Luke Campbell – Tommy Coyle (1/8/2015)

Craven Park Stadium, Hull, Reino Unido.

Eliminatoria WBC del peso ligero.


A pesar de que Coyle no es un boxeador de mala técnica, basaría su enfrentamiento contra el oro olímpico Campbell en una constante búsqueda de la distancia corta con grandes derroches de agresividad y combatividad, en muchas ocasiones incluso de forma excesiva. Campbell por su parte, y tal y como se esperaba, boxearía apoyado en su pierna atrasada, haciendo valer su envergadura para anotar jabs al cuerpo, directos zurdos al rostro y sobre todo para contragolpear con gran habilidad. Tan pronto como en el segundo asalto las opresivas ofensivas de Coyle se vieron detenidas por uno de los certeros contraataques del prospecto invicto Campbell que, estando encerrado contra las cuerdas y en la distancia más corta con su rival, le impactaba un seco hook zurdo al cuerpo que lo derribaba sobre la lona. Dadas las grandes muestras de dolor, parecía que Coyle no podría seguir en la pelea pero, lejos de ello, no sólo se levantó sino que en la reanudación embestiría nuevamente a su oponente y le lanzaría combinaciones de ganchos.

De todas formas la superior habilidad y capacidad técnica de Campbell se estaba imponiendo y las entradas de Coyle, que en ocasiones se lanzaba cerrado contra su rival como si fuese un ariete, estaban siendo recibidas por ganchos diestros y combinaciones de hooks que conllevaron nuevos apuros para «Boom Boom». El destacado amateur Campbell no solamente se limitaría a aguantar los envites de su oponente y a contraatacar sobre ellos sino que, habiéndolo frenado con los ganchos o descentrado con respuestas desde el ángulo, pasaría al ataque anotando su directo de mano izquierda (Campbell es zurdo), muchas veces encadenado con su cruzado de mano adelantada. Por ellos Coyle comenzaba a sufrir algunos ceses momentáneos de intensidad ofensiva, pero estos, hacia la mitad de la pelea eran compensados rápidamente a base de arrojo y volumen de puños.


Inevitablemente la precisión y la claridad de los golpes de Campbell, que no se olvidaba de sostener un continuo trabajo al tocado cuerpo de su oponente por el knockdown del segundo asalto, hicieron mella a la larga en el sólido Coyle, que tras varios asaltos de gran dureza e intensos intercambios de golpes llegaría al noveno episodio bastante desgastado. Así, frenado en cuanto a intensidad no tardaría en ceder a los constantes ganchos al cuerpo, cayendo a la lona nuevamente en el décimo episodio tras encajar un hook zurdo al hígado. Coyle se pondría en pie de esta segunda caída de la pelea solamente para ser llevado a una de las esquinas y ser derribado por tercera vez con unos repetidos ganchos diestros al torso rematados con uppercut y directo. Aunque parecía el final, otra vez respondería a la cuenta del árbitro, cayendo instantes después de la reanudación de nuevo por ganchos diestros abajo junto a directo. Increíblemente, por tercera vez en el round se repetiría el mismo proceso, levantándose Coyle para ser encerrado, aunque en esta ocasión la ofensiva de Campbell llevó al árbitro a detener el encuentro.


Con esta gran muestra de coraje y resistencia de un Tommy Coyle al que no se le puede acusar en ningún caso de falta de voluntad o de ser conservador, Luke Campbell 12(10KO)-0 conseguía una brillante victoria en un espectacular, intenso y emocionante combate. Quizás en la incesante capacidad de ataque de Coyle 21(10KO)-3(2), su mayor virtud en esta pelea, estuvo su perdición, puesto que con un planteamiento algo menos arriesgado y con una táctica en una distancia media-larga hubiese podido evitar algunos de los demoledores contragolpes de su rival. De todas formas tanto él como su equipo sabían que el control de la distancia larga de Campbell es excelente, por lo que jugaron esta arriesgada baza para tratar de hacerse con la victoria. Aunque esta estrategia les podría haber dado buenos resultados contra muchos otros boxeadores Campbell, que dejó detalles técnicos de gran destreza, se mostró mucho más resistente de lo esperado, encajando sin problemas potentes golpes y no viniéndose abajo en casi ningún momento a pesar de la intensísima presión en su contra. Por ello el prospecto Campbell parece un boxeador muy versátil y de grandes recursos al que no es fácil batir en ninguna distancia.


Tras esta brillante victoria que le asegurará buena asistencia de público en las veladas británicas, Campbell debería posicionarse en el top 5 de la lista WBC para el peso ligero en virtud de la condición de eliminatoria otorgada a dicho enfrentamiento por el mencionado organismo. De todas formas la existencia de un campeón en receso (Omar Figueroa) con derecho a una opción titular, un campeón plata (Emiliano Marsili) y un ya decidido rival mandatorio (Dejan Zlaticanin), además de una posible revancha del campeón contra Kevin Mitchell, deberían complicar y aplazar varios meses, o quizás más, una posible opción titular de Campbell.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios