Lenny Daws – Rubén Nieto (5/12/2015)

Westcroft Leisure Center, Carshalton, Reino Unido.

En juego el cinturón vacante de campeón de Europa del peso superligero.


Por segunda vez en sus carreras Daws y Nieto asaltaban el título europeo, por lo que llenos de ambición y voluntad ofrecieron una pelea tan dura e intensa como desordenada, que por ello terminó por concluir de una manera controvertida. Iniciado el combate, el visitante Nieto tomaría la iniciativa y presionaría con el 1-2 a un Daws que trataba de reconducir el arrojo de su contrincante a base de movilidad y contragolpes, anotando secos jabs y hooks de izquierda con relativa claridad por las excesivas facilidades defensivas que ofrecía su contrincante. Con todo, el español compensaría esta excesiva exposición a los golpes en el segundo round, momento en el que aumentaría aún más su presión y se lanzaría a un ataque muy intenso y temerario, como si fuese un decisivo último episodio. Así, desplegando todo su repertorio ofensivo impactaría potentísimos hooks al rostro y derechas directas que amenazarían con desbordar al británico que, sin poder mantener las distancias y siendo claramente superado en el boxeo en corta, trataba de agarrarse para detener el empuje de su rival.

Un Nieto volcado en el ataque y descuidado en su guardia recibía fuertes hooks de izquierda a la contra, al igual que rápidos pero esporádicos jabs, pero su tenacidad en la búsqueda de los golpes de poder era tan elevada que siguió avanzando hasta ver premiado su arrojo. En el tercer episodio un 1-2 derrumbaba sobre la lona a un Daws que en la reanudación tuvo que agarrarse a la desesperada para no caer derrotado. A pesar de las dificultades, y de que su rostro comenzaba a mostrar los estragos de la batalla, «Lightning» podría, a base de coraje, reestablecerse en el cuarto episodio y lanzar buenas combinaciones de rectos y hooks a la contra que igualaron un tanto los temibles uppercuts y ganchos de su agresivo oponente. Las ansias de ambos por conectar sus golpes les llevaban a entrar precipitados y con la cabeza por delante en bastantes ocasiones, presagiando el desenlace.


En el ecuador el combate se tornó sumamente igualado y durísimo con intercambios de golpes descarnados en los que Nieto solía llevar la mejor parte con sus contundentes uppercuts, aunque desperdiciaba dicha ventaja al no eludir los golpes del local, que impactaba decisivos ganchos zurdos que comenzaron a desgastarle también. Con Nieto disminuyendo su presión e incluso llegando a boxear hacia atrás, Daws podría desplegar su boxeo con espacios y meterse de nuevo en la lucha por el triunfo, llegando a dejar tocado brevemente a su oponente con hooks zurdos. Pero ni de lejos el excelente encaje de Nieto estaba quebrado, sino que en el séptimo round, y tras una pausa por un golpe bajo alegado por Daws que desembocó en un conteo en su contra, volvería al ataque con sus directos. En la última fase del enfrentamiento, y con el cruce bastante más embarrado, el factor decisivo pareció ser el cansancio y el desgaste, mostrándose ambos tocados eventualmente y con Daws lanzando su protector bucal reiteradamente sin sanción, aunque por contra conectando manos claras. 


Aunque parecía que el ojo izquierdo de Daws, que presentaba un estado pésimo, podría ser un motivo de detención, finalmente el combate concluiría en el décimo asalto por un choque de cabezas, que estuvo motivado nuevamente por la precipitación y el desorden con el ambos atacaron durante gran parte de la pelea. En el choque Nieto sufrió un corte por encima de su ceja derecha que, al ser de considerable gravedad y sangrar en bastante cantidad, llevó al médico a desaconsejar la reanudación del combate. Por ello el árbitro, al estimar que el cabezazo de Daws 30(11KO)-4-2 no fue involuntario, detenía el encuentro y descalificaba al británico, coronándose como campeón de Europa superligero Rubén Nieto 17(8KO)-1. El promotor del británico, Mick Hennessy, declaró tras el combate, visiblemente contrariado, que presentaría una protesta formal a la EBU, puesto que considera, al igual que su púgil, que el incidente fue fortuito y que éste les arrebató una victoria que las cartulinas podrían haberle dado (los jueces daban 87-84, 86-84 y 85-84 a favor de Daws en el momento de la detención.)


De este modo habrá que aguardar la decisión que tome el organismo que controla el boxeo europeo para conocer si se decretará una revancha mandatoria o si por el contrario se buscará al siguiente púgil disponible en el ranking para nombrarlo retador obligatorio que, a consecuencia de la persecución del mundial por parte de los primeros clasificados, podría recaer en un boxeador situado más allá de los primeros puestos. En cualquier caso, si la EBU no lo decretase, Nieto perfectamente podría darle una opción  voluntaria de revancha que, tanto para no dejar dudas como por el interés que podría generar un segundo combate, parece ser la mejor opción.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios