Alexander Povetkin – Mariusz Wach (4/11/2015)

Basket-Hall, Kazán, Rusia. 

En juego el título WBC plata del peso pesado.


Como era de esperar, y a pesar de la diferencia obvia entre ambos, Wach fue comparado por muchos con el campeón Wilder para tratar de especular sobre las posibilidades de éxito de Povetkin en su próximo asalto mundialista al cinturón WBC pesado. Así, en el asalto inicial, algunos creyeron ver las dificultades que tendrá el aspirante ruso en dicho futuro campeonato, puesto que «The Viking» Wach utilizando sus largos brazos en jab y en 1-2 dificultó bastante las entradas del local y le impactó algunos golpes que ante un púgil con mayor pegada pueden ser muy peligrosos. Con todo, Povetkin no tardó en contestar, y en ese mismo round contragolpearía el jab de su rival con un potente swing diestro para posteriormente realizar arremetidas con ganchos en variadas trayectorias. Esta fue una muestra no sólo de rápida adaptación sino de buena lectura del combate, ya que tan pronto como en el segundo asalto Povetkin aplicaría la táctica adecuada para hacerse con el control absoluto del enfrentamiento.

En lugar de avanzar constante bajo la lluvia de jabs de su rival, Povetkin se mantenía fuera del alcance del altísimo púgil polaco, para así buscar el fallo de su contrincante, el contraataque o un simple desequilibrio defensivo que le abriese la puerta. De este modo, cruzando sus curvos diestros con el jab de su rival lograba sobrepasarlo con relativa facilidad, cosa que también conseguía inclinándose hacia el lado izquierdo antes de arremeter veloz y potentísimamente con el hook zurdo. Gestionando muy bien los tiempos de ataque y la distancia y lanzando contundentes ofensivas desde atrás, encadenando dos o tres ganchos arriba y abajo, obligaría pronto a un Wach descolocado a buscar el clinch para frenar el empuje de su rival. Esto no sería logrado por el visitante, que además de recibir fuertes uppercuts zurdos a la contra se vería sobrepasado también en velocidad tanto al ataque como a la defensa, con Povetkin eludiendo sus puños con oportunos pasos atrás.


Con este desarrollo de la pelea, ya en el quinto asalto Wach había disminuido notablemente su volumen de golpes y parecía más centrado en esquivar y bloquear las manos de su oponente que contestar de manera proporcional. Sólo cuando lanzaba su jab avanzado o cruzaba la derecha en una entrada de su rival sus acciones tenían éxito. Con todo, el trabajo con golpes de poder de Povetkin era muchísimo superior, por lo que en la segunda mitad de la pelea, y con el boxeo de su contrincante casi totalmente descifrado, comenzaría a desestabilizar a Wach, dejando a la vez detalles de apreciable calidad: encadenando el uppercut zurdo con el cruzado diestro, el recto con el gancho zurdo o repitiendo con su mano izquierda tres golpes seguidos (gancho-uppercut-gancho saltando). De este modo, impactando breves combos, se desarrollaría la ya muy decantada pelea en el último tramo, con Povetkin además explotando ángulos con pequeños pasos laterales y encontrando huecos defensivos a la vez que el jab de su rival era lanzado.


Finalmente, en el doceavo asalto, un terrible hook zurdo abriría un corte en torno al ojo izquierdo de Wach, llevando al árbitro a parar el tiempo para ojear la brecha y posteriormente a detener el encuentro. Algunos consideran que quizás el púgil polaco podría haber continuado, pero poco importaba ya con el combate claramente vencido por su oponente. En cualquier caso, el triunfo por KO Técnico en el doceavo asalto de Alexander «Vityaz» Povetkin 30(22KO)-1 le permitía superar la última barrera que le separaba del asalto mundialista al título WBC, cinturón por el que tiene derecho a contender en virtud a su condición de retador mandatorio, adquirida batiendo el pasado mayo en un round a Mike Pérez. Nunca se puede estar del todo seguro de las posibilidades que tendrá un boxeador en el campeonato mundial, ni si quiera en muchas ocasiones los púgiles y sus equipos pueden estar totalmente convencidos de si la preparación o el momento es el adecuado. Aún así, parece obvio que ni uno sólo de los rivales de Wilder hasta la fecha ha sido ni de lejos tan peligroso como lo es el ruso Povetkin, púgil con gran pegada y buenos recursos técnicos que se puede contar entre los 3 mejores aspirantes, por lo que tanto el excampeón tiene buenas posibilidades de coronarse como el actual titular de anular definitivamente las dudas que su carrera suscita.

Antes, de todas formas, Wilder disputará el 16 de enero una defensa voluntaria ante un rival por anunciar, que debería ser mucho más duro que los dos anteriores y prepararlo de verdad para su prueba de fuego ante Povetkin, que podría llegar en abril o mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *