Luis Ortiz – Bryant Jennings (19/12/2015)

Turning Stone Resort & Casino, Verona, Estados Unidos.

En juego el título interino WBA del peso pesado.


Con dos de los mejores aspirantes del peso pesado enfrentados en un combate decisivo era inevitable que el ganador saliese del enfrentamiento encumbrado como uno de los máximos exponentes de la división, más aún al ofrecer un gran boxeo y lograr una contundente victoria por KO Técnico precipitada por unos espectaculares uppercuts. La pelea se iniciaría con un cruce de golpes en corta en el que Jennings hizo valer su buen hook diestro, aunque posteriormente tomaría distancia y ocuparía el exterior del ring. De este modo, permitiendo al habilidoso cubano boxear con espacios, Ortiz no tardaría en lanzar efectivas combinaciones de rectos encadenadas con ganchos abajo, siendo uno de estos hooks el causante de que Jennings, tocado, retrocediese a las cuerdas. Entonces «King Kong» no perdió la oportunidad y se arrojaría al ataque con directos y hooks poniendo en serios apuros a Jennings, que sólo lograría salir de las cuerdas brevemente antes de volver a ser encerrado y puesto cerca del KO por potentes y repetidos directos zurdos.


Finalmente, Jennings pudo aguantar el castigo y alcanzar un segundo asalto en el que no volvería a cometer el error de mantener la distancia con el peligroso noqueador. Sorprendiendo con su característico directo diestro aislado y conectando en corta hooks zurdos y uppercuts, Jennings lograría neutralizar parcialmente el riesgo en el que le ponía Ortiz, que respondía de forma desigual en el intercambio y que se mostraba más preocupado por hacerse el suficiente hueco que por conectar el directo zurdo. Sin un éxito decisivo en dicho asalto, en el tercer round Ortiz acentuaría todavía más su dinamismo y haría valer su técnica para reconducir el empuje de «By-By», al que amenazo seriamente con desbordarlo con un buen uso del jab y de las diagonales, hacia las cuales se desplazaba tras conectar el gancho de mano adelantada o el directo zurdo, puño con el que llegó a desestabilizar a su contrincante.


Demostrando un sensacional tesón, y a pesar de las dificultades, Jennings nuevamente forzaría el combate en corta en el siguiente round, llegando a sorprender con el uppercut diestro junto a algún curvo aislado más. Por enésima vez en este enfrentamiento, que oscilaba entre la voluntad de combatir en corta de uno y la de pelear en larga del otro, Ortiz tomaría espacios en el quinto asalto, en el que mostraría unos desplazamientos por el ring tan fluidos y ágiles que eran magníficos para un boxeador de 108 Kg. (238 Lb.). Acompañando su movilidad de excelentes contragolpes en uppercut y hook de mano adelantada, el zurdo volvió a mostrar la técnica que le ha dado su extensísimo bagaje amateur. Precisamente sería su habilidad al contraataque la que propiciaría poco después la victoria de Ortiz puesto que, tras de un sexto asalto de baja intensidad, se entraría en un séptimo round que sería el de la conclusión.


Por última vez en la contienda Jennings entraría en la distancia corta, impactando un buen gancho diestro, aunque poco después Ortiz aprovecharía el farragoso planteamiento de su rival para, estando situados casi cabeza con cabeza, dar un paso atrás y hacerse el suficiente espacio para conectar una combinación uppercut diestro-uppercut zurdo repetido, siendo el último de estos golpes de demoledora potencia. El estadounidense caería a la lona brutalmente por este golpe y, aunque se alzaría, no estaba en buenas condiciones para continuar, por lo que, en la reanudación, tras un cruzado diestro y un directo zurdo que desestabilizaron a Jennings, el árbitro puso fin al encuentro. Así, por KO Técnico en el séptimo round, Luis «The Real King Kong» Ortiz 24(21KO)-0 defendía por primera vez su título WBA interino y lograba su mayor victoria, un triunfo tan importante que le sitúa de pleno en la élite de la división. Y es que su pegada combinada con una extraordinaria técnica, que le ha valido para imponerse solventemente a un Jennings que le complicó mucho las cosas a Klitschko, le hace ser un púgil tan completo como peligroso y que se debe contar sin duda entre los 5 mejores aspirantes del peso pesado.


Conociendo en la posición en la que se encuentra, Ortiz ya apunta a un combate contra Fury, Wilder o Klitschko, encuentros que si bien no parecen realizables a corto término serían interesantísimos de ver. A quien si podría enfrentar el próximo año por su título WBA sería a Ruslan Chagaev, en el que es también un formidable encuentro. Con todo, la pelea del uzbeko ante Browne en marzo y a mediados de año ante Oquendo debería dejar a Ortiz esperando hasta finales de 2016, por lo que antes es posible que deba afianzar su posición con nuevas brillantes victorias ante rivales del top.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *