El día de fin de año cinco mundiales: Uchiyama-Flores, Reveco-Ioka, Taguchi-De la Rosa, Takayama-Argumendo y Tanaka-Saludar

¿Qué mejor manera hay de terminar una magnífica temporada de boxeo que con la disputa de cinco campeonatos mundiales? Y es que así es como exactamente concluirá mañana la temporada pugilística 2015, con cinco de los titulares japoneses poniendo en juego sus coronas en combates de notable aunque desigual interés repartidos en tres veladas separadas, eventos en los que se demuestra nuevamente el poder de Japón como potencia boxística y su capacidad para centrar la atención en el último día del año. Con todo, cabe señalar que, a diferencia de otros años, los cruces parecen mayoritariamente decantados y desiguales, aunque hay que destacar por encima de ellos una gran excepción y un aparentemente sensacional cruce.

Éste será el combate entre el titular mundial regular WBA del peso mosca Kazuto Ioka 18(10KO)-1 y el excampeón Juan Carlos Reveco 36(19KO)-2, que se medirán en una esperada revancha del duelo que sostuvieron el pasado abril, en el que de forma controvertida el japonés (que boxeaba como local) se hizo con la victoria a los puntos y con el cinturón que poseía su rival. De nuevo ambos se verán las caras en la ciudad de Osaka, en Japón, concretamente en el EDION Arena en el que Ioka realizó su último combate, y primera defensa, ante Roberto Domingo Sosa el mes de septiembre. En el segundo enfrentamiento entre Ioka y Reveco, el local tendrá la difícil tarea de demostrar que su polémica victoria no fue fruto sólo del criterio cuestionable de los jueces y que con el ascenso de categorías desde el peso mínimo, en el que fue campeón al igual que en el peso minimosca, no ha perdido la brillantez que llevó a algunos a ver en él una posible futura estrella de las divisiones inferiores. Por su lado, Reveco, que en 38 peleas sólo ha sumado dos ajustadas derrotas a los puntos como visitante y que realizó media docena de defensas de su cinto WBA, deberá volver a su país con la victoria y con el cinturón si quiere mantenerse en la cumbre y que su nombre siga siendo barajado para enfrentar a los máximos exponentes de la división, de entre los cuales destaca la posibilidad de medirse al «Chocolatito» González.


Si bien en este cruce no habrá un claro favorito (aunque quizás a Reveco se le den más posibilidades), si lo habrá tanto en el campeonato mundial de semifondo como en los restantes cruces por cinturón del día. En la pelea coestelar, el campeón mínimo IBF y excampeón unificado, Katsunari Takayama 30(12KO)-7(1), tratará de realizar la tercera defensa de su cinturón ante un José Argumendo 15(9KO)-3-1 que, si bien es joven y cuenta con victorias sobre dos destacados púgiles de la categoría como el excampeón Novoa y el número 1 WBC Saúl Juárez, llegará a este combate tras 13 meses de inactividad. Así, enfrentando posiblemente al boxeador más veloz de la división, que es además un terrible rival al ataque (y que está también bastante rodado y en buenas condiciones), el retador contará con pocas posibilidades de hacerse con el cinto, aunque sí debería garantizar un elevado trabajo para el titular en virtud de su tesón combativo y resistencia. 

Acompañando la disputa del Ioka-Reveco y del Takayama-Argumendo, se producirá también dos interesantes cruces más, siendo estos la puesta en juego del cinturón OPBF del peso gallo por parte del campeón Takahiro Yamamoto 16(13KO)-4 ante un voluntarioso aspirante como Yuki «Strong» Kobayashi 9(5KO)-4(1) y la cuarta defensa del titular japonés supermosca, y estrella en ascenso, Sho Ishida 20(10KO)-0 ante el fogueado Ryuta Otsuka 15(5KO)-8(3)-2.



Cambiando de sede y desplazándonos dentro de Japón hasta el Ota-City General Gymnasium ubicado en la capital, Tokio, el invicto número 1 del peso superpluma Takashi «KO Dynamite» Uchiyama 23(19KO)-0-1 cerrará su temporada boxística por cuarta vez en este lugar y por quinta ocasión en el último día del año. Con todo, esta onceava puesta en juego de su cinturón tendrá unos condicionantes y características diferentes a los que han sido habituales en su carrera, puesto que Uchiyama no buscará un espectacular triunfo ante un célebre boxeador, sino que intentará recuperar su mejor boxeo tras siete meses de inactividad y una operación de codo. Para esta toma de contacto del veterano noqueador japonés, por lo tanto, se ha elegido a un rival relativamente asequible como el nicaragüense Oliver Flores 27(17KO)-1(1)-1, un boxeador joven y ambicioso que cuenta con buenos números y que sin duda habrá llevado a cabo el más estricto régimen de entrenamiento para esta inigualable e inesperada oportunidad. Aún así, sus triunfos notables escasean y la derrota en dos rounds ante Miguel Berchelt hace presagiar un desenlace similar de su combate ante el temible noqueador japonés, un Uchiyama que de ganar, como se espera, podría medirse en el primer cuatrimestre del año a Nicholas Walters en uno de los mejores combates posibles en la división.

De igual forma, el combate coestelar de este evento será otro campeonato mundial, que del mismo modo parece sumamente decantado para el titular minimosca WBA Ryoichi Taguchi 22(9KO)-2-1. Éste, en la que es su segunda defensa, se enfrentará a un Luis de la Rosa 24(14KO)-5(3)-1 que, incomprensiblemente, está ranqueado como 7º WBA a pesar de haber perdido cuatro de sus últimas siete peleas, siendo sus victorias cosechadas ante rivales muy modestos y con records negativos. Así, y contando que en su penúltima pelea, en octubre de 2014, cayó en un round ante el peso mínimo Alexis Díaz, se le presenta una tarea casi imposible ante el monarca japonés, un espigado Taguchi que parece encaminado a replicar, aún con mayor contundencia, su victoria sobre Rossel, para lo cual hará valer su muy superior altura y alcance para martirizar a su rival a base de golpes rectos.


Dejando la velada de Tokio, cuyos restantes combates son mucho menos interesantes que los duelos del evento del Ioka-Reveco II,  cabe mencionar un último cinturón mundial en juego, concretamente el WBO del peso mínimo por el que se combatirá en el Aichi Prefectural Gym de la ciudad de Nagoya. En este encuentro el campeón de 20 años Kosei Tanaka 5(2KO)-0, que está llevando una carrera profesional fulgurante apoyado en su experiencia amateur, buscará realizar la primera defensa de su cinto, ganado en mayo ante Julián Yedras, enfrentando al aparentemente asequible Vic «Vicious» Saludar 11(9KO)-1(1). Dicho aspirante no ha hecho más méritos para ranquearse 4º WBO que ganar un título menor de dicho organismo y batir a un cierto número de compatriotas correosos y experimentados pero modestos. Por ello, parece más que posible que Tanaka utilice sus enorme recursos tácticos y técnicos para realizar una defensa que, al fin y al cabo, sólo es su sexta pelea y, por lo tanto, le ayudará a foguearse y adaptarse definitivamente al boxeo profesional antes de los mayores retos que le esperan en 2016.

En la misma velada, cabe destacar el retorno del invicto prospecto filipino Genesis Servania 26(11KO)-0 que, a la espera de un opción mundialista que se le escapa, afrontará una pelea de rodaje ante el veterano Hendrik Barongsay 29(18KO)-23(8)-3.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios