Jesús Marcelo Andrés Cuellar – Vic Darchinyan (6/6/2015)

StubHub Center, Carson, Estados Unidos.

En juego el título mundial WBA del peso pluma.

En el inicio de la pelea Cuellar aplicaría un intenso ritmo de combate para mantener una ofensiva constante contra un Darchinyan en busca de los ángulos. El púgil argentino se mostraba muy sólido, conectando el jab y el 1-2 en media y una vez en corta impactando fuertes hooks o cruzados. Aunque podía parecer que la contundencia y constancia del campeón podían poner un final temprano a la pelea dada la escasa velocidad y volumen de golpes del armenio, el veterano excampeón se encargaría pronto de poner en evidencia su peligrosidad con un duro swing de mano zurda que impactó con claridad. Pese a que Darchinyan trataría de entrar nuevamente con su izquierda antes de que terminase el round sería contragolpeado por un fuerte hook zurdo. Durante los primeros asaltos esta tónica general se mantuvo, con Cuellar presionando y llegando con el gancho al cuerpo, el 1-2 y con combinaciones de curvos como uppercut diestro-croché zurdo, siendo respondido eventualmente por su rival sobre todo con algún directo a la contra.

A pesar de algunos buenos contragolpes de Darchinyan, estos no parecían tener mayores consecuencia y tan solo servían para detener brevemente una ofensiva de Cuellar, pero alcanzado el cuarto round una fuerte izquierda recta del aspirante obligaba a retroceder al campeón brevemente, siendo posteriormente desestabilizado por una combinación de cruzados derecha-izquierda que lo dejaron un tanto tocado. El episodio concluiría poco después sin mayores consecuencia y en el quinto asalto Cuellar mantendría la presión y la búsqueda de los huecos para conectar sus manos, pero de todas maneras lo haría con cierta más cautela, no precipitándose tanto en la elección de los momentos de ataque. Así el enfrentamiento entraría en una fase con mayor igualdad en las acciones, no mostrándose ambos con tanta voluntad de tomar riesgos habiendo sufrido la pegada de su rival.

Con todo, era el argentino casi siempre el que trabajaba más y conectaba un mayor número de puños por lo que, manteniendo su efectividad en cuanto al 1-2 y estando atento para contragolpear con su gancho, seguía llevándose la mejor parte. En cualquier caso no hubo que esperar a un cambio o continuidad en el planteamiento táctico, puesto que la pegada de Cuellar pondría el final al encuentro en el octavo episodio. Darchinyan erraba una izquierda en curvo y el error era aprovechado por Cuellar para impactar un hook diestro al rostro que tumbaba a «Raging Bull». Aunque el excampeón armenio se puso en pie tenía notables problemas para mantener el equilibrio, por lo que en la reanudación un repetido 1-2 seguido por una combinación de ganchos obligaban al tercer hombre a detener el combate a la vez que la toalla volaba desde la esquina de Darchinyan.

Así, el campeón argentino Jesús «El Forastero» Cuellar 27(21KO)-1 realizaba exitosamente la primera defensa de su cinturón WBA del peso pluma, venciendo en un combate nada sencillo por la experiencia, audacia y heterodoxia del veterano Vic Darchinyan 40(29KO)-8(4)-1, quien no le puso fácil su victoria. El apabullante ritmo e intensidad ofensiva de Cuellar, con los cuales suele menoscabar rápidamente a sus oponentes, le llevan en ocasiones a descuidar un tanto los aspectos defensivos, algo que supo explotar su astuto rival para contragolpear sus entradas con rectos en jab y directo zurdo. Pese a ello Cuellar se siguió manteniendo ante las dificultades preciso y firme, sabiendo responder con cautela y contundencia a la trampa de su rival, consiguiendo una trabajada victoria que es su décima consecutiva y también la tercera antes del límite seguida.

Si bien para Cuellar (que ha afirmado que quiere pelear con Leo Santa Cruz o Abner Mares) cada vez está más claro que puede contender con los mejores boxeadores de la división, para Darchinyan son muchos los que ven en esta derrota prácticamente el final de su destacada carrera, y es que si bien hasta 2013 nada más había sumado 1 derrota antes del límite, en sus últimas cuatro peleas ha cosechado tres más ante durísimos rivales como Donaire, Walters y ahora Cuellar. De todas formas parece suficientemente difícil mantenerse en la élite de la división como para que este campeón de gran trayectoria empiece a valorar si el riesgo merece la pena, no teniendo nada más que demostrar.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios