Katsunari Takayama – Ryuji Hara (27/9/2015)

EDION Arena, Osaka, Japón.

En juego el cinturón mundial IBF del peso mínimo.


El encuentro entre Takayama, el extitular unificado y actual campeón de la Federación, y su compatriota Hara se desarrolló de forma muy intensa y con notable espectacularidad, algo que fue consecuencia de la frecuencia de los ataques y la velocidad de los púgiles enfrentados. El campeón Takayama giraría en torno a su rival (que había tomado desde el inicio el centro del ring) buscando impactar el jab, pero sería recibido por poderosos ganchos zurdos, cruzados diestros y directos de un Hara que no estaba dispuesto a ceder. Y es que, aunque Takayama terminó por conectar algunas duras derechas y ráfagas de rectos, Hara en el segundo episodio le alcanzaría con un gancho de mano adelanta, sucedido poco después por un recto, que le pondría en ligeros apuros y le obligaría a retroceder. Con todo, el titular mundial no tardó en reordenar su posicionamiento táctico y cerraría el round poniendo al aspirante en algunos aprietos con su tensa derecha.

Así, con un ritmo elevado de combate, cambios de tendencia y una igualdad patente, la pelea entraría en un mal tercer round para Takayama que, además de recibir un insistente gancho al cuerpo de Hara que trataba de frenar su movilidad, sufriría un corte en el entorno de su ojo izquierdo al tratar de realizar una entrada y chocar su cabeza con la de su estático y encogido oponente. Aun así, el experimentado Takayama no se dejó llevar por los inconvenientes y contragolpeando el gancho al cuerpo de su contrincante con cruzados diestros conseguiría disminuir la presión, hacerse espacios y terminar por reanudar sus arremetidas con largas series de rectos o hooks. Incluso en el quinto round  (quizás por estar preocupado por el corte) los agresivos ataques de Takayama se intensificaron y pusieron en innegables apuros al retador, que sólo contragolpeando con temible ganchos consiguió sacarse de encima al campeón en busca del desenlace.


Entonces Takayama jugó brevemente con los tiempos y los espacios regresando a su táctica de ataques entrando y saliendo, aunque lo haría por poco tiempo, ya que en el sexto round acabaría por elevar nuevamente su ritmo terminando por estremecer con directos y hooks a Hara, que estaría cerca de la detención por una terrible combinación de ganchos al cuerpo. A partir de esos instantes quedó claro que la resistencia del aspirante se había quebrado, más aun cuando en el séptimo asalto fue desarbolado por las veloces series de Takayama, que un valiente Hara, que a penas podía alzar ya los brazos, solamente pudo soportar con valentía e inesperados contraataques con el gancho. A pesar de su coraje, su respuesta y brevísimos instantes de duda del campeón, el árbitro debería haber detenido entonces el encuentro. De todos modos, aunque no lo hizo en esos instantes, terminaría por intervenir en el siguiente episodio, en el que el castigo fue ya excesivo.


Con la detención del combate por parte del tercer hombre en el octavo round, se producía exitosamente la segunda defensa de su cinturón IBF por parte del campeón Katsunari Takayama 30(12KO)-7(1), que no se descuelga en la lucha por ser el número 1 en la división de peso más baja del boxeo. Y es que el nivel de los campeones es elevadísimo y es difícil dar la primacía al agresivo Budler, al sólido Menayothin, al prometedor Tanaka o al velocísimo Takayama. En cualquier caso, y regresando al encuentro, no fue una defensa nada sencilla para Takayama, que se encontró con un Hara 19(11KO)-2(2) que sabía perfectamente que sus opciones de victoria pasaban por mantenerse firme y contragolpear los constantes ataques del campeón. Con ello y con un intento por igualar la velocidad y ritmo de Takayama, pudo emparejar el encuentro e incluso por instantes amenazar a su rival con su gran manejo del gancho zurdo, pero finalmente terminó por no poder soportar las constantes y fuertes descargas del titular. Algo que muy pocos pueden lograr en la división contando que Takayama ofrece en muchos rounds cifras superiores a los cien puños. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *