Artur Beterbiev – Alexander Johnson (13/6/2015)

UIC Pavilion, Chicago, Estados Unidos.

En juego el título WBO Internacional del peso semipesado.


Aunque Beterbiev mostró su habitual empuje ofensivo, que le ha permitido acabar todas sus peleas antes del límite sin terminar el cuarto asalto, Johnson mostró mejores recursos de los que la mayoría de sus rivales habían ofrecido hasta la fecha. Ya en el primer round el estadounidense caminaría el ring con la determinación de no detenerse pese a recibir los ataques de su tenaz rival, utilizando bien el jab y la izquierda directa a la contra, con la que alcanzó con claridad a un Beterbiev que tuvo que acelerar sus pasos y precipitar sus ofensivas para entrar. De todas formas el ruso no tardó en adaptarse al ritmo de combate, por lo que en el segundo asalto ya pondría en notables apuros a un Johnson al que arrinconó y llegó con combos de hooks arriba y abajo, cruzados diestros y derechas en corto. 


En ciertos momentos, sobre todo al abrirse los rounds, Johnson marcaba bien el jab y anotaba directos zurdos de gran claridad, contragolpeando las entradas de Beterbiev con el gancho diestro. Pero con el transcurso del episodio Beterbiev no tardaba en cortar el ring, y una vez que tenía arrinconado a su rival lo alcanzaba con manos de poder desde variadas trayectorias. Por ello, dado que los golpes de Johnson eran más escasos y aislados, Beterbiev conseguía anotarse la mayoría de los rounds, aunque no sin un considerable trabajo y oposición. Y esto era así por la buena actitud del local, que incluso en algunos momentos aceptó los intercambios de golpes y respondió con el uppercut por dentro los ganchos de su rival. Debido a esta tenacidad de su adversario Beterbiev tuvo que insistir más en su táctica de avanzar semiagachado para evitar los rectos de Johnson y poder entrar en la distancia corta.

En cualquier caso, pese a la meritoria actuación de Johnson, el púgil ruso se estaba imponiendo con mucha diferencia en las cartulinas y sus poderosos puños inevitablemente desgastaron a su adversario, que caería a la lona en el quinto asalto al recibir un seco jab que le desestabilizó. Cuando se alzó y el combate se reanudó Beterbiev no desaprovechó su oportunidad y llevó a las cuerdas a su rival, le alcanzó con dos izquierdas en gancho y se anotó un segundo knockdown (aunque se realizó cuenta sin que llegase a caer) con una nueva combinación de dos hooks culminada con un uppercut diestro. Finalmente el encajador Johnson, que nunca había perdido antes del límite, no sólo terminó el round sino que muy meritoriamente pudo ofrecer un buen sexto asalto que se anotó con claridad, llegando con el 1-2, con combos de ganchos y con el hook de mano adelantada.


Esta momentánea reacción coincidió con un instante de disminución de la intensidad de Beterbiev, que se recuperaba del desgaste o se preparaba para la ofensiva final. Esta llegó en el séptimo asalto, round en el cual derribaría por tercera vez a Johnson con un cruzado zurdo cuando este trataba de entrar. Finalmente, tras tratar Johnson de mantener a raya a Beterbiev con una errada combinación uppercut-directo, el ruso conectaba un durísimo cruzado diestro que llevaba al tercer hombre a detener el enfrentamiento. De esta forma trabajada para lo que acostumbra, pero al fin y al cabo por KO Técnico en el séptimo asalto, Artur Beterbiev 9(9KO)-0 sumaba su noveno triunfo antes del límite, pasando por primera vez del cuarto asalto de pelea. Este aspecto da aun más mérito a la buena actuación de Johnson, ya que no habían conseguido ni siquiera dos excampeones mundiales aguantar tantos rounds. Además hay que recordar que el estadounidense era rival de sustitución llamado a última hora.


Beterbiev sigue avanzando imparablemente hacia su primer combate por título mundial, dejando muestras evidentes de su gran resistencia y su difícilmente igualable en la división capacidad de ataque. Pero cada vez deja también más claro que no es imbatible como muchos señalaban, sino que un boxeador de gran movilidad y buen uso de los golpes rectos podría llegar a neutralizarlo al menos en parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *