Donnie Nietes – Juan Alejo (17/10/2015)

StubHub Center, Carson, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBO del peso minimosca.


La octava defensa de su título por parte del número 1 de la división Nietes fue un combate de un solo lado, en el cual el campeón filipino dominó las acciones durante los doce asaltos, dejando además grandes detalles de calidad y ofreciendo una victoria tan contundente como brillante. Su plan de combate fue en líneas generales el mismo durante todo el enfrentamiento, cediendo el centro del ring, y normalmente también la iniciativa, a un voluntarioso y valiente Alejo que no veía equiparadas sus ganas de hacerse con la victoria con su acierto ofensivo. Por su lado Nietes en respuesta a los ganchos del retador, que eran mayoritariamente bloqueados, ofrecía precisos contragolpes, destacando un excelente uppercut que usó con dureza y de manera recurrente durante todo el encuentro. Después de anotar dicho golpe ascendente, en muchas ocasiones Nietes aprovechaba para explotar las diagonales y conectar más ganchos y cruzados que impactaban de forma potente y clara.

Dejando de lado los buenos resultados que Nietes obtenía en la distancia corta, en la que utilizaba su técnica para atacar semiagachado o cambiar las líneas de ataque con giros para explotar los huecos defensivos, el titular mundial también haría valer un magnífico jab y un potente 1-2 que en muchas ocasiones le valía para mantener a raya a su contrincante. Aspecto fundamental en el gran combate ofrecido por Nietes fue su manejo del ring y su sensacional juego de piernas, que le permitía estar casi siempre en la distancia por él elegida y poder atacar de forma equilibrada a pesar de su ágil y constante desplazamiento. El duro mexicano hacia todo lo que podía por mantenerse en la pelea, y en determinados momentos anotó ganchos de notable dureza, aunque el factor determinante y característico de su combate fue su enorme capacidad de encaje, que le permitió aguantar un gran castigo y golpes desde todas las trayectorias casi sin inmutarse.


Básicamente el séptimo round, junto algunos instantes puntuales más, fue el único periodo en el que Alejo sería desbordado por los hooks del campeón, aunque Nietes solamente amagaría con intensificar sus acciones y buscar el desenlace para finalmente retomar su frío control del encuentro. Así, sin terminar el cruce antes del límite pero gestionado la pelea con solvencia, Nietes consumiría los rounds con brillantes acciones como directos al cuerpo combinados con uppercuts, inesperados ganchos girando o cruzados diestros eludiendo a la vez los ataques de su rival. Consumidos los doce rounds, era evidente que Donnie «Ahas» Nietes 37(21KO)-1-4 iba a ser el vencedor, algo ratificado por las tarjetas de los jueces de 120-108 y doble 119-109. Por ello, el filipino veía consolidada su posición de número 1 del peso minimosca y ganaba grandes halagos, algo más especial para él si se tiene en cuenta que era su debut en suelo estadounidense y una pelea para introducirse en dicho mercado.


Con todo, y siendo innegable que su actuación fue muy buena, no parece Juan Alejo 21(13KO)-4(2) la opción más complicada ni más exigente que el campeón podría haber afrontado. Simplemente hay que recordar el último combate de Nietes ante el extitular mexicano «Chihuas» Rodríguez para recordar que la diferencia entre el filipino y los retadores de la élite no es tan grande como se quiere hacer creer, puesto que dicho aspirante incluso llegó a amenazar con el knockout y perdió de forma muy ajustada (aunque dos jueces extrañamente no lo vieron así.) Por ello parece conveniente tomar con prudencia las desmedidas alabanzas a Nietes, que sin dejar de ser el mejor de la división, no es ni de lejos un posible top del ranking libra por libra como algunos consideran más allá de sus excelente números (y muchas veces no tan brillantes actuaciones).


En cualquier caso, Nietes valora que está preparado para los mayores retos y piensa que su futuro podría pasar por un ascenso de división para buscar un choque contra el «Chocolatito» González o el «Gallo» Estrada, rivales que parecen demasiado difíciles para él. De todos modos, antes de dar por sentado que es el mejor de la categoría, podría buscar una unificación de coronas que lo demostrase objetivamente y no solamente sobre el papel y la base estadística, algo que otros números 1 de otras divisiones deberían considerar también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *