Lee Selby – Fernando Montiel (15/10/2015)

Gila River Arena, Glendale, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial IBF del peso pluma.


La defensa voluntaria elegida por el campeón Selby para dar un buen espectáculo y dejar una gran imagen ante el público estadounidense no cumplió ni de lejos estos objetivos porque, si bien fue una pelea entretenida, el británico mostró un gran número de errores y vulnerabilidades ante un veterano Montiel con una importante desventaja en alcance y altura. Selby, contrariamente a lo que suele ser habitual, arrancaría el enfrentamiento tomando la iniciativa y utilizando su jab de forma insistente para tratar de anular a su rival y abrir la puerta a su derecha directa. Pese a esta voluntad de marcar el terreno desde el inicio, y aunque lanzaba directos en gran volumen, su precisión era bastante escasa, por lo que un Montiel a la búsqueda del contragolpe no tardó en conectar manos de poder en gancho zurdo y cruzado diestro, golpes que parecieron sorprender al confiado campeón.

De todos modos, y aunque el veterano «Kochulito» seguiría anotando buenas manos en casi cada round, el habilidoso Selby podría en los asaltos tercero y cuarto ordenar un tanto su boxeo, utilizar con más sentido su derecha directa y buscar los ángulos con más acierto y de forma más decisiva. Con golpes aislados algo más variados e incluso con combinaciones de directo diestro y curvo zurdo, el titular mundial pareció poder contener a Montiel, pero el mexicano seguía muy activo y peligroso, algo que demostraría con más intensidad en los asaltos intermedios. El múltiples veces campeón lograría en el quinto round compensar el número de puños de Selby con una mucho mayor claridad de golpeo, saliendo airoso en los breves intercambios que se produjeron con un buen uso de los uppercuts y los hooks. Mejor aún sería el sexto round para Montiel, que conectaría un notable número de golpes de poder en gancho, esquivaría las manos de su rival e incluso se permitiría detalles de calidad repitiendo su mano zurda en uppercut y gancho.


En cualquier caso, y a pesar de que Montiel ofrecería buenas acciones en el séptimo episodio y en definitiva en todos los rounds en los que se prolongó el combate, Selby finalmente podría estabilizar su táctica y sacar mejor partido a su gran ventaja en envergadura. Así, haciendo valer su jab de forma decisiva y mostrándose más preciso con el 1-2 y otros golpes como el cruzado diestro, pudo decantar definitivamente el encuentro a su favor, coincidiendo su mejor utilización de los rectos con una disminución en intensidad de Montiel. Con todo, el aspirante seguiría ofreciendo respuesta hasta el desenlace sin que Selby pudiese brillar ni vencer con mayor contundencia en un enfrentamiento en el que las casas de apuestas, los críticos y los aficionados le daban la victoria de forma abrumadora.


Lo cierto es que los jueces le otorgaron a Lee Selby 22(8KO)-1 un triunfo muy amplio, siendo las tarjetas de 119-109, 118-110 y 116-112, pero es innegable que las dos primeras puntuaciones (en especial la que le otorga un único round a Montiel) son injustificables y claramente partidistas, algo que el mismo campeón IBF confirmó con sus palabras tras el combate, en las que señaló que estaba decepcionado con su actuación. La puntuación de Bastión Boxeo es de 115-113 a favor de Selby. El triunfo del británico (que no dejó a penas ni una muestra de sus habituales acciones espectaculares) pudo ser en mayor o menor medida claro, pero Fernando Montiel 54(39KO)-5(1)-2 ofreció, a pesar de tener todo en su contra, un competido encuentro en el que demostró que cualquier púgil con un buen uso de los ganchos y cierta habilidad ofensiva puede explotar las enormes brechas defensivas de Selby, que es incuestionablemente un mucho mejor púgil al contragolpe y en el boxeo dinámico que en el ataque sostenido. Por todo ello, Selby no sólo no lució sino que ha empezado a ver enormemente cuestionada una posición de número 1 de la división que muchos le daban y que de momento parece no merecer.

Peor aún fue la actuación del excampeón superligero y welter Devon Alexander 26(14KO)-4, que en la misma velada sorprendentemente cayó derrotado por decisión unánime de los jueces y tarjetas de 96-94 y doble 97-93 ante un simplemente trabajador y voluntarioso Aaron Martínez 20(4KO)-4(1)-1, que tras su controvertida derrota ante Robert Guerrero suma la mayor victoria de su carrera y logra el acceso a futuros grandes combates. El enfrentamiento no fue demasiado vistoso y los abucheos se iniciaron ya en el primer round, manteniéndose en líneas generales igualado y sin que ninguno de los dos realizase acciones decisivas en la distancia más corta, en la que casi todo el rato combatían. Con todo, el peleador Martínez era capaz de salir más airoso y progresar más en este tipo de combate en el que es especialista, por lo que logró el favor de los jueces.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios