Estado del peso supermosca: campeones, eliminatorias y rivales mandatorios (Ultima actualización 20/10/2016)

Campeón WBO: Naoya Inoue 11(9KO)-0

Con sólido bagaje amateur aunque pocos éxitos en los grandes eventos, el japonés Inoue debutó en el boxeo de pago en octubre de 2012, fecha desde la cual su carrera hacia el estrellato ha sido fulgurante y repentina. En su cuarta pelea conseguía el disputadísimo título nacional minimosca, deshaciéndose a los puntos con amplitud del actual campeón WBA Ryoichi Taguchi, alcanzando en su siguiente encuentro el título de campeón de Asia del mismo peso. Tras este logro su carrera no se detendría sino que avanzaría de forma más rápida, puesto que tan pronto como en su sexto combate conseguía una oportunidad mundialista ante Adrián Hernández en abril de 2014, púgil con cinco veces más combates al que batiría en seis asaltos para coronarse campeón WBC del peso minimosca. Pero todavía restaba su mayor éxito por llegar ya que, después de una defensa de su cinto, disputaría en diciembre de 2014 un combate contra el entonces número 1 de la división supermosca, el campeón argentino con 11 defensas Omar Andrés Narváez, púgil ante el cual el japonés ofrecería una demoledora actuación imponiéndose en el segundo asalto por KO. Esta victoria tan sorprendente llevó a que culminase un espectacular año en su carrera, algo que supuso que desde diversos medios se considerase al nuevo monarca no sólo como boxeador revelación sino incluso púgil del año.


Después de estar un año fuera de los rings por lesión y retornar batiendo en dos rounds al retador mandatorio Warlito Parrenas en diciembre de 2015, Inoue cumpliría con su segunda defensa obligatoria contra David Carmona en mayo de 2016, pelea ganada por el campeón japonés por amplia decisión unánime a pesar de boxear con una mano rota. Posteriormente, en su último combate, Inoue se impuso a Karoon Jarupianlerd (Petchbarngborn Kokietgym) en un combate en el que el japonés no lució tan bien como en el pasado.

Link al análisis del combate Inoue-Jarupianlerd


Después de haber ofrecido dos combates en los que no ha rendido al mejor nivel que le permite su boxeo, ha sido inevitable que empezasen a escucharse voces críticas respecto a Inoue, que quizás se está viendo afectado por las lesiones recurrentes y la falta de ring. De todos modos, todavía no se puede poner en duda que es el número 1 de la división y que sería favorito en casi todos los duelos posibles en la categoría. Quizás, las casas de apuestas le darían ventaja sobre su rival en todos los casos salvo en uno: si enfrenta a Román González en una unificación. Éste es el duelo que más se espera en un peso que ha visto como se desplazaba toda la atención antes monopolizada por la división mosca. En cualquier caso, con «Chocolatito» centrado en otros objetivos, es posible que deba esperar bastante para alcanzar un choque contra éste, por lo que es posible que pueda enfrentarse a otro oponente de la élite próximamente. El sustituto ideal es Juan Francisco Estrada, al que también se señala como posible rival de Inoue para la primera mitad de 2017, más aún teniendo en cuenta que el mexicano es el boxeador mejor ranqueado disponible en la WBO, ahora que se acerca el momento de una nueva defensa mandatoria. Por todo ello, parece que la próxima temporada podría ser la más importante de la carrera de Inoue, en la que podrá o pasar a la historia o quedar relegado.



Campeón WBC: Román González 46(38KO)-0

Aunque los más destacados púgiles de las divisiones de peso inferiores no suelen recibir la atención merecida ni se les valora adecuadamente en muchas ocasiones, la excelente trayectoria y el estilo espectacular del «Chocolatito» González le han llevado a romper esa barrera y a ser incluido en la parte más alta de los rankings libra por libra. Debutando en 2005 con 18 años, el nicaragüense González se coronaría como campeón mundial por primera vez en 2008 adquiriendo el cetro WBA del peso mínimo ante el japonés Niida, título que defendería en tres ocasiones, destacando la victoria obtenida ante el campeón unificado Takayama. Tras su éxito ascendería de peso, proclamándose titular WBA minimosca y consiguiendo también destacadísimas victorias en cinco defensas, de entre las cuales sobresale la obtenida a los puntos ante «El Gallo» Estrada. Después de establecer su hegemonía en el peso minimosca, realizó un nuevo cambio de categoría ascendiendo al peso mosca, peso en el que se hizo con el cetro WBC batiendo al campeón Yaegashi. Así, sus cuatro decenas de victorias ante algunos de los mejores boxeadores de las divisiones más ligeras, su arrollador paso por tres pesos proclamándose campeón en todos ellos y su espeluznante 84% de victorias antes del límite han llevado a que el invicto González sea uno de los púgiles más destacados de la actualidad.


Después de haber tenido que trabajar mucho más de lo esperado para vencer a McWilliams Arroyo, González ascendió al peso supermosca para tratar de coronarse en una cuarta división, para lo cual se enfrentó al campeón WBC Carlos Cuadas. Ante éste las dificultades fueron mayores aún e incluso «Chocolatito» sufrió bastante para hacerse con la victoria, que muchos llegaron a cuestionar. A pesar de ello, los jueces le dieron cartulinas favorables absurdamente amplias.

Link al análisis del combate Cuadras-González


Con estos resultados recientes pareciendo sugerir una perdida de rendimiento de González, no parecía lo más adecuado que éste decidiese conservar su título supermosca y abandonase el cinturón mosca. Y es que su nivel de combatividad, su inaguantable presión y sus demás señas de identidad se han visto ligeramente diluidas en la categoría supermosca, peso lleno de boxeadores de un nivel excepcional. Aun así, González se muestra convencido de mantener su andadura en la categoría, en la que piensa apuntar a nuevos combates contra la élite, el primero de los cuales podría ser una revancha en febrero contra Carlos Cuadras, ante el que podría intentar mejorar la imagen dada. Cabe mencionar que también se ha rumoreado una posible eliminatoria entre Cuadras y Estrada para poder acceder al combate ante el campeón. Sea como sea, previamente, «Chocolatito» tratará de cumplir a finales de 2016 o inicios de 2017 su defensa mandatoria, en la que debería tener que medirse al noqueador tailandés Srisaket Sor Rungvisai (Wisaksil Wangek) 41(38KO)-4(2)-1.



Campeón WBA: Luis Concepción 35(24KO)-4(2)

Si hace unos años a alguien se le hubiese preguntado si Concepción pelearía en el futuro en los máximos combates en una categoría supermosca llena de nivel, la respuesta hubiese sido probablemente negativa. Y es que, inmerecida y prematuramente, muchos le consideraron acabado cuando, después de una racha de 19 victorias, entró en crisis en 2011, año en el que sufrió dos derrotas ante Hernán Márquez, la segunda de ellas en un solo round. Pero Concepción demostraría que estaba lejos de estar acabado, puesto que encadenaría nueve victorias ante rivales como Carlos Ruiz o Odilón Zaleta que le llevaron a un mundial ante Carlos Cuadras, en el que ofreció una buena actuación pese a la derrota. Igualmente, el mejor periodo de la trayectoria de «El Nica» estaba por llegar, puesto que lograría de forma consecutiva sus tres mejores victorias. Primero batiría contra pronóstico en nueve asaltos a un David Sánchez en excelente estado y a un paso del mundial. Posteriormente se desquitaría de «Tyson» Márquez venciéndolo por amplísima decisión unánime. Por último, se desplazaría a Japón para vencer a los puntos al local Kohei Kono, coronándose así como campeón absoluto por primera vez en su carrera y entrando en las mayores peleas de una categoría interesantísima y llena de grandes nombres.


En su último combate, como se acaba de mencionar, el 31 de agosto se enfrentó al campeón Kono, que era el amplio favorito para imponerse (sobre todo después de su victoria sobre Koki Kameda), pero que cayó ante Concepción por decisión unánime y puntuaciones de doble 112-116 y 113-115.


De este modo, y aunque no era lo que se esperaba, Concepción surgía como posible oponente de Inoue, «Chocolatito», Estrada y nuevamente de Cuadras, viéndose inmerso no sólo en la pugna por el número 1 de la división sino por un hueco en la parte alta de los rankings libra por libra. En principio se esperaba que Concepción realizase, como preparación para las mayores peleas, una dificilísima defensa voluntaria ante Khalid Yafai 19(13KO)-0 en noviembre o diciembre, pero todavía ésta no ha sido confirmada y no es descartable que esa pelea sea desechada finalmente si logra llegar a un acuerdo con «El Gallo» Estrada 34(24KO)-2 para una pelea a inicios de 2017.


Campeón IBF: Jerwin Ancajas 25(16KO)-1-1

Aunque muchos ven en él simplemente al más sencillo de los campeones supermosca actuales, el filipino Ancajas es un boxeador de enorme habilidad que posee un estilo combativo veloz y lleno de trayectorias de golpeo heterodoxas que le hacen un rival temible para cualquier oponente. Además, sólo cuenta con 24 años, por lo que su capacidad de progreso es todavía bastante grande. Así, resulta un terrible error considerarlo como un púgil sin posibilidades de éxito en la división, más aún tras su exitosa coronación ante McJoe Arroyo. Quizás el pesimismo respecto a su futuro viene dado por su recorrido poco brillante antes de proclamarse campeón. Ancajas desarrolló su carrera casi enteramente en Filipinas, fogueándose contra compatriotas y manteniéndose invicto hasta que sumó su única derrota de forma mayoritaria ante Mark Anthony Geraldo en 2012. Posteriormente llegaron 11 triunfos ante rivales poco célebres, pero en sus participaciones en veladas organizadas por Top Rank en Macao siempre brilló, especialmente ante un Fadhili Majiha al que desarboló totalmente con un boxeo realmente explosivo y plástico.


La cadena de triunfos brillantes, la posesión de un título menor y el apoyo de una poderosa promotora llevaron a Ancajas hasta la posición mandatoria en la IBF, accediendo así a un mundial ante el campeón Arroyo en el que, si bien no se podía respaldar en su record, el filipino partía como favorito dado el espléndido boxeo expuesto en anteriores cruces. Finalmente, estos pronósticos se cumplieron y, con una actuación mucho menos brillante que de costumbre pero igualmente muy solvente, Ancajas batió claramente a los puntos al campeón para coronarse.

Link al análisis del combate Arroyo-Ancajas

Seguramente hasta que Ancajas no se asiente como titular y siga demostrando su potencial con unas defensas más, los grandes medios no le considerarán un púgil tan destacado como realmente es. Pero, siendo objetivos, ahora mismo sería casi imposible que cualquiera de los titulares pudiese batir a Ancajas de forma abrumadora, ni siquiera sin pasar algunas dificultades, por lo que merecidamente se le debe tener en cuenta en la pugna por el número 1. Sea como sea, dado que los cuatro mejores boxeadores de la división están intentando cerrar choques entre ellos, será muy complicado que Ancajas se pueda ver alzado a uno de los mayores duelos del peso en el próximo año. Quizás lo mejor sea buscar la defensa voluntaria más exigente posible para demostrar sus capacidades pero, no contando el ranking IBF con púgiles muy destacados, quizás su objetivo en la siguiente temporada deba ser consolidarse. En su primera defensa mandatoria quizás deba enfrentar al ganador de una eliminatoria entre los mejor ranqueados Aston Palicte 21(18KO)-2(1) y Teiru Kinoshita 25(18KO)-1-1, por lo que, si bien será un reto complicado, éste no le dará el prestigio que necesita.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios