Danny García – Paulie Malignaggi (1/8/2015)

Barclays Center, Nueva York, Estados Unidos. Peso Welter.

El duelo se iniciaría con García buscando el cuerpo de su rival con los golpes rectos, puños que eran mayoritariamente evitados por un Malignaggi centrado en boxear sobre su pierna atrasada. De todas formas muy pronto «Swift» comenzó a buscar la cabeza de su rival, consiguiendo mejores resultados con su derecha recta y su seco jab, que incluso desestabilizó ligeramente a su oponente. Aunque se podía esperar que el poco activo arranque de Malignaggi era una forma de tantear a su rival, esto no fue así, ya que el combate de dicho púgil estaría basado en este planteamiento casi en la totalidad de rounds disputados, estando más centrado en esquivar los golpes de su oponente que en conectar los suyos. Esta fue la mayor dificultad, o prácticamente la única, que García encontró en el encuentro, puesto que algunos de sus ataques, durante los primeros episodios del enfrentamiento, eran esquivados por su rival, que se mostraba rápido de piernas. Por lo demás fue muy poca la oposición que ofrecía «Magic Man», exceptuando algunas breves y rápidas pero inefectivas combinaciones de ganchos, un ligero apoyo en su jab y buenos contraataques pero sumamente escasos.

Por ello García, en cautelosa persecución de su oponente, sólo debía esperar el momento adecuado para conectar aisladas pero potentes manos de poder que le permitían anotarse casi la totalidad de asaltos e ir menoscabando periódicamente a su adversario. Así se sucedieron la derechas rectas, los ganchos de izquierda arriba, los ganchos diestros abajo y otros golpes en diferentes trayectorias que superaban claramente por potencia y claridad a los de sus oponente. A consecuencia de ellos Malinaggi sufriría temprano un corte en su párpado derecho, además de una disminución manifiesta de su velocidad y un creciente desgaste, que le llevó antes del ecuador de la pelea a buscar con cierta recurrencia la entrada en clinch. Alcanzado el sexto episodio incluso Malignaggi sufriría una caída tras encajar una derecha directa, aunque el árbitro de la contienda no realizaría cuenta al estimar que no había sido el puño el causante del derrumbe.

En cualquier caso el combate parecía dirigirse irremediablemente hacia una conclusión antes del límite, con Malignaggi yendo cada vez a menos. Sus contados contragolpes de potencia y precisión eran respondidos con contundencia por García, que en el octavo round intensificó sus acciones acelerando los ataques e incluso realizando combinaciones de dos o tres potentes golpes. Finalmente se entraba en el noveno round, que sería el de la conclusión, episodio en el cual, a partir de la mitad, el excampeón unificado del peso superligero desarboló a su contrincante con ganchos arriba y abajo. Por último, un golpe impactado en el cuerpo de Malignaggi llevaba a éste a evitar las cuerdas dando trompicones, recibiendo después unos pocos hooks más que llevaron al árbitro a detener el sumamente decantado enfrentamiento.

Es cierto que la detención podría haberse hecho esperar un poco más, puesto que Malignaggi al menos parecía capacitado para terminar el round, pero resulta de todas formas muy innecesario que siguiese recibiendo castigo sin ofrecer a penas respuesta en un encuentro en el que en ningún momento estuvo cerca de ganar. Con este KO Técnico en el noveno round Danny «Swift» García 31(18KO)-0 se hacía con una victoria que se podía intuir desde que se anunció la concreción del combate, ya que resultaba una muy mala elección por parte de Malignaggi regresar a los rings, tras un parón de 16 meses y sin una pelea de rodaje, ante un rival de tanta dificultad. Por su parte García dio una buena imagen en su combate de debut en el peso welter, pareciendo más resistente y más fuerte, algo que se tradujo en una notable contundencia de golpeo durante todo el combate, aunque de todas formas habrá que esperar a verlo medido a rivales más exigentes para evaluar su proyección en la división. Quizás se le pueda reprochar la falta de una mayor frecuencia, que hubiese llevado a una detención temprana, aunque tampoco se le puede culpar por querer, en un deporte tan duro, conseguir una victoria fácil y clara sin a penas riesgos.

Tras el combate el excampeón en dos divisiones Paulie Malignaggi 33(7KO)-7(4) señaló que probablemente esta haya sido su última pelea que, como la primera, fue en su Brooklyn natal. Por su parte García presenta su candidatura a un gran combate en los próximos meses contra otro de los boxeadores que ocupan el top libra por libra, mencionando en sus declaraciones los nombres de Keith Thurman y Shawn Porter como posibles rivales a los que enfrentarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *