Jermell Charlo – Joachim Alcine (31/10/2015)

NRG Arena, Houston, Estados Unidos. Peso Superwelter.


El Charlo-Alcine fue otro combate mal casado, algo sumamente evidente desde que se anunció oficialmente el enfrentamiento pero que extrañamente el matchmaker no vio así. El prospecto imbatido que llegaba de vencer a un muy duro Martirosyan, fue simplemente demasiado rápido y preciso para un Alcine a un paso del retiro, que no boxeaba en 17 meses y que sumaba cinco derrotas en ocho combates. El veterano excampeón mundial canadiense sólo pudo aprovechar a su favor, para no ser barrido rápidamente del ring, su experiencia de combate, su voluntad y una cierta falta de pegada de Charlo (que tiene un 44% de victorias antes del límite). Dado que Alcine avanzaba sobre su rival con la guardia bastante abierta, el veloz Charlo no tenía dificultades para manejar el combate con su mano izquierda boxeando hacia atrás. Sus jabs, cruzados zurdos y hooks con este mismo puño entraban constantes y precisos, mientras que su contrincante utilizaba el jab insistentemente pero en gran medida carente de efectividad.

Si bien con el jab retrocediendo podía controlar las acciones y con el hook zurdo a la contra imponerse claramente, cuando Charlo realizaba ataques entrando y saliendo y empezó a desplegar el 1-2 y el 2-1 rompió totalmente el encuentro. Alcine, hacía lo que podía, sustentando su pelea en sus 16 años como profesional, espacio de tiempo que le ha permitido adquirir el suficiente bagaje como para esquivar con pasos atrás los ataques más sencillos. Con todo, su progresión con los hooks en corta era nula, siendo por contra desequilibrado en dos ocasiones en el tercer round por un hook zurdo y una derecha directa. El paso de los asaltos dejaba un Charlo más suelto, que combinaba golpes con fluidez, destacando el hook diestro abajo enlazado con el jab y el 1-2-hook zurdo. También tenía un papel decisivo para desdibujar a Alcine el paso hacia la derecha que Charlo daba tras conectar una serie, encontrando ángulos de ataque nuevos para reanudar su ofensiva y desarbolar.


Cuando la pelea llegó al quinto round surgió la pregunta de si era notable el encaje de Alcine (que ha caído en un round ante Macklin y «El Perro» Angulo) o por contra era Charlo quien estaba alargando demasiado el enfrentamiento, aunque solamente habría que esperar un solo episodio más para ver el desenlace. Una derecha directa seguida por un uppercut con esta misma mano derribaría a Alcine, que en la reanudación lanzaría ganchos disuasorios un tanto a la desesperada. Charlo no tardaría en establecer de nuevo sus directos obligando a Alcine a entrar en clinch, encajando tras éste un hook de izquierda y un directo que le llevó hacia las cuerdas. Finalmente, un gancho de mano adelantada mientras Alcine trataba de escapar motivó que el tercer hombre interviniese deteniendo las acciones y dando la victoria por KO Técnico en el sexto a Jermell Charlo 27(12KO)-0.


No sólo en esta pelea, sino también en muchas otras anteriores, ha quedado claro que Charlo es un boxeador muy hábil y de enorme proyección, con un estilo de combate muy sólido, aunque la diferencia de pegada con su hermano gemelo Jermall (con 77% de triunfos sin escuchar el veredicto) es más que evidente, pudiendo este último anotarse knockdowns solamente con su temible jab. Por lo demás, y dejando de lado este factor clave, tanto sus tácticas como la forma y capacidad para ejecutarlas son muy similares, insistiendo mucho ambos en el dominio con los rectos y en no romper su guardia, por lo que Jermell tiene muchas posibilidades de convertirse en campeón mundial al igual que su hermano. Para ello Charlo solamente debería de esperar a que le llegue la oportunidad, algo que ha motivado este combate de rodaje. Aunque tras la pelea señaló que como número 1 del ranking WBC superwelter podría medirse a Mayweather, es casi imposible que esa pelea se dé, sino que Charlo al contrario deberá esperar a que la convención de la WBC aclare el futuro de la división.


Respecto a Alcine 35(21KO)-8(5)-2, que dejó una actuación bastante pobre, apuntó que, mirando a su salud, esta quizás ha podido ser su última pelea, aunque señaló que todavía quiere pelear. Esperemos que el excampeón WBA superwelter entienda que no tiene ningún sentido ya medirse a la élite de la división y que sus posibilidades son casi inexistentes, que opte por la opción adecuada, ponga fin a su carrera y no arriesgue su integridad física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *