Arely Muciño – Jessica Chávez (19/9/2015)

Centro Deportivo Emiliano Zapata, Ecatepec, México.

En juego el cinturón mundial femenino WBC del peso mosca.


El enfrentamiento se iniciaría con Chávez mostrándose muy sólida, puesto que usando el directo al cuerpo, lanzando el 1-2 con la izquierda al torso y la derecha al rostro y contragolpeando con ganchos las entradas de Muciño, evidenció que estaba preparada para el gran reto ante el que se hallaba. La campeona, por su parte, utilizaba su arrojo ofensivo habitual sólo de forma esporádica, avanzando sobre hooks o directos enlazados con curvos que en la mayoría de caso iban emparejados con un escaso porcentaje de acierto. En cambio «Kika» conseguía mantener la frialdad y su boxeo sin brechas para contestar con varias claras derechas rectas a la contra que pusieron de manifiesto que quizás había descifrado la forma para contener el empuje de su dura contrincante. Aun así, y a pesar de que el 1-2 de Chávez se dejó notar en alguna otra ocasión, Muciño estaba muy lejos de ser batida y en el tercer episodio haría valer su gran hook de mano adelantada para emparejar las acciones y las cartulinas.


De todos modos el fluido desplazamiento de la retadora y sus entradas y salidas reanudaron pronto su parcial dominio, que con el paso de los asaltos iba a más. Alcanzado el ecuador de la pelea «La Ametralladora», que había escuchado las desfavorables cartulinas momentáneas de los jueces por megafonía, aceleraría sus pasos y buscaría acortar la distancia con su contrincante. Este empuje se mantendría durante el siguiente asalto y dejaría desiguales resultados, ya que si bien Muciño logró conectar con potencia algunos uppercuts y ganchos, su arremetidas serían aprovechadas por una dinámica Chávez para encontrar con mayor facilidad los huecos para contraatacar con sus hooks. Así, tras una efectiva respuesta de la aspirante que precedió un séptimo asalto en el cual su derecha reapareció, Muciño comenzó a desdibujarse claramente a la vez que dejaba algunos gestos de frustración por no poder desplegar su mejor boxeo. 


Con uppercuts diestros, ganchos zurdos y directos Chávez tomaría el control en la recta final del encuentro, emparejándose más el combate en un último asalto en el que una cansada Muciño intensificó un tanto sus ataques. Aunque la campeona logró conectar un buen cruzado diestro y algún uppercut zurdo, Chávez no perdió el control y pudo cerrar el encuentro aplicando su derecha combinada con el hook de mano adelantada. Finalmente el tañido de la campana anunció la conclusión del enfrentamiento dando paso a la lectura de cartulinas. Con puntuaciones de 97-93, 99-91 y un 100-90 (siendo este último manifiestamente excesivo) Jessica «Kika» Chávez 24(4KO)-4-3 se hacía con una victoria unánime y se coronaba como monarca en una segunda división de peso al adquirir el cetro WBC del peso mosca. En este segundo duelo entre ambas no hubo lugar a las dudas, y Chávez supo contrarrestar y compensar las recurrentes acometidas de la valiente pero no demasiado precisa Muciño 21(10KO)-3(1)-2 con técnica, calma y control de los tiempos de ataque, jugando un papel importante en su triunfo las recurrentes entradas y salidas con dos y tres golpes.


En cualquier caso, aunque Muciño no pudo rendir a su mejor nivel, es sumamente joven y sus aptitudes sin duda le permitirán poder alcanzar en el futuro numerosos éxitos. Por otro lado para Chávez aparecen enormes posibilidades para, en una muy competida división, buscar grandes combates y aumentar aún más su prestigio, sobresaliendo entre las diversas posibilidades las unificaciones y un duelo contra la número 1 minimosca Ibeth Zamora, que ha ascendido de categoría buscando el cetro mosca y concretamente a la vencedora del Muciño-Chávez.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios