Johnny Muller – Mateusz Masternak (6/6/2015)

Emperors Palace, Kempton Park, Sudáfrica. Peso Crucero.

El combate entre el top 5 del peso crucero Masternak y el poco destacado Muller sería un buen enfrentamiento, con notables acciones por parte de ambos, pero con un claro vencedor, aunque dicha pelea se saldaría con una decisión dividida no sólo muy controvertida, sino más bien injustificable.

La línea general del combate fue muy similar durante los diez asaltos a los que estaba pactado, ya que Masternak ofrecería su habitual repertorio de boxeo en línea muy efectivo pero poco variado, conectando de forma constante el jab y el 1-2, cuya derecha martilleo la cabeza de su rival con dureza en incontables ocasiones. Por su parte un Muller valiente no llegaba a ceder totalmente ante los fuertes rectos de su rival y aprovechaba descuidos o oportunidades de contragolpe para conectar manos de poder.

En los primeros dos asaltos Muller mostraría algunos problemas para alcanzar a su rival, puesto que con una menor envergadura tenía grandes dificultades para sobrepasar el jab de su rival. Así, Masternak tomaría ventaja llegando claro con su demoledor 1-2, o con su seco jab, quitándose además varias derechas de su rival agachándose, aunque de todas formas no pudo evitar un par de potentes cruzados diestros en corta que le impactaron con claridad. Con todo, pronto los constantes rectos del boxeador polaco comenzarían a desgastar al boxeador local, que en el tercer asalto comenzaría a mostrar algunos signos de desgaste disminuyendo su movilidad y número de puños. Por ello un Masternak con un elevadísimo porcentaje de acierto castigaría sin cesar a su rival con el gancho zurdo arriba y con una derecha recta tan potente que sacudía el agua de la cabeza de su rival esparciéndola en todas direcciones.

La ventaja de «Master» era muy amplia llegada la pelea al quinto asalto, habiendo sufrido además Muller un corte en su párpado izquierdo por una de las numerosas derechas directas recibidas. La situación aun empeoraría más para el boxeador local cuando recibió una cuenta de protección en este mismo round, aunque no pareció haberse producido su caída a consecuencia de golpe, o al menos no se pudo apreciar, no protestando de todas formas Muller la actuación del árbitro. En cualquier caso la situación era crítica para el púgil sudafricano que estaba siendo arrollado por su destacado oponente, por lo que Muller reaccionaría y, a base de insistencia, se podría anotar un sexto asalto (su mejor round), en el cual si no conseguía alcanzar a su rival con un 1-2 lo repetía inmediatamente, conectando al fin sus puños. También destacaron en dicho episodio un uppercut zurdo y un croché diestro de Muller que desestabilizaría ligeramente a Masternak.

Tras la notable reprimenda recibida por su entrenador en el descanso, Masternak explotaría en el séptimo asalto impactando un gran volumen de derechas directas, una de las cuales derrumbaría a Muller sobre la lona. Cerca estuvo el púgil polaco de terminar el combate descargando sus puños contra su tocado rival, pero viendo la amplitud de su ventaja y la mala situación de su oponente decidió no tomar riesgos y disminuyó erróneamente su intensidad. En los restantes tres episodios Muller se mostró valiente, puesto que intentaría con tesón alcanzar a su adversario, aunque un tanto cansado Masternak terminaría igualmente marcando la diferencia.

Después de haber presenciado este combate, decantado claramente de uno de los lados, resultó poco menos que sorprendente que se anunciase una decisión dividida, siendo la puntuación de Bastión Boxeo de 98-91 (sin contar la primera caída) a favor de Mateusz Masternak 35(25KO)-3(1). Uno de los jueces dio una insuficiente tarjeta de 93-95 a favor del dicho boxeador, mientras que los restantes jueces, a pesar de las dos caídas, dieron una incomprensible e injustificable tarjeta de 95-93 a favor del local Muller 19(13KO)-4(2)-2, quien de forma muy inmerecida se hacía con su más importante victoria como boxeador profesional, ya que le valdrá, si no hay algún tipo de impugnación, para que se encumbre al top 15 del peso crucero. Podrían ser justificables a lo sumo cuatro asaltos para Muller, pudiendo admitir cinco  excepcionalmente, pero sería mucho más aceptable un 99-90 a favor de Masternak, quien no tuvo dificultades para acribillar con la derecha directas a su oponente, conectando más manos por round y más potentes, e incluso ofreciendo algunas buenas esquivas y un mayoritario control del ring y del ritmo de combate. Muller fue muy voluntarioso, puesto que no cedió donde otros no han podido seguir, esforzándose hasta el final, pero esto no es suficiente para ganar un combate si su boxeo y efectividad han sido manifiestamente inferiores.

Ningún favor se le hace a Muller con esta victoria, ya que su nivel hoy por hoy no es suficiente para la élite de la división, por lo que seguramente caerá derrotado en cuanto afronte un nuevo reto. Para Masternak la primera oportunidad mundialista que estaba rozando tendrá que esperar y deberá afrontar una nueva recuperación de la moral y las clasificaciones como ya hiciera tras la controvertida derrota por decisión dividida sumada ante el exretador mundial Youri Kalenga.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios