Nicholas Walters – Miguel Marriaga (13/6/2015)

Madison Square Garden, Nueva York, Estados Unidos.

El título mundial WBA del peso pluma en juego sólo para Marriaga.

En la que se espera que sea la última pelea en el peso superpluma para Walters, este se impuso claramente pero sin brillo, en un combate en el que faltó la espectacularidad por todos esperada.

Durante los primeros rounds del enfrentamiento las acciones estuvieron fundamentadas en cruces de jabs constantes, en los cuales Walters por su mayor envergadura se llevaba la mejor parte y podía controlar en cierto modo el desarrollo de las acciones. Lo que parecía sólo como un tanteo intenso durante los primeros asaltos, pronto se convirtió en la base de la contienda, ya que ambos, sabiendo el poder de su oponente, no tomaban elevados riesgos, estudiando con calma y amagando numerosas veces. Los dos primeros asaltos fueron a parar a la cuenta de un Walters que insistía en la búsqueda de los ganchos al cuerpo con ambas manos, dejando huecos para que Marriaga contragolpease con su hook de mano adelantada al rostro del excampeón. De todas formas Walters seguía marcando la diferencia con el cruzado de derecha y respondiendo también con los ganchos al rostro.

A partir del tercer asalto el colombiano empezaría a encontrar el camino para alcanzar a su adversario, algo que consiguió conectando su derecha directa aislada y con breves combinaciones de ganchos. Si bien esto le sirvió para anotarse un tercer asalto en el que Walters anotó bastantes jabs, sería en el cuarto round cuando el «Escorpión» sacaría todo el provecho de su fortísima derecha directa, ya que con este golpe desestabilizaría al boxeador jamaicano y lo llevaría contra una de las esquinas, alcanzándolo posteriormente con un potente cruzado de mano derecha. Pese a estos momentáneos apuros y a que Marriaga conectaría varias derechas directas más en corto, Walters se repondría rápidamente y cerraría el episodio atacando.

Éste fue un punto de inflexión en el encuentro, puesto que Walters pareció desarrollar desde el quinto asalto una estrategia sin riesgos para vencer a los puntos. «Axe Man» gestionaría la pelea con un buen uso de los jabs acompañados de algunos rectos diestros y algunos curvos con su mano adelantada, sobrepasando con cierta facilidad a un Marriaga que no lanzaba tantas manos, quizás afectado por el golpeo al cuerpo de Walters o desgastado por el esfuerzo realizado en el cuarto asalto. Sea cual sea la causa Walters se fue anotando asalto tras asalto controlando el ritmo y la distancia de combate y eventualmente mermando a su cansado rival con las derechas directas y con curvos abriendo los ángulos. Así, el directo de Walters y su cruzado zurdo pondrían en apuros a Marriaga en el octavo asalto, teniendo el aspirante que desplazarse velozmente para aguantar las arremetidas de su rival. Aunque terminaría dicho round en pie no podría evitar ser derribado en el noveno por una derecha a la contra que le alcanzó mal posicionado.

Con el enfrentamiento ampliamente decantado, Marriaga trataría de reaccionar y buscar una mano decisiva en los rounds finales, aunque, diminuido en velocidad de manos, el excampeón le haría fallar en notables ocasiones. Finalmente un encuentro que emocionó poco al público (parte del cual incluso abucheó en varios momentos la inactividad) se cerraría con unos buenos golpes en el doceavo asalto, round en el cual Marriaga volvería a desestabilizar a Walters. Con todo, pese a la poca brillantez del jamaicano, su poca intensidad y los problemas superados, la victoria a los puntos de Nicholas «Axe Man» Walters 26(21KO)-0 fue bastante clara, dando los jueces cartulinas de 119-108, 118-109 y 117-110. La puntuación de Bastión Boxeo es de 117-110 a favor de Walters.

Muy pocos eran los que podían esperar que el duelo entre dos invictos noqueadores de espectacular trayectoria se resolvería en un enfrentamiento de estrategias con pocos intercambios y en el cual, el uso del jab de forma táctica y la gestión de los tiempos serían fundamentales. Si bien Walters sale quizás afianzado como púgil por su capacidad de respuesta y adaptación a diversos tipos de pelea y por imponerse solventemente a un muy difícil rival, no podrá evitar de todas formas una merma de prestigio por haber perdido su cinturón en la báscula y por haber pasado apuros notables, aunque puntuales, ante un púgil desconocido por muchos aficionados casuales. El vicepresidente de Top Rank señaló previamente a la pelea que el futuro de Walters pasa por el ascenso al peso superpluma, división en la que no le faltarán duelos muy interesantes, pero en la cual su ventaja en poder y envergadura se compensará un tanto. En cualquier caso esto truncaría los planes del esperado duelo entre Walters y Lomachenko, por lo que quizás el jamaicano aguante una pelea más en dicha división, aunque nada hay seguro. El excampeón WBA señaló que tomará una decisión en las próximas semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *