Pedro Guevara – Yu Kimura (28/11/2015)

Xebio Arena, Sendai, Japón. 

En juego el cinturón mundial WBC minimosca.


La primera mitad del enfrentamiento fue, en líneas generales, de claro dominio del monarca Guevara, que demostrando su calidad no sólo logró hacerse con un buen número de asaltos sino que también llegó a poner cerca del knockdown a su contrincante. Gestionando bien los espacios y realizando ofensivas entrando y saliendo, el mexicano conectaría de forma muy potente el 1-2 sólo o encadenado con hook zurdo, golpe este último que también enlazaba de igual forma con una fortísima derecha directa aislada. Kimura, nada falto de voluntad, hacía lo que podía, esquivando algunos ataques con pasos atrás o tratando de establecer su jab, aunque sus golpes eran de todas formas menos números e infinitamente menos contundentes. De los primeros seis rounds, solamente el tercero, y a base de astucia y oportunismo, podría anotarlo a su cuenta el japonés, siendo esto así básicamente por una última combinación de directos que tomó por sorpresa a un Guevara girado.

A pesar de que Kimura también igualaría un tanto las acciones en el cuarto episodio con su preciso directo, compensado de sobra por los golpes de poder de Guevara en uppercut y recto de derecha, por lo demás «Jibrán» se estaba imponiendo con muchísima solvencia. Incluso en el quinto asalto, con una brutal derecha directa repetida poco después, el mexicano dejaría seriamente afectado al local, que se vería obligado a correr y agarrarse para no caer a la lona. El campeón trataría de sacar provecho de la situación combinando manos, pero pronto, viendo que Kimura respondía recuperado, cesaría erróneamente en su empeño y volvería a combatir en la distancia media, táctica que le estaba dando un ámplio triunfo. Pero súbitamente, cuando peor estaba el japonés, éste comenzó a reaccionar, ofreciendo un igualadísimo sexto round en el que pasaría al ataque con combinaciones de hooks y obligó a Guevara a boxear hacia atras contragolpeando con el gancho zurdo y el directo.


Este cambio en el planteamiento estratégico no sería momentáneo sino definitivo, puesto que Kimura, viendo que la se le escapaba el combate peleando con espacios, tomó la iniciativa y presionó con insistencia al campeón durante toda la segunda mitad del encuentro. Entonces Guevara debió aceptar el intercambio de golpes y lograr, con su enorme pegada, poner fin al combate, pero lejos de ello optó por boxear sobre su pie atrasado a la vez que cedía al empuje de Kimura. Las arremetidas del aspirante, con todo, no eran las de un peleador, sino las de un taimado técnico, ya que avanzaba sin atacar aguardando la mano de su oponente para contragolpearla con un certero y clarísimo contragolpe, normalmente en directo diestro. Guevara trataba de anotar sus ganchos y sus uppercuts con desigual acierto, pero durante la segunda mitad del enfrentamiento fueron los golpes decisivos los de Kimura, que conectó buenos ganchos zurdos en gran número así como una terriblemente efectiva derecha directa con la que atormentó al titular mundial.


De este modo el combate, dividido en dos partes de dominio sólo salteadas por escasos rounds de reacción del rival, había quedado tanto emparejado en las acciones como en las cartulinas. En cualquier caso, Guevara, que había tenido mejor respuesta bajo presión en la fase en la que Kimura controlaba la pelea, parecía por estrecho margen que había conseguido el triunfo. La puntación de Bastión Boxeo es de 115-113 a favor de Guevara. A pesar de ello, el titular mexicano cometió el error de dejar terminar una pelea en la que era visitante y en la que podría haber vencido por un temprano knockout. Y es que los jueces con cartulinas de doble 115-113 a favor de Kimura y un 111-117 a favor de Guevara le daban al japonés el triunfo por decisión dividida y con ello el cinturón mundial minimosca del Consejo. Aunque las tarjetas no fueron descabelladas, la pelea estuvo más cercana al empate que al triunfo de Yu Kimura 18(3KO)-2(1)-1, quien obtenía una victoria polémica pero no tan flagrantemente injusta como en otros casos.


Muy en desacuerdo con la decisión de los jueces, el promotor de Guevara 26(17KO)-2-1 anunció que presentaría una protesta ante el Consejo, que probablemente opte, como en otras tantas ocasiones, por mantenerse al margen y no decretará revancha inmediata, aunque dejará bien posicionado en las listas al extitular. Por su lado Kimura (con 16% de victorias antes del límite) emerge como un campeón inesperado que deberá demostrar mayor solidez en una primera defensa voluntaria que probablemente llegue a mediados de la próxima temporada y que le preparará para un duelo mandatorio que será una prueba de fuego para su proyección como monarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *