Kohei Kono – Koki Kameda (16/10/2015)

UIC Pavilion, Chicago, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBA del peso supermosca.

El semifondo del Fonfara-Cleverly fue también una intensa y dura pelea (aunque no tanto como el combate estelar), pero fue bastante deslucida por las irregularidades y, sobre todo, perjudicada por un arbitraje que fue manifiestamente mejorable y cortó el ritmo del combate sin evitar que ambos boxeadores siguiesen recurriendo a las ilegalidades. Con todo, el combate dejó un sinfín de cruces de golpes de apreciable espectacularidad que se iniciarían en el primer round, cuando el campeón salió muy fuerte anotando su directo enlazado con el gancho y el aspirante Kameda trató de compensarlo con el directo zurdo a la contra. Kono en el segundo round estremecería un tanto a su rival con un potentísimo gancho zurdo replicado por un tremendo hook diestro de Kameda, pero pronto, y cuando la pelea estaba ganando en interés, los púgiles y el tercer hombre perderían el control. 

Primero Kono se amarraría al brazo de su oponente sin soltarlo a pesar de la repetida orden del árbitro. Después Kameda lanzaría cuatro golpes bajos consecutivos no sancionados que llevarían a la lona a su oponente, aunque el excampeón celebraría la acción como si fuese un knockdown. Finalmente, en la reanudación, Kono contragolpearía un directo zurdo con un recto de izquierda que derribaría legalmente al retador. Aquí no acabó el desorden, puesto que en el tercer episodio Kameda recibiría dos descuentos de puntos por nuevos golpes bajos. A pesar de que las irregularidades se seguirían repitiendo de forma esporádica, a partir de ese momento ambos se centrarían más en el combate, siendo Kono el que tomó el control de las acciones por una mayor iniciativa y una superior frecuencia de golpes, aspecto crucial en el constante intercambio en el que se desarrollaba la pelea. De esta forma, alcanzado el cuarto round la ventaja en las cartulinas del titular mundial era enorme.

De todos modos, el excampeón en tres divisiones Kameda comenzó a entrar en la pelea desde el quinto round, en el que aumentó su empuje, algo que fue respondido por recurrentes agarres de Kono que debieron ser sancionados. Junto a las entradas en clinch éste utilizaría buenas combinaciones de rectos para frenar la reacción de su oponente aunque, después de que el árbitro amenazase con descalificar a ambos, Kameda contragolpearía con enorme precisión para, en la segunda mitad de la pelea, comenzar a anotarse rounds de forma más constante. Con un decisivo gancho zurdo al rostro y aprovechando los intervalos entre las acciones para impactar fuertes y veloces combinaciones de hooks, Kameda no sólo realizaría las mejores acciones sino que también llegaría a estremecer al campeón, que recibió el descuento de un punto por empujar hacia abajo a su oponente y golpearlo.


Por último, la recta final del encuentro se desarrolló más disputada, con Kono negándose a ceder y volviendo a aumentar el ritmo a la vez que Kameda, en ocasiones en el cierre de round, trataba de evitar que se le escapase un combate que en realidad hacia tiempo que lo había hecho. Y es que el descuento de dos puntos, sumado al knockdown y a la toma de control consiguiente de Kono cuando Kameda trataba de recuperarse, le habían dado ya una ventaja insalvable al titular WBA del peso supermosca, que retendría su cinturón por decisión unánime y tarjetas de 113-111, 115-109 y 116-108. A pesar de las acciones fuera del reglamento el enfrentamiento, con su elevado ritmo, sus cambios de tendencia y sus descarnados intercambios, fue bastante espectacular y entretenido, saliendo de éste muy reforzado un Kohei Kono 31(13KO)-8-1 que había sido duramente criticado tras un controvertido empate sumado en casa ante Norberto Jiménez. Así, Kono demuestra que su condición de campeón no es fruto de la casualidad y se acerca un tanto a la consideración de los demás campeones. 


Por su lado, y aunque le faltan unos días para cumplir los 29 años, un Tomoki Kameda 33(18KO)-2 insatisfecho con su actuación y falto de motivación señaló tras el combate que piensa que ha llegado el momento de retirarse de los rings, poniendo punto y final a una trayectoria muy exitosa en la que se convirtió en campeón minimosca, mosca y gallo, división esta última en la que logró sus mayores éxitos y realizó ocho defensas sin conocer la derrota.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios