Jorge Cota – Yudel Jhonson (2/8/2015)

Full Sail University, Winter Park, Estados Unidos.

Semifinal del torneo del peso superwelter.

El enfrentamiento entre Cota y Jhonson fue muy duro y estuvo marcado por intensos cruces de golpes en los que ninguno de los contendientes mostró las suficientes habilidades defensivas como para marcar la diferencia evitando los fortísimos puños de su oponente. El cubano Jhonson abriría el combate con un asalto inicial en el que se mostró manifiestamente superior, puesto que estremecería a su adversario con la combinación gancho diestro-directo zurdo seguida por un cruzado de izquierda, ofensiva sucedida por nuevos potentísimos golpes en directo zurdo y hook contra su desestabilizado rival. A pesar de estos contundentes ataques, que también se prolongarían en el segundo asalto, Cota se mostraba muy resistente y con gran capacidad de encaje ya que, rápidamente recuperado, no cesaría de contragolpear con sus ganchos de ambas manos al rostro.

Este fue un aspecto fundamental en la pelea, porque el «Demonio», pese a mostrarse muy tosco y muy fácilmente alcanzable por sus insuficiente destreza defensiva, respondía con terrible contundencia e insistencia a las fulminantes ofensivas de Jhonson, que cometió el error de querer progresar en corta tras conectar su temible directo zurdo. Así, Cota encontraba la forma de contragolpear con gran dureza, poniendo de manifiesto con sus solidísimos hooks porque ostenta un 88% de sus victorias antes del límite. Por ello el púgil cubano, que podría haber controlado la pelea entrando y saliendo, se vio enmarañado en desordenados y fuertes intercambios de golpes que le llevaron ya a la lona y casi fuera del ring al final del tercer asalto, aunque el árbitro no apreció el cruzado zurdo que le llevó al suelo. De todas formas, pese a que este posible knockdown no se sumó, Jhonson encajaba evidentemente peor, por lo que empezó a desgastarse y a mostrarse menos preciso en sus ataques.

Por contra el peleador Cota, con el paso de los rounds y apoyado en su heterodoxo boxeo y en repetidos cambios de guardia, empezaba a decantar irremediablemente el combate a su favor. Para ello dio un nuevo paso adelante en el octavo round, episodio en el que consiguió un knockdown a su favor, aunque éste quizás no debió contabilizarse, ya que pareció que desestabilizaba a su rival con su brazo tras errar un golpe. Una caída mucho más clara, y que también se sumó a su cuenta, se produjo en el noveno episodio, cuando un 1-2 llevó a Jhonson a poner los guantes en la lona. En la reanudación se pudo apreciar que el cubano estaba muy tocado, llegando a caer nuevamente tras una combinación de hooks izquierda-derecha, aunque el tercer hombre, sellando una mala actuación, tampoco la apreció. En cualquier caso poco importaba ya, con Cota habiendo compensado en las tarjetas de los jueces el buen inicio de su rival, un Jhonson que estaba además cerca de la detención, algo que solamente pudo evitar en el décimo round agarrándose a la desesperada y lanzando golpes sin tensión ni precisión.

Aunque quizás hubiese sido adecuada la intervención arbitral, finalmente el combate consumió los diez rounds a los que estaba pactado, por lo que los jueces dieron unas acertadas cartulinas de doble 96-91 y 95-92 que le daban por decisión unánime la victoria a Jorge «Demonio» Cota 25(22KO)-1(1), que pasaba a la final del torneo. Lo cierto es que pareció que Yudel Jhonson tenía más boxeo, más precisión, además de más habilidad, y que estas armas debería haberlas hecho valer para conseguir una amplia victoria. Por el contrario decidió quedarse a cruzar golpes con su rival en lugar de caminar el ring, fatal error que le costó fuertes contraataques de un Cota que es esencialmente un durísimo peleador. Al mexicano no le importaron los puños de su rival, aunque a menudo le movieran del lugar en el que estaba, e insistiendo y respondiendo golpe por golpe terminaría por quebrar a su oponente e imponerse con cierta solvencia incluso en la distancia larga.

De todas formas habrá que ver si el extraño boxeo de Cota (que por algunos gestos recuerda a los boxeadores de mediados del siglo pasado) y su terrible pegada le servirán para hacerse con la victoria en la final, en la que se enfrentará a John Jackson, boxeador muy hábil de piernas además de velocísimas manos que raramente se detendrá a cruzar golpes y que sabrá aprovechar la guardia abierta de su rival.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios