Francisco Rodríguez Jr. – Moisés Fuentes (5/12/2015)

Gimnasio Municipal Gustavo Díaz Ordaz, Tecate, México.

Eliminatoria WBO del peso minimosca sólo para Fuentes (exceso de peso de Rodríguez 600 gramos o 1,3 libras)


El combate Rodríguez-Fuentes no defraudó, cumpliendo casi totalmente con las expectativas ya que, tal y como se esperaba, el duelo se desarrolló como una dura batalla, igualada, con cambios de tendencia y grandes muestras de coraje y resistencia. La falta de dominio prolongado por parte de ambos y las dificultades por adaptarse al boxeo de su contrincante fueron una constante, compensándose las cualidades de uno y otro de forma salteada y muchas veces imprevista. Rodríguez abriría la pelea sorprendiendo a su considerablemente más alto adversario anotando desde atrás la derecha aislada y la combinación cruzado zurdo-directo diestro, golpes que condujeron contra las cuerdas a un Fuentes, hostigado por rápidas series de su rival, que no tardó en responder con sus curvos. De todos modos, por su menor alcance, «Chihuas» no podría controlar la pelea desde la distancia larga, recibiendo en el segundo episodio fuertes rectos diestros y uppercuts abiertos que le frenaban cuando trataba de entrar.

Sin muchos más preámbulos la pelea desembocó en prolongados intercambios de golpes en los que ambos impactaban con dureza ganchos, uppercuts y directos cortos, aunque un mejor uso del 1-2 con pequeños espacios consolidó la ventaja inicial de Rodríguez. Más aún se pondría por delante en las tarjetas el excampeón unificado en el cuarto asalto, round en el que ofreció un bueno boxeo técnico desplazándose, realizando buenas esquivas y explotando los ángulos, llegando a amenazar con desdibujar ligeramente a Fuentes. Con todo, «Moi» tan sólo necesitó aguardar hasta el siguiente episodio para llevar de nuevo la pelea a la corta, distancia en la que, si bien le penalizaba enormemente su falta de defensa y sus insuficientes esquivas, haría valer su potencia de golpeo en hook diestro y uppercut (probablemente su mejor puño) para igualar de nuevo las acciones.


Terminada la primera mitad con un muy igualado sexto asalto, el boxeo más veloz y móvil de Rodríguez le valía ir en cabeza con cierta ventaja, algo en que se vio ayudado por una considerable imprecisión de Fuentes. A pesar de ello, con la pelea más cerca del final que del inicio, el cansancio empezó a hacer aparición, haciendo algo más estático el enfrentamiento, cosa que pudo aprovechar de forma decisiva el excampeón Fuentes para elevar su porcentaje de acierto y comenzar a marcar la diferencia con sus menos numerosos pero más potentes golpes curvos. Su excelente y constante uso del uppercut junto a un hook diestro que llegó a desplazar ligeramente a su rival, comenzaron a servirle para acortar la distancia y por último para ponerse en cabeza, todo ello a la vez que «Chihuas» se excedía demasiado, con desigual éxito, en sus intentos por decidir los rounds en una última arremetida en los últimos segundos.


Finalmente, y aunque muchos asaltos estuvieron muy igualados y Rodríguez tuvo grandes momentos con largas y veloces combinaciónes de rectos y con esporádicos 1-2, la elección de Fuentes a favor de la potencia en lugar de la velocidad y su superior claridad de golpeo le permitieron capturar el triunfo, afianzado en un último asalto en que Rodríguez optó por un desfavorable bajo ritmo. Como hubo tres o cuatro asaltos sumamente difíciles de puntuar, los jueces dieron una decisión dividida, aunque las cartulinas de 116-112 a favor de Rodríguez y 112-116 doble a favor de Fuentes le valieron a éste para lograr el triunfo en la eliminatoria y la condición de retador mandatorio del campeón Nietes. La puntuación de Bastión Boxeo es de 115-113 a favor de Fuentes. En un combate duro e igualado, la superior regularidad de Moisés Fuentes 23(12KO)-2(1)-1, que no realizó acciones especialmente brillantes pero que nunca estuvo lejos de su rival ni bajó su rendimiento de forma crucial, le sirvieron para hacerse con un triunfo ante un Rodríguez 17(11KO)-4(1)-1 que rozó la victoria, pero al que le faltó algo de su habitual agresividad y que se excedió al basar sus posibilidades de éxito en la segunda mitad en andanadas de rectos tremendamente veloces en perjuicio de la claridad y la potencia.


Al ganar la posición de rival obligatorio Fuentes se verá alzado por tercera vez en su carrera a un asalto mundial contra el filipino Donnie Nietes, púgil al que se enfrentó dos veces logrando la primera vez un muy controvertido empate y una derrota por KO en la segunda. Dado el actual nivel de Nietes, si no acepta los intercambios y si boxea desbordando por las diagonales como en su última pelea, el campeón será claro favorito para imponerse, algo debido principalmente a las carencias defensivas dinámicas y estáticas de Fuentes. De todos modos, la tenacidad del mexicano siempre le dará opciones de coronarse campeón, que aumentarían si Nietes dejase vacante su cinturón para subir al peso mosca y Fuentes se tuviese que medir a un coaspirante como Paipharob Kokietgym.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *