Liam Smith – Jimmy Kilrain Kelly (19/12/2015)

Manchester Arena, Manchester, Reino Unido.

En juego el cinturón mundial WBO del peso superwelter.


Avanzando sobre su rival a la vez que buscaba el contragolpe con el gancho de mano adelantada, desde el inicio el campeón Smith dejó clara su intención de hacerse con el triunfo a través de su astuta táctica de aprovechar el fallo del rival, aunque en esta ocasión aumentó considerablemente el trabajo de desgaste. Su seco jab, su cruzado diestro y su directo al cuerpo, con todo, eran igualmente replicados por un Kilrain Kelly que se mostraba lleno de ambición y de voluntad y que buscaba con contundencia el 1-2-hook abajo y un peligroso uppercut diestro muy abierto. Gradualmente, y como se podía intuir en los primeros compases, el combate se iría sustentando de forma más prolongada en los intercambios de golpes en la distancia media-corta, en la cual los habituales bloqueos de Smith jugaron un papel trascendental. Ambos contendientes cruzaban sus 1-2 con bastante ritmo a la vez que conectaban potentes curvos, aunque el campeón ya en el segundo asalto hizo valer su pegada para, con un directo y un hook zurdo posterior, empujar a las cuerdas a su rival.

Era evidente que «Beefy» por el sostenido trabajo al cuerpo que realizaba, sobre todo a través de su persistente y potente gancho zurdo abajo, terminaría por quebrar la resistencia del aspirante, contra el que desplegaba además una enorme variedad de recursos y trayectorias, llegando a encadenar en un sólo ataque cruzado de derecha-uppercut de derecha-hook de izquierda y uppercut de izquierda. Incluso, si su habilidad no fuese suficiente para compensar el buen trabajo con los uppercuts de Kelly, Smith utilizaría su pericia de formas inesperadas, por ejemplo, empujando el puño izquierdo de su rival hacia abajo con su mano zurda para abrir el hueco y conectar un potente cruzado diestro. Si ya en el cuarto round el planteamiento de Smith estaba materializándose en un más que apreciable desgaste de su rival, éste se hizo más evidente en el quinto round, cuando un terrible hook al cuerpo dobló a su oponente y lo puso en grandes apuros, aunque estas dificultades todavía pudieron ser solventadas a base de coraje y resistencia del retador.


Después de estos momentos de encierro en las cuerdas en los que una combinación de hooks le amenazó con la caída, era evidente que «Jimmy» estaba casi totalmente desbordado y bastante frustrado, algo que quedó más claro cuando éste de forma absolutamente tramposa arremetió con su cabeza como si fuera un ariete. La irregularidad tan flagrante no pasó por alto para un buen árbitro, aunque a veces un poco histriónico, como Marcus McDonnell, que restó dos puntos a Kelly por está acción y amenazó con la descalificación, a la que perfectamente podría haber recurrido. Finalmente, y tras cerrar el round pasando apuros de nuevo, Kilrain Kelly se vería definitivamente derrotado en el séptimo asalto, episodio en el que de forma poco convencional no podría resistir el castigo. Y es que Smith, tras llevar a las cuerdas a su rival con un 1-2-hook e impactar nuevos ganchos y una derecha directa, lograría derribar a su rival unos instantes después, cuando no lanzaba ya golpes, puesto que Kelly se derrumbaría algo así como desmayado, sin fingir ni un atisbo.


El tercer hombre no realizó cuenta, ya que no se había producido golpe de forma inmediatamente anterior a la caída, pero la situación era muy peligrosa. Por suerte, tanto el equipo de Kilrain Kelly como el árbitro no tardaron en intervenir cuando en la reanudación Smith lanzó un par de hooks más. Con el KO Técnico, Liam «Beefy» Smith 22(12KO)-0-1 lograba culminar de forma exitosa la primera defensa de su cinturón mundial WBO superwelter, en un combate lleno de tesón en el que nuevamente dio un recital de astucia combativa. A diferencia de muchos boxeadores que no saben como amoldar la estrategia planteada y ensayada con su equipo y terminan por solventar sus peleas por simple instinto, Smith es un boxeador sumamente calculador y frío que deja siempre de manifiesto de forma innegable que se adapta cuidadosamente a un plan perfectamente estudiado. Así se impuso a Thompson buscando el golpe decisivo aprovechando la falta de encaje de éste y así batió al intenso peleador Kelly agotándolo gradualmente con el trabajo con los ganchos.


Por todo ello, cometen un gran error los púgiles de la élite que piensen que Smith no es un gran boxeador o que es asequible, puesto que, si bien el británico suele brillar poco, su esfuerzo y astucia es difícilmente igualable en la categoría. Además cabe señalar que el 54% de victorias antes del límite de Smith es totalmente engañoso, dado que en los combates cortos del inicio de su carrera no lograba culminar su trabajo de desgaste, en cambio, en sus últimas siete peleas (todas a 12 rounds menos una) ha logrado siete victorias antes del límite que afianzan su potencial y sus posibilidades en los grandes combates que le esperan en 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *