Nuevo Campeón del Peso Pesado: Tyson Fury

Campeón unificado WBA, WBO e IBF: Tyson Fury 25(18KO)-0

Durante casi una década los aficionados y los críticos se preguntaban constantemente quien sería el peso pesado que podría arrebatar la absoluta hegemonía al ucraniano Wladimir Klitschko, triple campeón unificado y número 1 indiscutible de la división que no convencía a muchos por su tedioso y sobrio boxeo. Finalmente el púgil llamado a hacer historia apareció, siendo éste un nuevo monarca que muchos no esperaban y que otros muchos odiaban. El nuevo campeón mundial unificado fue el gigante Tyson Fury que, con sus 2,08 m de altura, su envergadura de 2,16 m y sus más 110 Kg. de peso, había anulado totalmente a Klitschko en el campeonato mundial. De este modo culminaba un sueño que había iniciado en 2008, año de su debut como profesional, y que había sido precedido por una buena carrera amateur, en la que se proclamó campeón británico, oro europeo juvenil y bronce mundial juvenil. Respecto a su recorrido como profesional, todavía hoy se mantiene invicto, no sumando ni siquiera un empate, convirtiéndose en campeón inglés en su 8ª pelea, británico en la 15ª (venciendo al retador mundial Chisora) y de Europa en la 23ª, de nuevo venciendo a Derek Chisora, esta vez por abandono. A pesar de los éxitos, no todo fue sencillo para un Fury que sufrió mucho ante Neven Pajkic (a quien venció en un combate controvertido), que cayó a la lona ante el destacado excampeón crucero Steve Cunningham, antes de levantarse y poder noquearlo, y que llegó a estar cerca del retiro cuando desmoralizado y frustrado sufrió varias cancelaciones de un combate pactado con Haye que nunca llegó a producirse.


Finalmente, después del triunfo sobre Chisora, la orden de defensa mandatoria por parte de la WBO y la WBA llegó y Klitschko debió medirse al retador obligatorio Fury, en un enfrentamiento que posiblemente de forma estratégica fue aplazado por el ucraniano. En cualquier caso, la pelea finalmente se produjo el 28 de noviembre, siendo el duelo casi absolutamente dominando por el aspirante. Su elevada altura y su gran envergadura fueron un tormento para Klitschko, que colocado en el centro del ring tuvo enormes problemas para conectar su jab. Por su lado Fury, que se desplazaba constante por el exterior del cuadrilátero, se mostraba mucho más efectivo con su jab, anotándose sin excesivas dificultades round tras round, llegando a poner incluso en algunos apuros al campeón en la parte final del encuentro.


Después de un triunfo tan importante, ya que ponía fin a una etapa en el peso pesado, el interés principal residía en conocer si Klitschko iba a hacer uso de su opción de revancha, que estaba contemplada en una de las cláusulas del contrato. En un principio Wladimir Klitschko 64(53KO)-4(3) y su manager dejaron algunas dudas al no pronunciarse de forma definitiva, pero pronto, el 2 de diciembre, confirmaron que aceptaban un combate de desquite que parece el único que puede redimir su amplia derrota y mantener en pie su carrera. Así, y sabiéndose que ya se han iniciado contactos por parte de las promotoras, es muy posible que el Fury-Klitschko II se produzca a mediados de 2016.

Por lo que se refiere a las defensas mandatorias, la complejidad de las estructuras organizativas y de las situaciones de los tres organismos en los que Fury tiene cinturones hace necesario que se tengan que abordar de forma separada.


IBF: Es muy posible que en los próximos días (como máximo un par de semanas) Fury tenga que dejar vacante su cinturón mundial de la Federación. Dicho organismo solicitó dos días después de su proclamación el inicio de negociaciones con el retador mandatorio Vyacheslav Glazkov 21(13KO)-0-1, combate obligatorio que se podría haber aplazado con una solicitud de defensa voluntaria por parte de Fury. Con todo, la implacable Kathy Duva (promotora de Glazkov) recurrió a una artimaña. Rechazó las negociaciones y pidió una subasta inmediata (algo que la IBF permite), obligando a Fury a enfrentar a Glazkov o dejar vacante su cinturón. Por ello, el triple campeón unificado Fury podría dejar de serlo, ya que está obligado por contrato a aceptar el combate de revancha inmediata con Klitschko, a quien de todos modos está mucho más interesado en enfrentar que a Glazkov.

De este modo Glazkov podría pelear con el púgil mejor ranqueado, el prospecto Charles Martin 22(20KO)-0-1, por el cinturón vacante. Si Glazkov, que está negociando con el campeón WBC, no pelease por el cinto IBF, Martin se podría enfrentar a Steve Cunningham o Artur Szpilka, según como quede establecido el ranking de noviembre.


WBO: En la Organización la situación es infinitamente menos compleja. Los tres boxeadores mejor ranqueados son Charles Martin, Anthony Joshua y Vyacheslav Glazkov. Puesto que es posible que Martin acceda al mundial IBF, Joshua al WBC y Glazkov a ambos, cabe valorar la figura del prospecto Joseph Parker como posible candidato a la condición de retador mandatorio. Con todo, el ranking puede variar mucho en el año que resta hasta que la WBO ordene una nueva defensa obligatoria.


WBA: En principio el campeón regular Ruslan Chagaev es el púgil mejor situado para acceder al combate por el cinturón de supercampeón de Fury, aunque quien será el protagonista en el asalto mundialista mandatorio estará condicionado a una decisión de los dirigentes de la Asociación (que se muestran totalmente arbitrarios) y a la situación de compromisos contraídos de Chagaev. Y es que nada es descartable en la WBA, en la que muchos supercampeones defienden sin orden de preeminencia alguno contra quienes prefieren. En cualquier caso, falta mucho más de un año (los supercampeones tienen el privilegio de contar con más tiempo para realizar la mandatoria) hasta que la Asociación pueda ordenar una defensa obligatoria, por lo que la tabla de campeones podría cambiar mucho.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios