Juan Carlos Payano – Rau’shee Warren (2/8/2015)

Full Sail University, Winter Park, Estados Unidos.

En juego el título de supercampeón WBA del gallo.


Habitualmente cuando se enfrentan dos boxeadores profesionales que han tenido un destacado paso por el pugilismo amateur suelen ofrecer una pelea marcada por las acciones técnicas, el ritmo bajo y el cruce de directos en larga, combate en el cual son cruciales la precisión y la elección de los ataques. Pues en este caso dos olímpicos se enfrentaron (Warren incluso fue campeón mundial amateur) pero ofrecieron una pelea dura y bronca principalmente en la distancia corta, con numerosos intercambios de golpes y una considerable cantidad de incidencias. Los ataques de ambos durante los primeros compases de la pelea solían estar marcados por el desorden y la imprecisión, llegándose así a abundantes entradas en clinch en las que ambos aprovechaban para impactar las manos que no podían conectar en la media-larga, caóticos cruces en los que Payano sabía salir algo más airoso.


Dejando de lado estos golpes en agarre, el campeón mundial Payano era de igual forma quien llevó la mejor suerte en las cartulinas de los jueces durante la primera mitad de la pelea, ventaja debida esencialmente a su gran insistencia ofensiva y a su superior combatividad. Entrando con el jab por delante, se arrojaba contra su rival lanzando directos o hooks, que si eran evitados por el aspirante los volvía a repetir seguidamente hasta alcanzar su objetivo. Esta agresividad y su gran volumen de golpes, aunque imprecisos, fueron mejor valorados por los jueces que los precisos y efectivos pero muy poco numerosos contraataques de Warren, que cometió el error de permanecer demasiado inactivo. Con todo, el descuento de un punto a Payano en el tercer round, por un claro golpe en la nuca de su rival, y las buenas acciones de Warren contragolpeando con el directo y el cruzado de mano adelantada dejaron abierta la puerta para que el estadounidense pudiese dar la vuelta a las tarjetas.

El cambio de tendencia llegaría precedido por algunos duros e igualados asaltos, que finalmente dejarían paso a un noveno round en el que Warren recibiría el descuento de dos puntos por lanzar a la lona a su rival y golpearlo seguidamente. Pese a este duro revés a sus aspiraciones, Warren se mostró mucho más efectivo contragolpeando con un gran número de ganchos una incesante arremetida del púgil dominicano, que caería a la lona poco después aunque sin recibir cuenta. De todas formas el desgaste de Payano siguió adelante y nuevamente caería en el décimo asalto tras un directo zurdo, otra vez sin cuenta aunque en esta ocasión el knockdown pareció más claro. A pesar de que no se estaba anotando caídas a su favor, Warren estaba boxeando de forma mucho más certera, impactando contra su expuesto rival claros contraataques que le valieron para hacerse con todos los rounds del noveno al último asalto, episodio en el que, al fin, un hook diestro al rostro derribaría claramente a Payano y le concedería al local el round 10 a 8.


Así, resumidamente, Payano (que recibió el descuento de un punto) llevó la iniciativa y tuvo una mayor intensidad durante más de la mitad de la pelea, aunque su dominio fue salteado por rounds anotados a la cuenta del habilidoso Warren. Pero en la última parte de la pelea Warren pudo tomarle la medida y fue el claro dominador con su boxeo hacia atrás, llegando a derribar a su rival, aunque un quizás demasiado riguroso descuento de dos puntos compensaba esta ventaja. Ante este panorama tan complejo era casi inevitable que se llegase a un resultado polémico, que efctivamente se produjo. Con tarjetas de doble 113-111 a favor de Payano y 115-109 a favor de Warren, el campeón mundial realizaba de forma exitosa la primera defensa de su cinturón mundial, algo que motivó la petición de una revancha por parte del hasta entonces invicto Rau’shee Warren 13(4KO)-1. 


Puede que su reclamación sea justa, ya que la resta de dos puntos evitó que consiguiese el empate, además quizás el árbitro debió realizar una cuenta más a Juan Carlos Payano 17(8KO)-0. Aun así el estadounidense no debió dejar escapar casi la mitad de los asaltos iniciales con una manifiesta falta de volumen de golpes. También se debe señalar que el boxeador dominicano se mostró muy correoso y desde el inicio y hasta el final se lanzaría en un gran numero de ocasiones de forma desesperada al ataque golpeando de la manera que fuese para no dejar escapar los rounds, aunque su precipitación fue notable y contribuyó finalmente a su desgaste, aspecto que terminó por hacerle ceder de forma clara unos últimos asaltos que favorecieron este controvertido resultado.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios