Estado del peso superwelter: campeones, eliminatorias y rivales mandatorios (Última actualización 25/4/2017)

Supercampeón WBA: Erislandy Lara 23(13KO)-2-2

En la convención de noviembre de 2015 organizada por la WBC, Mayweather, que había anunciado su retiro, fue desposeído de sus cinturones welter y superwelter. Con todo, la WBA, siempre lenta y desacertada en sus decisiones, todavía lo mantuvo en su tabla de campeones cuatro meses, aunque finalmente en enero de 2016 decidió quitarlo. Así, Erislandy Larapasó a ser el principal monarca de la WBA.El invicto cubano, que tuvo una gran carrera amateur en la que incluso se proclamó campeón mundial, es considerado uno de los púgiles de mayor técnica de la actualidad, siendo, por otro lado, otro de los más criticados por su estilo de boxeo, caracterizado por la escasa toma de riesgos y la constante búsqueda de la acción más efectiva. Después de obtener su cinturón ante Ishe Smith en una pelea ganada con total solvencia, Lara realizaría defensas exitosas y sencillas ante Delvin Rodríguez y Jan Zaveck, seguidas por una tercera puesta en juego mucho más complicada ante Vanes Martirosyan, al que se impuso a los puntos.


Tras este combate, nuevamente, el cubano se enfrentaría a un rival demasiado sencillo, un Yuri Foreman poco rodado, siempre sobreprotegido y que nunca había ganado a un rival de la élite, por lo que no fue rival para Lara, que lo batió en cuatro asaltos.

Link al análisis del combate Lara-Foreman


Por su excelente técnica y su efectividad, Lara puede ser considerado como el número 1 del peso superwelter e incluso como un top libra por libra, pero sus continuos enfrentamientos ante rivales demasiado asequibles menguan su consideración. Lara y su equipo aseguran que no es culpa suya, ya que muchos boxeadores destacados se han negado a enfrentarlo, pero Demetrius Andrade, por ejemplo, ha afirmado que el cubano se ha negado a iniciar negociaciones con él, su retador obligatorio. Sea como sea, si no logra una pelea ante un contrincante insigne su carrera permanecerá estancada. Con todo, esto quizás podría cambiar. Y es que, según se informa, Lara peleará dos veces más en lo que queda de 2017, siendo presuntamente una de ellas ante un boxeador de mucho renombre, aunque todavía no se ha confirmado ninguno de los dos rivales. Posteriormente, el campeón WBA tendrá que tomar definitivamente una decisión sobre si persigue una unificación en el peso superwélter o un inevitable ascenso al peso medio.



Campeón regular WBA: Demetrius Andrade 24(16KO)-0

Dado que el entonces campeón regularJack Culcay había ofrecido malas actuaciones ante rivales muy modestos, se esperaba que el invicto y sensacional Demetrius Andrade, su retador obligatorio, no tuviese problemas para batirlo en pocos asaltos y de forma muy contundente. Con todo, aunque el estadounidense finalmente logró vencer a Culcay, éste ofreció una actuación muy superior a la esperada, generando complicaciones al estadounidense, que sólo se pudo hacer con una victoria unánime poco brillante. Aun así, Andrade señaló bravuconamente que está listo para retar a cualquier campeón, de modo que es posible que en los próximos meses pueda disputar el combate más importante de su carrera, siendo la opción más probable, si bien la más complicada, una pelea ante el supercampeón Erislandy Lara, de quien ahora es retador obligatorio.

Titular interino WBA: Brian Carlos Castaño 13(10KO)-0

No se debe olvidar que por debajo del supercampeón Lara y del campeón regular Andrade hay un último monarca del peso superwelter en la WBA. Éste es el argentino Castaño, boxeador de destacable carrera amateur y que en noviembre de 2016 derrotó a Emmanuel de Jesús por KO en el sexto episodio para hacerse con el cinturón vacante de campeón interino. No fue la mejor forma de coronarse, ya que fue derribado en el combate y demostró algunos fallos importantes, aunque debe ser tenido en cuenta como un insigne prospecto. Además, es el retador oficial de uno de los dos monarcas superiores, aunque no se ha aclarado todavía si es el primero en línea para enfrentarse a Demetrius Andrade o a Erislandy Lara.

Campeón IBF: Jarret Hurd 20(14KO)-0

Muchos han sido los prospectos estadounidenses que han acaparado portadas desde antes de su debut profesional, pero éste no fue el caso de Jarrett Hurd que, si bien tuvo una buena carrera amateur, no fue tenido en cuenta como merecía ni siquiera cuando accedió al mundial. En sus primeras 16 peleas no se enfrentó a boxeadores insignes, por lo que en su primer combate decisivo ante Frank Galarza partía muy por detrás en las apuestas. Con todo, Hurd le venció en seis asaltos con una gran actuación. Así escaló hasta un importantísimo duelo ante otro invicto boxeador con buena carrera en el boxeo aficionado como Óscar Molina, que también partía como favorito pero que igualmente cayó derrotado antes del límite, en este caso en diez asaltos. Entonces no hizo falta ser demasiado avispado para ver que Hurd, completísimo boxeador y con infinita variedad de recursos, podía llegar muy lejos, pero muchos fueron los expertos que no le dieron oportunidades de triunfo en el combate por el mundial IBF vacante al que accedió junto a Tony Harrison en febrero de 2017.


Pero de nuevo «Hurd» demostró que se equivocaban, puesto que logró imponerse por nocaut técnico en el noveno asalto de un combate contendido pero en el que demostró de nuevo inequívocamente sus cualidades.


Parece que la división del peso superwelter está aumentando su interés tras pasar por horas bastante bajas, ya que en el horizonte se dibujan combates realmente interesantes entre los mejores boxeadores de la actualidad, todo ello a la vez que los rankings están mejorando ligeramente su calidad media. Así, resulta previsible que Hurd pueda alcanzar, gracias a su capacidad para ofrecer espectaculares choques, un importantísimo combate en una gran velada en el futuro, aunque quizás primero se centrará en consolidarse como monarca. En principio, pasada la mitad del año Hurd se debería subir a un ring en una sencilla primera defensa voluntaria, que será suficiente para preparar una puesta en juego obligatoria nada complicada en el último tramo del año. Y es que, en la eliminatoria final para decidir a su retador mandatorio, se medirán Cedric Vitu 45(18KO)-2 y Marcello Matano 17(5KO)-2(2), no siendo ninguno de ellos en absoluto una amenaza para su posición de titular mundial.

Campeón WBO: Saúl Álvarez 48(34KO)-1-1

Sin duda la figura más conocida del boxeo mexicano en la actualidad es el púgil apodado «Canelo», alias que ha llegado ya a sustituir en la mayoría de ocasiones a su nombre. Dicho campeón es un boxeador que por su estilo combativo, basado en la presión y en la agresiva búsqueda de los golpes de poder curvos, se ha hecho un hueco en el top 3 de muchos rankings libra por libra, algo que se vio respaldado por sus buenas cifras de audiencia, sus éxitos en el pago por visión y, en términos más estrictamente deportivos, por sus buenas actuaciones en combates ante rivales exigentes. Con todo, no sólo recibe halagos el boxeo de Álvarez, sino que también son muchos quienes consideran que es un tanto rígido tanto al ataque como a la defensa y que cuenta con limitaciones técnicas que le penalizan contra los rivales más hábiles, algo que creen ver materializado en su actuación, por ejemplo, ante Erislandy Lara. En cualquier caso, desde los grandes medios se piensa que a sus 26 años es parte del futuro del boxeo y que está llamado a ser uno de los grandes nombres de dicho deporte. En lo que se refiere a su carrera, que se inició en 2005, ésta le llevó por primera vez al campeonato mundial en 2011, cuando estando imbatido en 37 peleas batió a Matthew Hatton para conseguir un cinturón superwelter que retuvo 6 veces, venciendo a púgiles como Austin Trout o Alfonso Gómez hasta que cayó en 2013 ante Mayweather. Posteriormente, y tras batir espectacularmente a James Kirkland, lograría una nueva oportunidad mundial, esta vez en el peso medio, en el que disputaría el campeonato mundial contra un Miguel Cotto que había sido desposeído de su cinturón unos pocos días antes del combate. Imponiéndose por decisión unánime controvertidamente amplia y coronándose como campeón medio, «Canelo» realizaría una defensa descompensadísima ante el welter Amir Khan, al que noquearía en seis asaltos  antes de dejar vacante su cinturón, pasando seguidamente a pelear por la corona superwelter WBO ante el campeón Liam Smith.


En este citado encuentro, que es el último que el mexicano ha disputado, Álvarez impuso un mayor ritmo combativo para neutralizar a un Smith que no mostró ni un ápice de su astucia combativa, aunque en determinados momentos supo reaccionar y generar algunas ofensivas. En cualquier caso, el trabajo al cuerpo de Canelo se tradujo en un knockout en el noveno asalto que le permitía hacerse con el cinturón superwelter.


Según se afirma, es posible que Álvarez no realice ninguna defensa de éste cetro y que ascienda definitivamente al peso medio, ya que le cuesta dar demasiado las 154 libras o 69.9 kg. De todas formas, esto no se sabrá con certeza hasta que llegue la confirmación oficial de que dejará vacante su cinturón. Lo que si se sabe seguro es que su retorno a los rings será el 6 de mayo y que su oponente será el excampeón Julio César Chávez Jr. 50(32KO)-2(1)-1, al que se medirá por encima no sólo del límite superwelter sino también del medio (en 164.5 lb o 74,6 kg). Mientras tanto, se pactó un combate por un provisional título interino entre Liam Smith 25(14KO)-1(1)-1 y Liam Williams 16(11KO)-1(1)-1, cuyo vencedor se convertiría en retador mandatorio de «Canelo» o en campeón de pleno derecho si éste dejaba vacante su cinturón. Con todo, dado que Smith venció a Williams (de forma controvertida) pero no dio el peso en la báscula, el título interino permaneció sin dueño, teniendo la WBO que pensar ahora una solución para desatascar la situación. Se dice que Smith y Williams podrían combatir en una revancha dentro de unos meses, cuando se les cierren los cortes sufridos en la primera pelea entre ambos, aunque todavía no hay ninguna certeza de que ésta sea la opción apoyada por la Organización.



Campeón WBC: Jermell Charlo 28(13KO)-0

De forma bastante injusta pero inevitable, los hermanos gemelos Charlo han sido comparados constantemente desde su debut profesional, análisis en el que casi siempre ha salido perjudicado Jermell Charlo. Y es que dicho boxeador no cuenta con la gran pegada de su hermano y no ha logrado por ello ser tan sólido y convincente en sus triunfos, que han llegado a ser bastante controvertidos. A pesar de que posee innegables cualidades, principalmente una gran técnica y una apreciable velocidad, una vez que superó su periodo de adaptación al boxeo profesional (después de una buena carrera amateur en la que llegó a ser bronce en la Olimpiadas Juveniles), con una veintena de victorias, y se midió a púgiles más cercanos al top, empezaron las dificultades. Primero, ante el exretador Demetrius Hopkins sólo pudo capturar un triunfo controvertido (con un asalto de margen) y posteriormente sufriría muchas más complicaciones de las esperadas ante Charlie Ota, que llegaría a derribarle. Finalmente, un polémico triunfo a los puntos ante Vanes Martirosyan terminó por frenar en seco su proyección. Aun así, fue nombrado coaspirante al cinturón WBC vacante junto a John Jackson, campeonato mundial en el que Charlo sólo logró coronarse por un golpe de poder aislado en el octavo asalto cuando en las tarjetas de los jueces su derrota era inevitable.


Tras esta proclamación como campeón mundial tan poco brillante, Charlo necesitaba éxitos fulgurantes para mejorar su imagen, aunque no estaba claro que pudiese conseguirlos, menos aún teniendo que afrontar un calendario de defensas obligatorias complicado. De todos modos, en la primera de una serie de pruebas de fuego, el monarca supo estar a la altura, derrotando con un contundente knockout en el sexto asalto al aspirante oficial Charles Hatley.


En cualquier caso, Jermell Charlo todavía no parece estar ni al nivel de su hermano gemelo ni al de los mejores titulares de la división, objetivo que sólo podrá alcanzar si se impone a su siguiente aspirante obligatorio. Éste supondrá, sin lugar a duda, el mayor reto de toda su carrera, puesto que se tendrá que medir al prometedor Erickson Lubin 18(13KO)-0, uno de los mejores boxeadores del peso superwélter. Si Charlo logra batir a éste entonces si habrá puesto de manifiesto inequívocamente que está a la altura de los mayores exponentes de la división. De todos modos, los complicados tests mandatorios no terminarán ni siquiera con una victoria ante Lubin, dado que, entonces, Charlo tendrá que medirse al vencedor de otra eliminatoria más, que será disputada por Vanes Martirosyan 36(21KO)-3-1 e Ishe Smith 29(12KO)-8 y de la cual saldrá su tercer retador oficial. En el hipotético caso que Charlo consiga superar todos estos duelos en el próximo año y medio habrá demostrado que es un excelente púgil, merecedor de la corona mundial y un serio candidato al número 1 de la división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *