Jürgen Brähmer – Konni Konrad (5/9/2015)

Energie Verbund-Arena, Dresde, Alemania.

En juego el título mundial WBA del peso semipesado.


Con el aspirante Konrad no tomando la iniciativa, Brähmer pudo aplicar el planteamiento táctico que le resultaba más cómodo y dominar desde el inicio el encuentro. Boxeando desde la distancia larga y con un ritmo de pelea bastante moderado, el campeón alemán utilizaba su superior técnica para conectar el jab, el cruzado diestro y un preciso y seco 1-2, combinación que en el asalto inicial desestabilizaría en dos ocasiones al retador. Konrad trataba de establecer sus rectos sin éxito, siendo esquivados por oportunos desplazamientos hacia atrás de Brähmer, que controlaba la distancia y con ello el combate. Si bien en algunos momentos el enfrentamiento dejó cruces de golpes en corta y el púgil montenegrino consiguió conectar algún gancho diestro, el campeón igualmente realizaba las mejores acciones combinando con velocidad sus golpes y bloqueando los de su rival.  

Sin que Konrad mostrase el suficiente empuje ni agresividad para tratar de llevar el encuentro al intercambio de golpes de forma continuada y así intentar compensar la superioridad táctica del campeón, Brähmer no vio peligrado su control, por lo que se dedicó a seguir escogiendo los golpes con moderado riesgo. De todas formas no sólo con jabs, directos y otros puños aislados se anotaba los asaltos, sino que también con una contundente combinación uppercut-croché (repetida en bastantes ocasiones durante el enfrentamiento) y otros encadenamientos de golpes frenaría a su oponente y evitaría cualquier tipo de progreso ofensivo por su parte. A pesar de estas breves intensificaciones en los ataques de Brähmer, que incluso se permitía repetir con su mano izquierda hasta en tres ocasiones en una misma serie, Konrad no se llegaba a ver desbordado, aunque estaba siendo claramente derrotado.


En el quinto asalto el aspirante se volvería a ver nuevamente desestabilizado al ser alcanzado por un cruzado diestro a la contra que era muchísimo más preciso que potente, aunque siendo también contraatacado Brähmer al tratar de sacar provecho de esa situación, el campeón seguiría calmadamente gestionando su victoria. Cerca de conseguir el triunfo se situaría el titular WBA en el siguiente round, episodio en el que se anotaría un knockdown de nuevo respondiendo con tremenda precisión pero escasa fuerza una entrada de su rival, al que alcanzó en esta ocasión con un hook de izquierda. Brähmer aceleraría un tanto sus pasos y trataría de buscar el desenlace con uppercuts, cruzados y directos, pero como siempre su frialdad boxística y cautela se impondrían, siendo también disuadido por golpes imprecisos lanzados por su rival y una eventual entrada en clinch. En cualquier caso el fin del combate era inminente, algo que fue señalado ya en el séptimo episodio, cuando un jab de Brähmer llevó a Konrad a girarse parcialmente y llevar su guante hacia su ojo izquierdo.


Según las palabras de Konni Konrad 22(11KO)-2(1)-1 tras el encuentro, desde el sexto asalto tenía problemas de visión en ese ojo, por lo que en el descanso entre el séptimo y el octavo episodio optarían él y su equipo por abandonar el encuentro. De ese modo el veterano Jürgen Brähmer 47(35KO)-2 realizaba la quinta defensa de su título mundial WBA y conseguía su 16ª victoria consecutiva, manteniéndose imbatido desde que cayera en 2008 ante Hugo Hernán Garay. Ciertamente su boxeo ha llegado a una madurez y un grado de afianzamiento muy altos, pudiendo controlar los encuentros con aparente facilidad y mostrando escaso esfuerzo, aunque es justo señalar que algunos de sus últimos rivales, ante los que más se ha lucido, no eran precisamente del nivel más elevado. En cualquier caso Brähmer, más allá de esta cuestionable elección de rivales y su apariencia de vulnerabilidad, posee tanta experiencia y una técnica tan sólida que es un púgil muy difícil de batir, principalmente si se cae en la trampa de boxearle en la distancia larga, en la que domina casi incontestablemente.


Por todo ello, y a pesar de que su enfrentamiento contra el excampeon Nathan Cleverly se truncó, Brähmer insiste en la búsqueda de un rival de la élite mundial para batirse a él próximamente. Así, estaría ya estudiando sus próximos pasos, aunque recientemente ha trascendido que ha sostenido algunas conversaciones con el campeón WBC Adonis Stevenson, al que en principio no se podrá medir hasta bien entrado el próximo año, no descartándose tampoco un posible cruce en 2016 con el supercampeón WBA Kovalev. 

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios