Floyd Mayweather Jr. – Andre Berto (12/8/2015)

MGM Grand, Las Vegas, Estados Unidos.

En juego el título WBC y WBA del peso welter.

Muy pocos esperaban que un Berto muy lejos de su mejor nivel diese la sorpresa o al menos ofreciese una pelea bastante difícil a Mayweather, como desde su equipo y él mismo señaló, y finalmente se confirmó que la opción elegida, pese a la voluntad del excampeón de origen haitiano, estuvo muy lejos de ser la acertada. El combate se desarrolló como tantos otros de la carrera de Mayweather, primero aplicando su mayor velocidad y precisión para controlar el encuentro desde la larga, pasando posteriormente, y con una acentuación de la presión de su contrincante, a hacer valer las entradas en clinch y su oportunismo para salir airoso en la distancia más corta.

Durante los primeros tres rounds Mayweather utilizaría su mayor alcance para, con un efectivo jab, dominar a su rival y frenar cualquier tipo de empuje inicial. Del mismo modo contribuyeron a ello los ganchos zurdos saliendo en ángulo y las derechas directas a la contra que compensaban los jabs y rectos aislados que sin la claridad suficiente anotaba Berto. Esta fase inicial del encuentro comenzaría a mostrar preocupantes muestras de carencia de ritmo combativo con repetidas entradas en clinch (que empezaron a ser abucheadas) en las que ambos aprovechaban para golpearse. Después del tercer episodio, en el que «Money» tocó la lona con sus guantes al esquivar atropelladamente un recto de Berto, la pelea entraría en una nueva dinámica con el aspirante presionando mucho más, empujando hacia las cuerdas a Mayweather y con un mayor tiempo de asalto en la distancia corta.

Aunque «The Beast» fallaba un gran número de golpes, su arrojo le permitió conectar algunos jabs de gran claridad y algunas derechas parcialmente, a la vez que impedía que Mayweather pudiese responder de la forma más acertada. Así, estos asaltos centrales fueron los mejores para el excampeón welter y los que los jueces tuvieron más en cuenta en sus cartulinas. Por ello Mayweather tuvo que recurrir a sus habituales entradas en clinch para reconducir el curso del encuentro, empleando también un mayor dinamismo para mantenerse fuera del alcance del peligroso jab de Berto a la vez que buscaba el hueco para el contragolpe. Este sería el inicio del fin, puesto que después de un séptimo round en el que Berto impactó algunos hooks zurdos de cierta contundencia, Mayweather se impondría con su repertorio de ataques mezcla de oportunismo y habilidad.

Con puños aislados en el momento adecuado, algunos manoteos, buenos hooks combinados tras los que salía de la línea y derechas desde la diagonal, el campeón obtendría el favor de los jueces, mientras que Berto no conseguiría progresar de forma definitiva en la distancia corta. Finalmente, después de que el árbitro les llamase la atención en el décimo por hablar durante el round y tras algunos gestos chulescos de Mayweather en el penúltimo, los últimos instantes del episodio de desenlace se consumirían con el titular rehuyendo el combate. Llegado el encuentro a las cartulinas, los jueces dieron tarjetas de 117-111, 118-110 y 120-108 (siendo esta última muy excesiva y la primera la más acertada) todas ellas a favor de Floyd «Money» Mayweather 49(26KO)-0, que retenía sus cinturones WBA y WBC, igualaba el record de Rocky Marciano y ponía el punto y final a su carrera. Y es que como el mismo se reafirmó en declaraciones posteriores, este había sido su último combate, algo que muchos cuestionan.

Contando con que su retiro sea definitivo, se cierra así un periodo en el boxeo, empezándose a valorar con gran interés quién de las actuales estrellas del ranking libra por libra recogerá el puesto de hegemonía que a Mayweather un sector de los críticos y los aficionados le han otorgado. Y es que sólo una parte acepta que sea el mejor de la actualidad, y será imposible que muchos aficionados y críticos (casi tantos o más de los que le son favorables) le puedan considerar no sólo como el mejor de todos los tiempos, como él mismo se ha autocalificado, sino ni si quiera como uno de los 10 mejores. Sea como sea, y si no hace como Antonio DeMarco (que unos meses después de anunciar su retiro anunciaba su regreso) estos debates se unirán a los numerosos que le otorgan tanto interés a la historia del boxeo. En cualquier caso hay hechos definitivos: Mayweather ganó a muchos de los mejores y se retiró invicto, pero en ocasiones sumó derrotas que sólo los jueces no vieron y evitó a muchos boxeadores, algunos hasta que redujeron su rendimiento, a otros nunca se enfrentó.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios