Antonio Orozco – Humberto Soto (3/10/2015)

StubHub Center, Carson, Estados Unidos. Peso Superligero.


Otra de las grandes peleas de esta pasada jornada que terminó de una forma controvertida fue el Orozco-Soto, enfrentamiento que dejó un resultado mucho más polémico que en los otros casos y un puntuación verdaderamente escandalosa. En cualquier caso, el combate fue bastante entretenido e interesante por los cambios de tendencia que se produjeron y las buenas acciones de ambos contendientes. Soto abriría el choque con un buen primer asalto, en el que pudo hacer valer su magnífica técnica y su boxeo con espacios para realizar entradas y salidas con el jab o el 1-2, anotando alguna clara derecha acompañada también por ganchos zurdos al contragolpe. Puesto que Orozco se encontraba un tanto fuera de su boxeo decidió en el segundo asalto aumentar su intensidad combativa, lanzando fuertes ganchos arriba y abajo con bastante frecuencia y empujando con ello hacia las cuerdas al habilidoso Soto, que lejos de verse desbordado contraatacaría con uppercuts y ganchos con los que incluso llegó a desequilibrar un tanto a su rival.


De todos modos «Relentless» Orozco había encontrado el modo de neutralizar en parte a su técnico contrincante, por lo que se adueñaría del combate hasta la mitad. Con todo, no podría alcanzar su distancia ni tampoco lo lograría Soto en un tercer asalto de transición, por lo que debería aguardar al cuarto episodio para plantear de nuevo el intercambio de golpes. En el mencionado round Orozco anotaría potentes ganchos de ambas manos que, si bien de nuevo serían contestados por Soto, contaban con una mayor claridad y potencia. Esta falta de contundencia y de frecuencia de Soto en un menos activo quinto round permitiría a Orozco llevar a cabo las mejores acciones tan solo con ganchos aislados y breves combinaciones. A pesar de que la ventaja del joven boxeador estaba empezando a ser muy considerable, el experimentado Soto no tardaría en aprovechar la disminución de intensidad de la pelea para regresar al planteamiento táctico que más le beneficiaba.

Dado que erróneamente Orozco empezó a ceder la iniciativa, «La Zorrita» volvería a utilizar con fluidez los golpes rectos a partir del sexto asalto, conectando el 1-2 o el 1-2-hook zurdo junto a otras combinaciones de rectos y curvos. Así, pronto pareció que alguno de los golpes encajados había afectado un tanto a Orozco, que en el posterior séptimo round recibió varias derechas directas que no fueron adecuadamente replicadas. El veterano Soto estaba dando la vuelta a las tarjetas de forma muy rápida, siguiendo adelante en un octavo asalto en el que sus combos de rectos superaron nuevamente a los escasos hooks a la contra de su rival. Entonces, en el noveno round, se produciría un golpe bajo de Orozco (que no pareció flagrante), pero que derribaría a la lona a Soto y llevaría al árbitro, sin aviso previo, a descontar un punto al primero de ambos, sanción que podría haber sido decisiva. Finalmente en el décimo round se producirían buenas acciones por parte de los dos boxeadores, destacando duros ganchos zurdos de ambos contendientes.


El combate había finalizado y nuevamente había sido muy disputado, con tarjetas que se esperaban cercanas al empate y siendo muy posible la decisión dividida. Aun así los jueces no tuvieron esas presumibles dificultades para decidir al ganador, como una gran parte de los críticos y aficionados habían tenido, ya que con dos ilógicos 97-92 y un repulsivo 98-91 daban la victoria por amplísima decisión unánime a Antonio «Relentless» Orozco 23(15KO)-0. Si se tiene en cuenta que Orozco había sufrido el descuento de un punto (que es justo decir que fue cuestionable), eso significa que dos de los jueces sólo vieron ganar a Soto 65(39KO)-9(2)-2 dos rounds, mientras que el restante tan solo uno, decisión incomprensible e inaceptable que, como otras tantas, llevan a que muchos cuestionen injustamente la limpieza del magnífico deporte del boxeo. Aunque Orozco, en su mayor combate hasta la fecha, supo estar a la altura y pudo neutralizar las habilidades de su rival durante una parte de la pelea, Soto aprovechó la falta de continuidad ofensiva de Orozco para mantener la distancia y con un menor ritmo igualar el encuentro. Así, la puntuación de Bastión Boxeo es de 95-95 empate sin tener en cuenta la resta de un punto, que de valorarse daría la victoria a Soto.


Dejando de lado las tarjetas, el excampeón mundial Soto suma un tropiezo que acaba de certificar una mala racha reciente, en la que sufrió la cancelación de dos peleas seguidas ante Frankie Gómez y Raymundo Beltrán. Por su lado Orozco se acerca definitivamente a un asalto mundial que se podría producir la siguiente temporada, aunque se especula con que antes pase una última prueba ante Mauricio Herrera.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios