Estado del peso ligero: campeones, eliminatorias y rivales mandatorios (Última actualización 18/4/2017)

Campeón WBA: Jorge Linares 41(27KO)-3(3)

Con menos de cinco años como profesional, el venezolano Linares se proclamó en 2007 campeón del mundo del peso pluma, optando tras una defensa por ascender al peso superpluma, división en la que se coronó campeón mundial en su primera pelea. Otra nueva defensa solventó Linares antes de ser noqueado sorprendentemente en el primer round ante Juan Carlos Salgado en 2009. Poco después, y pese a seguir sumando algunas buenas victorias, su carrera entraría en una considerable crisis, cayendo antes del límite ante Antonio DeMarco y seguidamente contra Sergio Thompson en tan solo dos asaltos. A pesar de ello Linares no se rindió y con 6 victorias consecutivas, e imponiéndose a Arakawa en una eliminatoria, conseguiría un combate por el título vacante WBC del peso ligero ante Javier Prieto, a quien noquearía en cuatro asaltos para proclamarse campeón mundial en un tercer peso. En dicha pelea ofreció una gran actuación, en la que puso de manifiesto su excelente velocidad y técnica, por la que muchos le consideraron el número 1 de la división del peso ligero, posición certificada con sus posteriores victorias ante Kevin Mitchell, Iván Cano y el campeón WBA Anthony Crolla en dos ocasiones.


Precisamente su última pelea fue la revancha ante Crolla, en la cual, a pesar de la enorme valentía del británico, Linares utilizó su mejor boxeo dinámico para dominar el enfrentamiento al contragolpe, llegando a derribar a su oponente antes de llegar a una lectura de cartulinas que le otorgó al venezolano la victoria por decisión unánime.


Si bien parecía firmemente asentado como el mejor peso ligero de la actualidad, la irrupción de Mikey García como monarca WBC ha puesto en duda la hegemonía en la división de Linares. Por ello, dado que son los dos mejores púgiles de la categoría en la actualidad, no rehuyen los grandes retos y puesto que los aficionados desean ver un combate entre ambos, parece inevitable que los dos se enfrenten. Más aun teniendo en cuenta que Linares es el retador mandatorio de Mikey García 36(30KO)-0. Por otro lado, no se debe olvidar que Lomachenko se está planteando ascender al peso ligero, añadiendo todavía más interés a una división en la que se dibujan enormes duelos. Así, ahora mismo el futuro del «Niño de Oro» puede llegar a parecer incierto, con enormes oportunidades y riesgos, pero no cabe duda de que su carrera, al igual que la de los demás boxeadores de la cumbre del peso ligero, ha entrado en una fase crucial en la que se verá inmerso en peleas complicadísimas e interesantísimas que le podrían dar el acceso a la historia del boxeo en mayúsculas.


Al margen del posible duelo de unificación ante García, cabe recordar que, como campeón WBA, Jorge Linares deberá enfrentar de forma obligatoria posteriormenteal vencedor de una eliminatoria final que se disputará el 29 de abril y en la que contenderán el oro olímpico Luke Campbell 16(13KO)-1 y el durísimo extitular interino Darleys Pérez 33(21KO)-2(1)-2.



Campeón WBC: Mikey García 36(30KO)-0

Aunque dos años y medio de inactividad le hicieron desaparecer de la parte más alta de los rankings libra por libra, Mikey García ha puesto de manifiesto tras su retorno a los rings que sigue siendo uno de los mejores boxeadores de la actualidad. Y es que, después de demoler al excampeón Elio Rojas, García arrolló en dos asaltos, y con un excelente y contundente boxeo, al duro peleador Dejan Zlaticanin para coronarse monarca WBC del peso ligero. Este triunfo llegaba en el mejor momento posible y en la división adecuada, puesto que la posesión ahora de un cetro mundial en el peso ligero supone estar en medio de una pugna entre excelentes boxeadores para convertirse en el indiscutible número 1 de la categoría. Es imposible saber si García conseguirá salir como el vencedor de los complicadísimos combates entre los mejores púgiles de la división que deberían producirse en los próximos meses, pero si lo logra podría aspirar al número 1 libra por libra y se haría un hueco en mayúsculas en la historia del boxeo, en la que se ha asegurado ya un puesto al mantenerse invicto en 36 peleas, coronarse monarca pluma y superpluma y sumar victorias ante oponentes como Orlando Salido, Juanma López o Juan Carlos Burgos.


Como se ha dicho, en su combate más reciente derrotó a Dejan Zlaticanin, a quien arrebató su corona WBC al noquearlo brutalmente en el segundo asalto.


El siguiente reto de García parece que será trascendental, dado que su retador obligatorio es el monarca WBA Jorge Linares, para muchos el número 1 de la categoría. Así, es más que probable que en unos meses los dos mejores peso ligero de la actualidad se midan en el combate que todos los expertos y aficionados quieren ver en los 61,2 kg o 135 lb y en el que se decidirá la hegmonía de la división. Por otro lado, García parece estar labrando una amarga competencia con Vasyl Lomachenko, que parece muy interesado en subir al peso ligero en breve, por lo que quizás la unificación García-Linares sólo sea el paso previo para la disputa de un duelo ante el ucraniano que podría decidir quien es el número 1 de todos los pesos.



Campeón IBF: Robert Easter Jr. 18(14KO)-0


Con una carrera amateur buena pero muy lejos de ser brillante, Easter debutó en el boxeo profesional como uno más de los púgiles con proyección pero no esperándose excesivamente de él o, al menos, no más que de cualquier otro prospecto. Pero con el paso del tiempo esta imagen cambió. Encadenando 8 victorias por knockout consecutivas, obligó pronto a su equipo a situarlo ante pruebas más exigentes ante boxeadores experimentados, que también resolvió exitosamente. Por ello, victoria tras victoria y KO tras KO, Easter surgió como uno de los boxeadores con mayor proyección del peso ligero. De todos modos, como no había batido a ningún boxeador realmente destacado, no logró despuntar definitivamente hasta que batió al excampeón mundial Argenis Méndez en cinco asaltos y por KO Técnico. Este éxito le llevó a la cumbre del ranking IBF y a la pelea mundialista por el cetro vacante dejado por Rances Barthelemy, en la que se impuso, con cierta controversia pero en un espectacular duelo, al coaspirante Richard Commey.


Tras su coronación, como es habitual, Easter decidió realizar una primera defensa voluntaria ante su público, algo que hizo el 10 de febrero enfrentándose al peor clasificado en el ránking IBF, un Luis Cruz en mala racha de resultados al que derribó tres veces y al que derrotó por amplia decisión unánime.


No cabe duda de que con su tremenda pegada y su efectivo boxeo, Easter debería ofrecer grandes peleas en el futuro sin poderse descartar que pueda entrar en el proceso de unificaciones que la categoría está experimentando en la búsqueda de su número 1 indiscutible. En cualquier caso, antes de disputar la pelea de mayor trascendencia de toda su carrera, el monarca se deberá medir al retador mandatorio IBF Denis Shafikov 38(20KO)-2-1, que se impuso controvertidamente en una eliminatoria final en diciembre a Richard Commey. La pelea Easter-Shafikov tendrá lugar el 30 de junio, de nuevo en Toledo, Estados Unidos, la ciudad natal y de residencia del monarca. Si consigue imponerse a Shafikov, rival muy duro a pesar de no haber logrado su posición de retador obligatorio de la mejor manera, el estadounidense habrá demostrado que está preparado para afrontar los mayores retos en la categoría.



Campeón WBO: Terry Flanagan 33(13KO)-0

El prospecto Flanagan había batido a rivales de cierto nivel en el circuito británico como Gethin o Troy James (venciendo también a rivales más exigentes como Derry Mathews o Gary Sykes pero en combates a tres asaltos parte de un torneo). De todas formas, y pese a ser apreciable su proyección y calidad, no parecía al nivel de un campeón mundial. Aún así, manteniéndose invicto durante seis años, se vio alzado a una eliminatoria contra un Stephen Ormond de probada dureza, pero tampoco situado entre la élite de la división. Flanagan se impondría por descalificación en dicho combate, puesto que el irlandés, cansado de los incesantes agarres de su rival, que a penas boxeaba, le propino varios cabezazos que conllevaron esta decisión arbitral. Pese a vencer de forma tan inmeritoria (el combate se mantenía igualado en cuanto a las acciones, pero no respecto a las cartulinas de los jueces), Flanagan consiguió la primera oportunidad mundialista de su carrera. Difícilmente se podría imaginar una victoria menos brillante que la conseguida ante Ormond, pero esta efectivamente se produjo, ya que en el duelo titular por el cetro vacante que enfrentó a Flanagan y a José «Chon» Zepeda ambos chocaron sus brazos de forma tan desafortunada que Zepeda se dislocó su hombro izquierdo, no pudiendo continuar. Así se daba la victoria por KO Técnico en el segundo asalto a Flanagan, coronándose como campeón mundial de una forma totalmente carente de brillantez.


Este pésimo inicio de reinado estuvo plagado de críticas, que pudo diluir notablemente con una victoria en dos asaltos ante Diego Magdaleno, pero su tediosa actuación en su siguiente defensa ante Derry Mathews y su pésima elección de rivales para su tercera y cuarta puesta en juego (el veteranísimo Mzonke Fana y el flojísimo Orlando Cruz) volvieron a adentrar su carrera en una gran escalada de acusaciones y reproches. Entonces pareció que sólo si lograba vencer al aspirante obligatorio Petr Petrov, boxeador de probada dureza, Flanagan volvería a lanzar su carrera, pero, si bien se hizo con la victoria ante este difícil rival, su triunfo unánime no fue nada brillante e incluso llegó a ser cuestionado.


Por ello, siendo su estilo combativo muchísimo menos vistoso que el de los demás monarcas y tratando de evitar los riesgos siempre que se presentan, Flanagan es el peor valorado de los campeones actuales. De todos modos, el titular WBO reclama incesantemente una unificación o un duelo ante el número 1 superpluma Vasyl Lomachenko, opciones que no deben de ser descartadas, puesto que indudablemente todos los boxeadores se han dado cuenta ya de la buena oportunidad que resulta enfrentarse a él, dado que representa mucha ganancia potencial a un riesgo muy asumible.

En lo que se refiere a sus requerimientos mandatorios, en los próximos meses deberá enfrentarse a Félix Verdejo 23(15KO)-0, que ha sido mantenido como aspirante oficial a pesar de que sufrió un accidente de tráfico que impidió su acceso al mundial y que conllevó el nombramiento de Petr Petrov como retador obligatorio.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios