Breves: Bivol-Ricci en velada Povetkin-Wach, Ortiz-Jennings, Stiverne-Rossy, Cunningham baja al crucero, Ward entrará en Cotto-Canelo, etc.

La excelente velada del 4 de noviembre en Kazán, Rusia, y que será encabezada por el Povetkin-Wach y acompañada por grandes combates como el Lebedev-Kayode o el Chakhkiev-Afolabi, ha sumado un nuevo interesante combate más. El destacado prospecto semipesado Dmitry Bivol 4(4KO)-0, kirguís pero residente en Rusia, se enfrentará en el mismo evento al duro italiano Mirco Ricci 16(5KO)-2(1), 11º WBA, púgil que sumó su última derrota de forma mayoritaria ante el número 1 WBO Dominic Boesel y que el pasado febrero arrebató su record invicto al prospecto alemán Enrico Koelling. Así, un Bivol de 24 años y en su primera temporada como profesional, precedida por un gran bagaje amateur (ganando el oro en la modalidad de boxeo en los World Combat Games), se verá ante una verdadera prueba de fuego que de ganar le llevará, con tan solo cinco peleas, al top 15.


Aunque se esperaba que el peso pesado Luis «King Kong» Ortiz 23(20KO)-0, que ganó el 17 de octubre el título interino WBA, no regresase hasta el mes de junio o febrero a la actividad, no deberá esperar más que dos meses para regresar a los rings. Y es que, según se ha hecho público, pondrá en juego su cinturón el 19 de diciembre en el Turning Stone Resort & Casino de Verona, Estados Unidos. Donde si se han cumplido las previsiones es respecto a que su siguiente rival sería de la élite, puesto que se medirá a un exretador mundial como Bryant «By-By» Jennings 19(10KO)-1 que viene de firmar una meritoria actuación, aunque con derrota, ante el número 1 indiscutible de la categoría Wladimir Klitschko. Sin duda un excelente e igualado combate de pesos pesados para terminar la temporada en la división. La pelea, que será retransmitida por HBO, será acompañada por el debut en el peso superpluma del excampeón Nicholas Walters 26(21KO)-0, siendo probablemente su rival Jason Sosa.


Un rumoreado rival tanto de Ortiz como de Jennings, el excampeón mundial WBC Berman «B. Ware» Stiverne 24(21KO)-2(1)-1, también ha visto confirmado su regreso a los cuadriláteros así como su oponente. El 14 de noviembre en el Hard Rock Hotel and Casino de Las Vegas, Estados Unidos, se medirá a un irregular pero exigente oponente como Derric Rossy 30(14KO)-10(5), que a pesar de los malos números en su record suele ofrecer peleas disputadas, algo que logró especialmente ante el retador mandatorio IBF Vyacheslav Glazkov. Así, aunque Stiverne se medirá a un rival más asequible que Ortiz, pasará una buena puesta a punto después de once meses de inactividad, desde que cayó ante Wilder. En el mismo evento Gary Russell 26(15KO)-1 defenderá su título WBC pluma ante Óscar Escandón 24(16KO)-2 y el superligero John Molina Jr. 27(22KO)-6(2) pondrá fin a su suspensión por dopaje ante un rival por anunciar.


Desafortunadamente, se deber hacer otra alusión al dopaje, puesto que el peso pesado Antonio Tarver 31(22KO)-6-1, que ya sufrió una suspensión por el mismo aspecto en 2012, ha vuelto a dar positivo en los tests realizados en el combate que sostuvo contra Steve Cunningham, pelea que se saldó con un controvertido empate por decisión dividida. Nuevamente Tarver insiste en su inocencia, pero con un segundo positivo parece que su carrera va a quedar indeleblemente manchada por estas posibles trampas. Algo de culpa en ello tiene la Comisión Atlética de California, que en la última ocasión en la que dio positivo le puso una irrisoria multa de 2500 dólares, no atajando con ello de modo alguno futuras reincidencias. Habrá que aguardar para ver como termina este asunto, pero parece que Tarver podría alejarse definitivamente de sus osadas aspiraciones a ganar el mundial pesado.


Justamente su último rival es noticia también, ya que Steve Cunningham 28(13KO)-7(1)-1 (que ha señalado que las grandes victorias de Tarver quedan cuestionadas por las posibles trampas) ha anunciado que a partir de ahora abandonará el peso pesado y regresará al crucero, categoría en la que logró los mayores éxitos y en la cual fue campeón mundial, batiendo a rivales como Krzysztof Wlodarzcyk o Marco Huck. Con todo, parece un poco difícil que, tal y como se están inundando los rankings mundiales con excelente retadores, un Cunningham cerca del final de su carrera pueda hacerse un hueco, aunque la habilidad de su promotora para situarlo con los rivales adecuados podría asegurarle la disputa del mundial. Para ello será decisivo que recupere una continuidad combativa perdida en el peso pesado y que le llevó a sumar tantos resultados ajustados y controvertidos.


La intención del promotor sudafricano Rodney Berman es que dos de sus púgiles del peso mínimo ocupen de forma simultanea la tabla de campeones de la WBA. El plan es que en la próxima convención de la Asociación, que tendrá lugar en diciembre, solicitará que el monarca Hekki «Hexecutioner» Budler 29(9KO)-1 sea elevado a la condición de supercampeón, a la vez que su último retador, su compatriota Simphiwe Khonco 15(7KO)-5(3), reciba ahora una oportunidad por el cinturón mundial regular. Si la Asociación cediese y otorgase esta petición, Berman trataría de hacer pelear ambos boxeadores en la misma velada, siendo para Budler la primera defensa como supercampeón y para Khonco una nueva oportunidad mundialista, esta vez por el título vacante. Resumidamente, todo ello es la enésima muestra de que la política de múltiples campeones por división lejos de flexibilizar y facilitar las cosas, como la WBA argumenta, es un filón para las irregularidades y las actitudes ambiciosas.


Finalmente, cabe mencionar que fuentes cercanas a las negociaciones han afirmado que es inminente la confirmación oficial de que Andre Ward 28(15KO)-0 será integrado en la velada del Miguel Cotto vs. Saúl «Canelo» Álvarez del 21 de noviembre. Todavía no se sabe quién será su rival ni si combatirá en el peso supermedio o en el semipesado. Según se rumorea un posible oponente sería el joven australiano supermedio Rohan Murdock 18(14KO)-1, aunque lo que se sabe seguro que es el oponente no será un boxeador considerado de la élite. Lo más conveniente sería que Ward empezase a pelear en el peso semipesado y a prepararse para un choque con Sergey Kovalev que muchos dan por sentado para la última parte de 2016. Hay que recordar que Ward actualmente sigue siendo considerado supercampeón WBA del peso supermedio, aunque hace dos años (desde noviembre de 2013) que no hace una sola defensa.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios