Estado del peso supermedio: campeones, rivales mandatorios y eliminatorias (Última actualización 25/4/2017)

Campeón WBO: Gilberto Ramírez 34(24KO)-0

Como contrapunto a unos campeones que, por desgracia, caracterizaban su boxeo por una enorme irregularidad combativa y una tremenda falta de constancia, surgió un púgil como Ramírez, que posee un boxeo infinitamente más constante, sólido y efectivo. En virtud de esto, en cuanto accedió al campeonato mundial ante un tosco y carente de ritmo Arthur Abraham no tuvo a penas dificultades para lograr coronarse. En cualquier caso, a muchos el boxeo del mexicano (que es el primero de dicha nacionalidad en capturar un cinturón mundial supermedio) les parece un tanto simple y básico, pudiendo resultar sus peleas un tanto repetitivas por su incesante uso del 1-2 y la combinación hook de izquierda-hook diestro. De todas formas, su escasa variedad y su limitada potencia de pegada son compensadas por una enorme eficiencia y una gran preparación física, aspectos que le han permitido dominar ampliamente casi todas sus peleas exceptuando un enfrentamiento ante Maxim Vlasov, que le valió durísimas críticas por parte de muchos analistas que ahora lo consideran precipitadamente como un indiscutible candidato al número 1 de la división. 


Aunque tras su coronación no se tardó en confirmar la fecha para la realización de su primera defensa, una lesión en su mano derecha, que requirió cirugía, lo mantuvo apartado de los rings un año, inactividad que terminó en abril con una amplísima victoria unánime ante Max Bursak.


Si bien se sigue considerando a Ramírez un revulsivo para la división del peso supermedio, que ha pasado por horas muy bajas respecto a anteriores épocas, su boxeo sigue sin convencer a todos. Y es que ni siquiera tomando la iniciativa pudo lograr ofrecer una pelea entretenida ante Bursak, aunque es cierto que éste no puso nada de su parte con sus constantes agarres. Aun así, su promotor, Bob Arum, piensa que la efectividad de Ramírez es su principal arma, cualidad en la que confía tanto que incluso está intentando pactar un choque entre su púgil y Gennady Golovkin. En cualquier caso, parece que el kazajo tiene otros planes por el momento, por lo que parece lo más probable que el monarca WBO supermedio se tenga que medir en unos meses a Jesse Hart o a Arthur Abraham. La pretensión de su equipo es que el oponente sea Hart, número 1 del ranking y que comparte promotora con Ramírez, pero la victoria en eliminatoria final de Arthur Abraham 46(30KO)-5(1) sobre Robin Krasniqi le ha dejado en la posición idónea para disputar pronto la revancha, en la que el mexicano será abrumador favorito.

Link al análisis de la eliminatoria Abraham-Krasniqi



Campeón IBF: James DeGale 23(14KO)-1

Antes de su debut como profesional ya eran muchos los que consideraban que el oro olímpico DeGale terminaría por proclamarse campeón mundial profesional en los próximos años, y no se equivocaron. Después de un único tropiezo en su carrera a los puntos y muy ajustado ante George Groves, primero se convirtió en campeón de Europa y posteriormente, con victorias sobre Brandon Gonzales y Marco Antonio Peribán, alcanzó su primer combate mundialista por el título vacante de la Federación. Midiéndose en mayo de 2015 al exretador Andre Dirrell se proclamó campeón imponiéndose por ajustada decisión unánime a pesar de anotarse dos knockdowns. Y es que DeGale no se mostró dominador como habitualmente, lanzando fulgurantes ataques que desarbolan a sus contrincantes, sino que en gran parte de la pelea actuó de forma muy conservadora, tomando riesgos mínimos y eligiendo mucho sus golpes, siendo incluso superado claramente en la segunda fase de la contienda. Posteriormente a este mal inicio en su reinado, la situación empeoraría, ya que DeGale sufriría enormes dificultades para imponerse controvertidamente a Lucian Bute y a Rogelio Medina, retador que boxeó mejor que el campeón y que mereció la victoria pero que fue dado como perdedor por los corruptos jueces.


En esta críticas situación DeGale alcanzaría una unificación de coronas ante otro monarca con varias polémicas decisiones recientes como Badou Jack, al que derribó en el primer round y al que pareció superar en claridad de golpeo durante buena parte del encuentro. Igualmente, el campeón WBC supo aguantar y reaccionar, llegando a poner en apuros a su rival y a derribarlo en el doceavo round, terminando así el combate en empate.

Link al análisis del combate DeGale-Jack


Tras el enfrentamiento se generó una considerable polémica al considerar el promotor de Jack que le había sido robada la victoria, algo que no es cierto, puesto que el combate estuvo muy igualado e incluso el campeón WBC fue superado con cierta amplitud durante una parte del choque. Sea como sea, el encuentro había sido espectacular y en él ambos habían mejorado bastante su imagen tras flojas actuaciones recientes, de modo que surgió la idea de realizar una revancha que fue finalmente descartada, al menos en el peso supermedio, por Jack, que decidió ascender al peso semipesado. Así, desvaneciéndose esta importante oportunidad en el peso supermedio, DeGale, una vez que se recupere de las lesiones que padece, tendrá que elegir entre dos opciones: subir a las 175 libras (79,4 Kg.) o permanecer en el peso supermedio y medirse obligatoriamente al ganador de un duelo por un título interino provisional que disputarán José Uzcátegui 26(22KO)-1 y Andre Dirrell 25(16KO)-2 el 20 de mayo.

Campeón WBC: Vacante (Coaspirantes Smith-Dirrell)

Ya sea porque no puede seguir dando el peso supermedio o porque no quiere arriesgarse a perder su cinturón ante el mejor retador de la actualidad, su mandatorioCallum Smith 22(17KO)-0, Badou Jack decidió dejar vacante su cinturón y subir al peso semipesado. Por ello, Smith se medirá al excampeón Anthony Dirrell 30(24KO)-1-1 en un combate por el campeonato vacante. El nuevo monarca, al capturar un título sin dueño en el Consejo, deberá hacer frente a dos retadores obligatorios: al ganador de una eliminatoria el 13 de mayo entre Avni Yildirim 15(10KO)-0 y Marco Antonio Peribán 25(16KO)-3(1)-1 y al vencedor de otra eliminatoria que se disputará el 20 de mayo ente Rogelio Medina 37(31KO)-7(3) y David Benavídez 17(16KO)-0

Supercampeón WBA: Vacante (Coaspirantes Groves-Chudinov)


El triple retador mundial George Groves 25(18KO)-3(2) y el excampeón regular Fedor Chudinov 14(10KO)-1 se enfrentarán el 27 de mayo en una interesante pelea por el cinturón de supercampeón vacante, estando el ganador obligado a enfrentarse posteriormente al titular regular Tyrone Zeuge. Groves accederá a este campeonato tras imponerse en una eliminatoria final a Martin Murray, mientras que Fedor Chudinov recibe esta oportunidad después de que los jueces le robasen su cinturón en la revancha ante Felix Sturm.

Link al análisis del combate de Groves-Murray

Link al análisis del combate Chudinov-Sturm II

Campeón regular WBA: Tyron Zeuge 20(11KO)-0-1

Por debajo del ganador del Groves-Chudinov el único titular que restará en la Asociación será el alemán Zeuge, joven prospecto al que parece que todavía le falta foguearse mucho, pero que está rindiendo bastante bien y que, después de empatar en un emocionante primer combate ante Giovanni De Carolis (ante el que boxeó varios rounds lesionado), logró en la revancha coronarse con un excelente knockout en el doceavo asalto. Así, aunque ahora mismo parece estar por debajo del nivel de Groves, Chudinov y de los más prometedores boxeadores de la categoría, no debe ser pasado por alto, puesto que con el adecuado desarrollo podría tener algo que decir en las peleas del máximo nivel. En principio, su equipo quería que su primera defensa fuese ante el exretador mundial Paul Smith, pero la WBA se opuso, insistiendo en que antes debía enfrentarse al retador mandatorio Isaac Ekpo, púgil al que se midió el 25 de marzo y al que superó por decisión técnica en el quinto round, puesto que Zeuge sufrió un corte por cabezazo involuntario que le impidió seguir combatiendo. Superada la defensa oficial, el equipo de Zeuge esperaba entonces poder disputar la defensa voluntaria ante el citado Paul Smith, pero de nuevo una orden de la WBA impidió la realización de sus planes. Y es que la Asociación decretó una revancha ante Isaac Ekpo por la desafortunada conclusión del primer choque entre ambos. Las consecuencias de esta contienda no serán precisamente moderadas, dado que el ganador del segundo Zeuge-Ekpo II quedará situado como aspirante obligatorio del vencedor del supercampeonato Groves-Chudinov y, por lo tanto, se situará al alcance de una de las mayores oportunidades en la división.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios