Mauricio Herrera – Henry Lundy (11/7/2015)

Sports Arena, Los Angeles, Estados Unidos.

En juego el título vacante NABF del peso superligero.

En un enfrentamiento marcado determinantemente por los cortes, ya en el round inicial Herrera sufriría un profundo corte en su párpado derecho a consecuencia de un choque de cabezas involuntario, aunque Lundy atacó con el hook de izquierda llevando la cabeza por delante de forma muy peligrosa. En cualquier caso esta situación era algo en parte previsible porque ambos, exceptuando algunos ataques con los directos propios del round de estudio, se mostraron un tanto precipitados y descontrolados cuando cruzaban ganchos eventualmente en el centro del ring. Terminado el episodio, la esquina de «El Maestro» hizo un buen trabajo, porque pese al grave corte detuvo bastante bien la sangre. Así se entraba en el segundo episodio en el cual, tras algunos certeros ataques de Lundy con su recto, se produjo otro choque de cabezas que abrió un nuevo corte en el párpado de Herrera, en esta ocasión en el ojo izquierdo. Después de este segundo corte, que enfadó y con motivos al boxeador californiano, se empezó a vislumbrar la posibilidad de que el combate terminase por corte.


Herrera salió muy agresivo en el tercer asalto, quizás previendo que una detención pronta del combate le obligaría a anotarse todos los asaltos posibles, llevando hacia las cuerdas a su rival y conectando contra él numerosos ganchos en combinación, que eran bien contragolpeados por algunos precisos curvos de Lundy. En el cuarto Herrera realizó claramente las mejores acciones, ya que después de un inicio activo de Lundy lo neutralizaría con su jab y su derecha repetidamente conectada y lo hostigaría con nuevas combinaciones de ganchos al cuerpo. Finalmente, y con las tarjetas igualadas, se llegaba a un parejo quinto episodio que sería el último del combate, puesto que tras conectar ambos golpes aislados y en combinación, y restando un minuto para el final de round, el árbitro pedía que el médico revisase el primero de los cortes sufridos por Herrera, que presentaba un pésimo aspecto y que fue el causante de que el combate se detuviese.


Por ello se llegaba a la lectura de cartulinas, en las cuales se incluían los dos minutos disputados del quinto round, dando los jueces tarjetas de empate 48-48 y doble 48-47 a favor de Herrera, llevándose éste la victoria por decisión técnica en el quinto episodio. Aunque la igualdad era notable y el combate fue lo suficientemente corto y deslucido como para que hubiesen dudas al respecto, Herrera 22(7KO)-5 hizo algo más para merecer la victoria, siendo fundamentales los dos minutos del último round disputado, en los cuales «El Maestro» anotó más manos de poder. En cualquier caso y pese a las protestas de Lundy 25(12KO)-5(1)-1, que se sintió perjudicado por este veredicto, lo cierto es que en algunos organismos y en muchas federaciones nacionales el choque de cabezas involuntario se penaliza con un punto al boxeador no cortado, así que su derrota podría haber sido muy amplia por los dos cortes sufridos por Herrera. Además al fin y al cabo él fue el causante de este desenlace con su tendencia a atacar con la cabeza por delante a modo de ariete al precipitar muchos sus ataques.


En cualquier caso tanto Herrera como Lundy suman un nuevo combate controvertido a su extensa lista de peleas polémicas que han marcado constantemente sus trayectorias. Contando que es poco probable que una revancha se materialice, Lundy seguirá en una crisis de resultados y dará un paso atrás importante en las listas, estando mucho más necesitado de una victoria. Por su parte Herrera, aunque no brilló, debería verse alzado a una eliminatoria WBO o incluso a una oportunidad mundialista con el campeón Terence Crawford, ya que «El Maestro» se rumorea como posible rival para un duelo con dicho boxeador a principios de otoño. 

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios