Edwin Rodríguez – Michael Seals (13/11/2015)

Beau Rivage Resort & Casino, Biloxi, Estados Unidos. Peso Semipesado.


Con el tañido inicial Rodríguez se lanzaría contra Seals en un intenso ataque, combinando derechas directas con ganchos zurdos, primero abajo y después arriba, que terminarían tirando a la lona al invicto estadounidense antes de que transcurrieran 30 segundos de pelea. Tras este arrollador comienzo, y después de la reanudación, un Rodríguez cargado de moral, e incluso sobreconfiado, avanzaría sobre su oponente, que estando todavía afectado buscaría refugio en las cuerdas a la vez que el dominicano intentaba llevar la pelea al desenlace. Pero entonces, inesperadamente, una derecha directa a la contra y de corto recorrido impactaría en el mentón de Rodríguez llevándolo a la lona. 


Así, con menos de 2 minutos transcurridos, la pelea se llenaba de emoción y se igualaba con un knockdown para cada contendiente, aunque posteriormente a dicha caída ambos se mostrarían más cautelosos, con Seals probado con sus directos para mantener la distancia con un Rodríguez que intentaba conectar sus directos al igual que su temible gancho zurdo. De todos modos, las sorpresas no habían terminado todavía en el round inicial porque, cuando restaban unos 10 segundos para el final, Seals volvería a alcanzar al contragolpe a su contrincante con una derecha directa cuando este entraba, derribándolo por segunda vez.

El exretador mundial caería de forma muy aparatosa y pasaría por apuros considerables para ponerse en pie, aunque finalmente lo lograría, terminando pocos instantes más tarde el espectacular asalto inicial. A pesar de estos problemas, en el segundo asalto «La Bomba» se mostraría muy recuperado, por lo que no tardaría en superar los rectos eventuales de Seals con entradas y salidas para posteriormente reanudar una fuerte presión que, con derechas directas y un excelente uso del gancho de mano adelantada, acabaría por llevar de nuevo a las cuerdas a su adversario. Entonces, llevando casi totalmente abierta su guardia y pese a algún contragolpe más, Rodríguez insistiría en su ofensiva hasta que un gancho diestro impactaría la sien de Seals arrojándolo a la lona, aunque éste también sería salvado por la campana cuando muy apurado recibía ganchos sin respuesta.


En esta ocasión no hubo cambio de tornas, y con pocos segundos transcurridos del tercer episodio, Rodríguez conectaría una derecha directa que tumbaría sobre el tapiz a Seals, que ya en muy malas condiciones trató de alzarse a la vez que el árbitro detenía el encuentro. Finalmente este KO Técnico en el tercer asalto daba el triunfo a Edwin «La Bomba» Rodríguez 28(19KO)-1, que en un breve y sensacional encuentro, sobre todo desde el punto de vista del entretenimiento, a punto estuvo de ver sus grandes ambiciones truncadas por un Seals 19(14KO)-1(1) que afrontaba su primer combate ante un rival verdaderamente exigente. La actuación de Rodríguez poco tuvo de su habitual control de los espacios y de su habilidad para la búsqueda de los ángulos, sino que simplemente trató de arrollar a su contrincante a base combatividad y pegada. La táctica dio buenos y prontos resultados, pero un exceso de confianza cuando su rival estaba afectado (apreciado en otras peleas como en la que lo enfrentó a Baker) le supuso un par de sobresaltos que finalmente no fueron a más por su buena capacidad de recuperación y por su desbordante actitud ofensiva.


En cualquier caso, la pelea fue muy emocionante, algo que incluso ha llevado a muchos a calificar el choque como candidato a combate del año, aunque quizás, por su brevedad, puede estar varios pasos por detrás de otros excelentes enfrentamientos de esta temporada. Aún así, Seals quiere aprovechar este hecho para pedir una revancha que difícilmente será concedida, puesto que Rodríguez planea, en su quinta pelea en el peso, culminar su ascenso a la categoría semipesada con un excelente cruce. Según se apunta, Fonfara y Stevenson son las principales opciones de Rodríguez, siendo ambos combates potenciales sin duda muy espectaculares e interesantísimos, aunque en los dos casos, y ante tan peligrosos púgiles, deberá mejorar muchos su defensa y regular su toma de riesgos si no quiere verse decisivamente abatido.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios