Lucas Martín Matthysse – Viktor Postol (3/10/2015)

StubHub Center, Carson, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBC vacante del peso superligero.


El enfrentamiento que debía decidir quien era el nuevo campeón superligero del Consejo se iniciaría como se esperaba, con Postol tratando de establecer su jab para mantener al noqueador Matthysse a distancia, aunque el argentino no tendría inicialmente demasiados problemas para acortar la separación entre ambos y conectar algunos esporádicos pero potentes hooks. El ucraniano respondería a las arrojadas entradas de su rival con recurrentes entradas en clinch, con las que trató durante toda la pelea de frenar el ritmo y pasar los momentos de mayor apuro, momento que ambos aprovecharon habitualmente para golpearse. Además del uso oportuno de agarres, Postol empezaría a desplegar a partir del segundo round un mejor boxeo y a mostrarse más efectiva su táctica, siendo su movilidad acompañada de un buen uso del jab y del directo que fijarían bastante a su contrincante y disminuirían el número de sus ofensivas. 


De este modo hasta el cuarto asalto «The Iceman» aplicaría la estrategia conservadora que se le esperaba, aunque su acierto fue más elevado del que se preveía. Con ataques entrando y saliendo con el 1-2, con un molestísimo y constante jab y evitando los puños de su adversario con pasos atrás, tomaría el control de las acciones y se pondría por delante en las tarjetas. Aun así, Matthysse siguió conectando algunas breves combinaciones en la distancia media y aislados ganchos zurdos, que pese a estar muy separados entre si llevaban notable poder y obligaban a mantener alerta a un Postol consciente del peligro de su adversario. Y es que todavía «La Máquina» no estaba batido, sino que en los asaltos centrales aumentaría la presión y amenazaría considerablemente a su sólido rival, que no progresaría en sus acciones como anteriormente, utilizaría menos el jab y se descentraría un tanto. Esto fue así por algunos potentes ganchos en corta de Matthysse y un nítido directo en el sexto asalto que Postol tuvo algunos problemas para encajar.


Más allá de estas acciones puntuales, en el séptimo round Matthysse llevaría a su contrincante a sufrir las mayores dificultades, ya que un cruzado diestro desestabilizaría a Postol. Aunque el argentino trató de sacar provecho de los apuros combinando ganchos, un choque de cabezas frenaría su ofensiva, dando el tiempo suficiente para que su afectado rival se recuperase y cerrase bien el round con algunas series, pero no sin antes encajar un duro gancho zurdo. De todos modos, esta reacción de Matthysse fue un aviso que Postol tuvo en cuenta, por lo que reanudaría su boxeo con menos riegos y más dinamismo, todo ello con un mayor número de rectos para mantener en la larga a su contrincante. Así, pudo en el octavo asalto anotar una derecha a la contra (un tanto cercana a la nuca) que desestabilizó al coaspirante y en el noveno empezó a realizar combos de rectos o de curvos que pusieron en algunos apuros a un desgastado Matthysse. Finalmente, una nueva derecha a la contra de Postol impactaría en el ojo izquierdo de Matthysse haciendo que cayese a la lona sin que éste respondiese a la cuenta de diez del árbitro.


Por ello Viktor «The Iceman» Postol 28(12KO)-0 culminaba la sorpresa de la jornada y conseguía una victoria por KO en diez asaltos que le valía para mantener su record invicto y coronarse por primera vez en su carrera como campeón mundial. La casi totalidad de los críticos y un grandísimo número de aficionados consideraban fundadamente que Matthysse 37(34KO)-4(1) lograría una amplia victoria, algo a lo que contribuía el hecho de que Postol hasta la fecha no se hubiese medido a nadie de la élite. Con todo, Postol hizo honor a su apodo, y manteniéndose sumamente frío y no perdiendo el control, algo muy difícil ante un noqueador como Matthysse, supo aplicar a la perfección la estrategia que más le convenía. Así, utilizando su ventaja de altura combinada con sus magníficos rectos contuvo el empuje de su rival, sabiendo también sufrir cuando los puños de Matthysse amenazaron su resistencia. En cualquier caso, hay que señalar que no todo fueron logros de Postol, ya que el doble retador mundial no rindió a su mejor nivel, no siendo su agresividad constante ni ordenada en la mayoría de los rounds.


Con este resultado, aunque Matthysse sufre un duro golpe que le podría alejar de esperados combates contra el top libra por libra (más aún contando la posibilidad de que pueda tener una lesión en su ojo), Postol le remplaza en esta posición, ya que como señaló el promotor Bob Arum tras la conclusión, le esperan grandes combates en los próximos meses.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios