Deontay Wilder ofrece combate a primo de Tyson Fury, el prospecto Hughie Fury

Todavía no ha sido confirmado el enfrentamiento de forma oficial ni se sabe si se llegará a concretar pero, según ha afirmado su propio equipo, el invicto peso pesado Hughie Fury 16(8KO)-0 (prospecto británico que es primo del próximo retador mundial Tyson Fury) habría recibido una propuesta para ser el siguiente rival del campeón mundial WBC Deontay Wilder 34(33KO)-0, en la que es la segunda defensa de su cinturón. Para aceptar la pelea el entrenador de Fury habría señalado que su única condición era que la pelea fuese en siete u ocho semanas y no en cuatro como le demandaba el equipo de Wilder. Esta declaración un tanto extraña ha levantado cierta polémica, dado que es muy difícil que le hayan propuesto disputar la pelea dentro de cuatro semanas estando previsto desde hace mucho tiempo que el campeón regrese a los rings el 26 de septiembre. Por ello son muchos los que piensan que la falta de tiempo sería una posible excusa para que Fury rechazase la pelea.


En cualquier caso, la cuestión de fondo y la que parece más importante, no es si Hughie Fury acepta o no dicho combate, sino como es posible que un campeón mundial tan alabado por un determinado sector de los medios pueda realizar dos defensas seguidas ante rivales tan asequibles. Primero se midió a un Eric Molina que era la opción menos exigente entre los clasificados en la parte alta del ranking y ahora elegiría al jovencísimo británico, púgil de tan solo 20 años y dos como profesional que carece de la suficiente experiencia y desarrollo para afrontar ni siquiera a un rival del top 15, en el que él ahora mismo no forma parte estando situado 33º. 


Aunque es posible que finalmente se opte por otro rival, lo que parece evidente es que Wilder está planeando una mala preparación para su dificilísima primera defensa mandatoria, que le debería de medir a primeros del próximo año al ruso Alexander Povetkin, quien en su última pelea noqueó en un solo round al muy exigente top 3 Mike Pérez. Además podría empezar a perder el favor de un sector del público que confió en él para hacer resurgir la división del peso pesado y situarla en la posición que ocupaba en las pasadas décadas, algo que no conseguirá con enfrentamientos en los que parta como clarísimo favorito midiéndose a rivales muy por debajo de su nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *