Nuevo campeón WBO supergallo: Nonito Donaire 36(23KO)-3(1)

Si se piensa en las figuras más destacadas de las divisiones inferiores durante la última década es inevitable subrayar al filipino Donaire, que sin duda ha sido uno de los más grandes nombres por sus logros, sus impresionantes resultados y sus actuaciones, que llevaron a fijar la atención de los grandes medios en categorías muchas veces inmerecidamente olvidadas. Y es que Donaire por su eléctrico, heterodoxo y espectacular boxeo consiguió batir a muchos de los mejores púgiles a los que podía retar en la divisiones en las que militaba. Así, venciendo en cinco asaltos al entonces intratable campeón mosca Darchinyan, desarbolando en ocho rounds al supermosca «Tyson» Márquez, demoliendo en cuatro asaltos al excampeón gallo Sydorenko y convirtiéndose en campeón unificado gallo al batir de forma brutal a Fernando Montiel, Donaire se alzó entre los boxeadores del top libra por libra. Y su ascenso imparable no se detuvo. Imponiéndose a los puntos en el peso gallo al destacadísimo monarca supermosca Omar Narváez o derrotando  entre otros, a Nishioka para retener su campeonato supergallo, Donaire encadeno 30 victorias consecutivas con 19 triunfos antes del límite, consiguiendo títulos absolutos en tres categorías y dos unificaciones. Precisamente sería una unificación la que pondría fin a su carrera de incesante éxito, puesto que 12 años después de su debut sería batido solventemente por el cubano Rigondeaux en 2013, dejando seriamente maltrecha su imagen de imbatibilidad, que fue definitivamente destruida cuando, ascendiendo al peso pluma, lo venció en seis rounds Nicholas Walters. Por ello, y habiendo dejado de ser considerado como un top 15 libra por libra, Donaire buscó en el peso supergallo un retorno a la cumbre.


Debido a un extraño manejo de los rankings por parte de la Organización, Donaire quedó súbitamente ranqueado como 2º en el peso supergallo por lo que, al ser desposeído Rigondeaux por inactividad, el filipino se vió alzado al combate mundialista por el título vacante. Pocos eran los que le daban verdaderas posibilidades de triunfo al coaspirante César Juárez pero éste, demostrando que es un boxeador con enorme potencial, a base de presión y frecuencia de golpeo logró ofrecer una complicadísima pelea al múltiple campeón, que estuvo cerca de caer derrotado por knockout. A pesar de los terribles apuros que pasó en el duelo (considerado como uno de los mejores del año por su emoción y duros intercambios) Donaire logró terminar en pie, por lo que los jueces le dieron la victoria a los puntos como consecuencia de su dominio del combate durante la primera mitad, que tuvo un menor ritmo, y por haber sumado dos knockdowns.

Link al análisis del combate Donaire-Juárez


Con Donaire de nuevo encumbrado como campeón mundial se cumple el primer objetivo marcado por dicho púgil, pero todavía quedan lejanos los restantes, siendo estos la disputa de los mayores combates y el retorno a los peldaños más altos del ranking libra por libra. Dado que la categoría supergallo cuenta con unos excelentes monarcas, será tremendamente difícil que Donaire pueda volver a la posición que una vez tuvo, más aun contando que tanto su velocidad como su ritmo y resistencia se han visto considerablemente mermados. Con todo, «The Filipino Flash» está dispuesto a disputar una unificación y un decisivo combate de revancha ante Rigondeaux o a combatir con el vencedor del Frampton-Quigg (habiendo sostenido negociaciones en el pasado reciente con el segundo), por lo que parece tan posible la realización de una de estas excelentes peleas en el futuro próximo como que Donaire pueda volver a ser derrotado. En cualquier caso, no se podrán conocer con seguridad sus posibilidades de éxito hasta que no se le vea de nuevo combatir en la que será ya su primera defensa, para la cual se habla del invicto Jessie Magdaleno 22(16KO)-0 (boxeador mejor ranqueado) como posible candidato.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios