Badou Jack – George Groves (12/9/2015)

MGM Grand, Las Vegas, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBC del peso supermedio.


Con gran motivación para conseguir coronarse como campeón mundial en su tercer intento, Groves arrancaría el enfrentamiento con buena actitud y sólidas acciones ofensivas, en las que puntuaría gracias a un buen uso del jab, del 1-2 y del contragolpe con el directo. De todas formas su favorable inicio sería truncado inmediatamente, puesto que todavía en el primer asalto sufriría un knockdown a consecuencia de un 1-2 seguido poco después por un recto del campeón. Así, de nuevo parecía que el deseo de Groves de conseguir un cinturón mundial se volvería a desvanecer, pero «Saint George», rápidamente recuperado de la caída, no sólo reaccionaría sino que tomaría durante muchos rounds el control del enfrentamiento llegando a anular el boxeo del campeón. Y es que desde el segundo episodio y hasta pasado el ecuador del encuentro Groves tomaría la iniciativa y, apoyándose en un mayor frecuencia de golpeo y en una superior actividad, amenazaría con derrotar a Jack.

Para ello hizo valer principalmente un magnífico uso del jab, que en determinados asaltos llegó a ser un martirio para el sueco por la insistencia en la que lo recibía y por la contundencia que Groves le imprimía en ocasiones. Jack no permanecería inerte, sino que escogiendo mucho más sus golpes y haciendo valer una gran precisión igualaría las acciones sobre todo con derechas directas aisladas y algunos acertados jabs. Aun así, y pese a que en determinados instantes el cruce estuvo tan igualado que ambos cambiaban jab por jab y directo por directo, Groves conseguía anotar a su cuenta asalto tras asalto. Esto sería así en virtud de un superior volumen de golpes y un mayor ritmo del aspirante, que podía compensar los muy esporádicos golpes de poder de su rival a base de continuidad. Además el británico utilizaba también con contundencia sus puños en directo al ataque y a la contra y poco habituales pero muy contundentes cruzados diestros, hooks zurdos o uppercuts.


La ventaja de Groves no sólo se materializaba ya en las cartulinas sino que en muchos momentos Jack quedaba muy desdibujado, llegando incluso a ser desestabilizado ligeramente por unos ganchos en el sexto asalto. Con todo, «The Ripper» guardaba todavía energías suficientes para tratar de compensar su baja actividad anterior, por lo que aceleraría a partir del séptimo asalto sus acciones, aprovechando para ello una cierta disminución de la rapidez y de la agresividad de Groves, quizás afectado un tanto por una fuerte derecha recta. Con el aspirante yendo a menos pero todavía ofreciendo buena respuesta, Jack empezaría a trabajar más con sus ganchos y a progresar más en la distancia corta, consiguiendo unos rounds que le metían de nuevo en la lucha por la victoria. De este modo se entró en la recta final, que se desarrolló muy igualada y con asaltos verdaderamente difíciles de valorar. Jack anotaría buenos golpes de poder parcialmente igualados por los jabs de Groves, aunque el retador lograría también realizar algunas buenas combinaciones de hook y directo que conseguirían desestabilizar escasamente al campeón.


Con este desarrollo de la pelea era inevitable y esperado que se llegase a un resultado ajustado, puesto que al decidir quien era merecedor de los últimos e igualadísimos asaltos se estipulaba quien era el vencedor. Los jueces no estuvieron de acuerdo y por decisión dividida otorgaron el triunfo a Badou «The Ripper» Jack 20(12KO)-1(1)-1 con cartulinas de 115-112 y 116-111, siendo la restante de 113-114 a favor de Groves, de modo que el campeón retenía por primera vez su cetro WBC supermedio. Si bien es justo señalar que las dos cartulinas favorables a Jack debieron estar al menos más cercanas al empate, lo cierto es que Groves 21(16KO)-3(2) no pudo encajar de la mejor manera algunos golpes y vio afectado su rendimiento en el tramo final, no consiguendo cerrar de la mejor manera el combate ni obtener un triunfo definitivo. En cualquier caso, su actuación fue muy meritoria, anulando al campeón durante casi la mitad de la pelea. Así, si bien Jack ve aumentado un tanto su crédito y prestigio tan menoscabados al conseguir un triunfo ante un rival tan complicado (que incluso partía como favorito), no logra disipar la dudas que genera, mostrándose durante gran parte del encuentro falto de resolución.


A pesar de que, al igual que en su triunfo sobre Antohny Dirrell, Jack no logró brillar ni imponerse con contundencia, su victoria sobre Groves ya ha levantado la atención de destacados boxeadores que empiezan a valorar un cruce contra él, de entre los cuales sobresale el monarca IBF James DeGale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *