Nuevo campeón IBF del peso gallo: Lee Haskins

Si algo no es el boxeo del campeón mundial Lee Haskins es convencional ya que, conociendo que sus mayores cualidades son la velocidad y la precisión, opta por bajar los brazos y por exponer aparentemente su rostro a los golpes de su rival, trampa que utiliza con gran habilidad para buscar el momento preciso para lanzar temibles contragolpes que demolieron en el combate por el cetro interino IBF (y por la condición de retador obligatorio) a un sólido Ryosuke Iwasa al que pudo derribar espectacularmente y vencer en el sexto asalto por KO Técnico. Aunque su táctica es muy arriesgada y ha sufrido modificaciones durante su carrera, le ha terminado por llevar a la cumbre sin sufrir demasiados tropiezos, sólo cayendo ante los retadores mundiales Tshifhiwa Munyai y Stephan Jamoye y ante el excampeón de Europa Ian Napa, logrando, por otro lado, éxitos como batir a los campeones mundiales Jamie McDonnell y Stuart Hall, al retador Martin Ward o al titular europeo Ryan Farrag. Entre los títulos conseguidos por Haskins en sus doce años como profesional, y antes de la coronación como campeón mundial, destacan el británico en categoría supermosca y gallo así como dos coronas europeas del peso gallo.


El último combate disputado por Haskins fue el arriba citado ante el japonés Iwasa, duelo con ciertas complicaciones por el buen uso de los rectos de su rival, pero que el británico pudo superar a base de capacidad de sorpresa y técnica, materializada en contraataques con aislados golpes de poder. Esta victoria le valió el cetro interino e indirectamente la corona mundial absoluta IBF del peso gallo, puesto que el cruce que iba a realizar contra el entonces campeón Randy Caballero fue suspendido debido a un desmedido exceso de peso del campeón estadounidense, que dio en la báscula el peso pluma, llevando a la Federación a desposeerlo y coronar al retador obligatorio Haskins.


Ciertamente, esta no fue la mejor forma de adquirir un cinturón mundial, menos aún cuando el exceso de peso de Caballero supuso truncarle su participación en una de las más esperadas veladas del año, que fue también una de las que más expectación generó. Aún así, los hechos son inalterables y Haskins, aunque sin superar una última prueba, es campeón mundial, por lo que deberá centrarse a partir de ahora en demostrar que su ascenso a la tabla de titulares mundiales no es fruto de la casualidad. En principio es de esperar, dado que Haskins se había preparado duramente para su combate contra Caballero, que pueda regresar a los rings en una defensa voluntaria a principios de 2016. Mientras tanto, en poco tiempo la Federación debería decretar una eliminatoria final entre los mejores púgiles ranqueados disponibles, siendo estos actualmente Rodrigo Guerrero y Stuart Hall, puesto que le mejor clasificado Shohei Omori disputará una eliminatoria por la WBO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *