Kevin Mitchell – Ismael Barroso (12/12/2015)

O2 Arena, Londres, Reino Unido.

En juego el título interino WBA del peso ligero (Eliminatoria final).


Dado que hasta la fecha el venezolano Barroso era un púgil todavía sin poner verdaderamente a prueba, no se podía saber con seguridad hasta donde llegaba su rendimiento, su pegada y en general su proyección. Por ello, y aunque su record era muy bueno, era inevitable que muchos pensasen que sus números no estaban acordes con sus verdaderas capacidades. Con todo, sin lugar a dudas, Mitchell era un test decisivo que revelaría todas estas incógnitas del todavía semidesconocido púgil. El experimentado británico si que parecía haber estudiado a su rival en profundidad, conociendo su peligro real, porque en lugar de mostrar su agresividad habitual afrontaría con mucha cautela la pelea. El primer round transcurriría de forma muy poco intensa, con ambos limitándose casi exclusivamente a tantearse con los rectos, siendo las arremetidas de Mitchell erradas de igual modo que evitaba con pasos atrás las ofensivas de su rival. Aún así, al impactar el local un 2-1, Barroso le contestaría con un potente hook zurdo que sería el primer aviso de su gran pegada.

De todos modos, en el segundo asalto Mitchell comenzaría a desplegar un mucho mejor boxeo dinámico que le permitía anotar el jab de forma repetida junto a eventuales hooks de izquierda entrando desde atrás. Por su lado Barroso, que no lograba conectar sus golpes con claridad por el movimiento de su rival, recibiría contragolpes con hook diestro que frenarían un tanto su ímpetu. De forma similar se desarrollaría el siguiente episodio, pero Mitchell no estaba siendo decisivo con sus ataques, quedando también de manifiesto que tomaba riesgos excesivos al realizar muchas de sus ofensivas descuidando su guardia. Súbitamente, Barroso acortaría la distancia y lograría llevar a su contrincante contra una esquina, lanzando contra él un elevado números de directos y hooks que, si bien fueron bloqueados en considerable medida, demostraron lo complicada que se podía llegar a poner la pelea para el retador mundial.


En el cuarto episodio el enfrentamiento certificó las dificultades que iba a tener el británico para imponerse, puesto que, estando la pelea igualada, éste recibió un erróneo conteo. Y es que Mitchell no fue tocado por el gancho diestro del venezolano sino que fueron las botas de ambos las que chocaron (algo habitual en un combate entre un zurdo y un diestro) provocando la caída. En cualquier caso, no tendría efecto decisivo en la pelea este incidente porque Barroso de forma inesperada pondría punto y final a la pelea en el quinto round. Con el vistante aprovechando los descuidos defensivos de su rival para contragolpearlo y con Mitchell equivocándose al quedarse a intercambiar golpes, Barroso impactaría un jab sorprendentemente contundente que pondría sobre la lona al favorito. Entonces, siendo derribado un «Mighty» que tiene como su punto débil el encaje, la pelea parecía encaminada al knockout.


Así fue, y Barroso en la reanudación se limitaría a impactar un combo de rectos sin respuesta y una posterior serie de hooks, cuando Mitchell 39(29KO)-4(4) trataba de salir de las cuerdas, para derribar de nuevo al exretador mundial y obligar al árbitro a poner fin al encuentro. Por ello, Ismael Barroso 19(18KO)-0-2 lograba imponerse por KO Técnico en el quinto asalto y por lo tanto el mayor triunfo de su carrera, todo ello a la vez que se hacía con un título interino WBA que en esta ocasión, al ser el combate una eliminatoria, le valdrá para alzarse en 2016 al campeonato mundial absoluto que posee Anthony Crolla. Más allá del premio recibido y de las posibilidades que tendrá en ese futuro duelo, que no serán pocas, lo más importante del resultado fue que Barroso demostró que tiene el potencial que desde su equipo se afirmaba que tenía y que no se le puede volver a infravalorar. Quizás no ofreció el mejor boxeo técnico o estratégico y puede que no se convierta en la estrella que su promotor afirma que será, pero ante un rival de la élite que llegó a poner cerca de la derrota al número 1 de la división Jorge Linares, sólo necesitó poder desplegar eventualmente su pegada para conseguir una contundente y rápida victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *