shafikov presionando y buscando el cuerpo de su rival, Barthelemy lograría mantener la distancia a la vez que contragolpeaba con el uppercut diestro o los directos, que lanzaba con ambas manos por sus cambios de guardia. Con todo, a partir del segundo asalto y durante un gran número de rounds, la pelea dejaría de estar controlada por Barthelemy, ya que sería Shafikov quien llevaría el combate a su terreno consiguiendo notables resultados. Aumentando enormemente su presión y encadenando ganchos tanto arriba como abajo, destacando el hook diestro repetido, el púgil ruso alcanzaría la distancia corta y se afianzaría en ella obligando a Barthelemy a responder si no quería ser sacado del ring. A pesar de la sorpresa inicial, el cubano no tardaría en reordenarse y conectar secos uppercuts y hooks, pero Shafikov estaba ofreciendo un trabajo continuado lleno de agresividad que se vio culminado en la parte final del tercer round con varios hooks arriba que estremecieron a su rival.

A diferencia de lo que se podía esperar, Barthelemy no sabía explotar su buen boxeo técnico para detener el arrojo de su rival y, durante varios momentos, dejó claro que, a pesar de que tenía espacio para ofrecer otro tipo de combate, prefería seguir intercambiando golpes en corta. Así, los rounds siguieron cayendo constantes del lado de «Djingis Khan», que antes del ecuador del combate tuvo su mejor momento. Mostrando una superior habilidad para pelear en corta y combinando con destreza uppercuts y hooks en breves series, Shafikov seguía conectando los golpes más claros y desequilibrando a su oponente, contra el cual podía también explotar las diagonales e incluso realizar esquivas. Por todo ello Barthelemy estaba poniendo de manifiesto que no es igual de magnífico su boxeo cuando pelea sin espacio y que no podría igualar las cartulinas hasta que no se desplazase más y aprovechase sus precisos directos y su destreza a la contra.


Precisamente optaría por este cambio táctico a partir del sexto episodio, modificación estratégica que sería trascendental en el devenir del combate. Y es que impactando sus golpes rectos junto a contragolpes en uppercut diestro comenzó a recuperar el tiempo perdido, consiguiendo además provocar un serio corte en el párpado derecho de Shafikov en el octavo asalto. Aún así, Barthelemy continuaba insistiendo en el error de boxear en corta, manteniéndose bastante igualadas las acciones por ello, ya que Shafikov seguía recurriendo a la frecuencia de golpeo para sustentar su buena actuación. Entrada la pelea en la parte final, Barthelemy iría haciendo gradualmente más elusivo su boxeo, empezando a sentirse mucho más cómodo, a bajar los brazos y a realizar otro tipo de amagos y provocaciones. En cualquier caso, no era tan dominador como el pensaba, aunque sus clarísimos jabs y rectos, que aprovechaban la precipitación de Shafikov, le hicieron quedarse con unos rounds que fueron decisivos.


Con cartulinas de 116-112 doble y un espantoso y ridículo 119-109, Rances «Kid Blast» Barthelemy 24(13KO)-0 se hacía con una victoria por decisión unánime y se coronaba, después de haber sido campeón superpluma, en una segunda división, la del peso ligero. Dejando de lado la cartulina ofrecida por Robert Hoyle, que en los últimos seis meses ha dejado bochornosas tarjetas de 97-92 en el Wade-Soliman y un 119-109 en el Selby-Montiel (por lo que debería barajarse una suspensión correctiva), las otras dos puntuaciones son más aceptables aunque, como es habitual en un combate con intercambios igualados, se podrían haber acercado mucho más al empate o la victoria de Shafikov 36(19KO)-2-1. Éste doble retador mundial ofreció una actuación muy superior a la que se le podía esperar, haciendo lucir bastante mal durante un cierto número de asaltos a su rival, un Barthelemy que en sus últimas peleas se había mostrado intratable. A pesar de ello, la escasa variedad táctica de Shafikov y una decisiva desventaja en alcance y altura terminaron por truncar una victoria de la que estuvo cerca y de la que le alejó excesivamente una sobrevaloración de las acciones ofensivas de su oponente por parte de los jueces.

Habiendo pasado esta dura prueba aunque con notables dificultades, un Barthelemy que mostró evidentes puntos débiles a costa de dar espectáculo se sitúa en la lucha por ser el número 1 de la nueva división, categoría en la que no le faltarán nuevos retos de enorme exigencia a la vez que aguarda las posibles unificaciones, tantas veces rumoreadas en el actual peso ligero.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios