Mitchel Smith – Dennis Tubieron (24/7/2015)

Wembley Arena, Londres, Reino Unido.

En juego el título WBO Intercontinental del peso superpluma.

Con la cancelación del campeonato mundial Chudinov-Buglioni, la velada del Wembley Arena quedó muy afectada, puesto que la mayoría de combates restantes contaban con grandes nombres del panorama boxístico británico pero enfrentados a rivales no acordes a su nivel. Con un par de excepciones más, el Smith-Tubieron se presentaba a priori como uno de los combates más igualados  del evento, porque el joven e inexperimentado Smith pasaba su primera prueba ante un rival de cierta dureza. Pero lejos de lo que se esperaba el combate fue brevísimo, ya que se resolvió en el round inicial.

Después de cierto tanteo en el que ambos trataron de conectar sus golpes sin éxito, Smith conectaría con claridad su izquierda en hook repetida arriba y abajo. Tubieron, que tendía a retroceder hacía las cuerdas con demasiada facilidad ante la presión de su oponente, respondería con su gancho diestro arriba combinado con su gancho zurdo abajo. Si bien se produjeron algunos, un tanto desordenados, cruces de hooks más, Smith había tomado ya el control de las acciones y conectaba golpes de poder, destacando su gancho zurdo al cuerpo y su directo también abajo. Cuando se acercaba el final del round inicial Smith impactaba un nuevo directo diestro al plexo que derribaba sobre la lona al filipino, que doblado sobre si mismo no podría responder a la cuenta del árbitro, llegándose así al resultado de KO.


De esta forma el que debía ser el primer gran test de Mitchell Smith 13(7KO)-0, y una prueba de fuego para comprobar si podía mantener sus aspiraciones mundialistas, a penas llegó a servir ni tan si quiera como combate de rodaje. Dado que Tubieron 19(8KO)-5(3)-2 en su última pelea se había enfrentado a otro prospecto británico como Josh Warrington, han sido inevitables las comparaciones entre ambos, ya que dicho boxeador venció por amplísima decisión unánime pero consumiendo los doce asaltos a los que estaba pactado el encuentro. Siendo o no un golpe de suerte la victoria tan contundente y breve de Smith (como han señalado algunos), lo cierto es que éste posee innegablemente una mayor pegada, puesto que Warrington no llega al 20% de triunfos antes del límite. Por su parte Warrington, de todas formas, está muchos más rodado y posee una notable experiencia, además de haber batido a rivales de buen nivel, por lo que de momento la comparación resulta inapropiada.


En cualquier caso Smith resuelve solventemente las pruebas que le plantea su promotora y podría rozar el próximo mes el top 5 de la WBO, por lo que ya no hay tiempo para disputar más combates contra rivales que simplemente le hagan trabajar. Habiendo llegado ya el momento de que dispute un combate difícil ante un rival de su nivel, parece por ejemplo una buena opción un combate contra su compatriota Martin Joseph Ward, púgil que se encuentra en una situación similar a la suya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *