Adrien Broner – Khabib Allakhverdiev (3/10/2015)

U.S. Bank Arena, Cincinnati, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial vacante WBA del peso superligero.


Sin que ninguno de los dos coaspirantes al cetro mundial vacante se mostrase rápido de piernas, ambos combatirían inicialmente bastante estáticos y con un predominio de la táctica en la distancia media-corta. En esta posición Allakhverdiev probaba suerte con el directo zurdo tanto al cuerpo como al rostro junto a algún gancho diestro, aunque era Broner quien se mostraba más efectivo con un velocísimo jab, el recto de mano derecha y con un buen cruzado zurdo al contragolpe con el que alcanzaba a su rival cuando trataba de entrar. Llegado el combate al siguiente asalto, y viendo que la mayor rapidez de manos de Broner lo anulaba en ese planteamiento, el ruso trataría de tomar la iniciativa y presionar a su oponente, pero sus ataques con Broner de espaldas a las cuerdas eran muy poco efectivos y éste podía salir del encierro con relativa facilidad. Al contrario, la falta de progreso de Allakhverdiev permitió a Broner encontrar el momento para contragolpear con potentísimos uppercuts y directos.

El planteamiento estratégico de ambos había quedado ya definido, con el visitante presionando y con el local contragolpeando, y solamente se producían ya variaciones en cada asalto en cuanto a frecuencia de golpeo e intensidad en los ataques. Si «The Hawk» utilizó con algo de acierto su gancho de mano adelantada en el cuarto episodio, en el quinto se mostró falto de pegada y de agresividad, aunque en ambos rounds Broner contraatacaría con potentes uppercuts y pasaría a la ofensiva con derechas directas que anotaba con aparente facilidad. A pesar de que no estaba teniendo éxito Allakhverdiev se mostraba carente de variedad de recursos, por lo que viéndose superado trataría de enmendarlo sólo con un aumento de la presión en el quinto y el sexto asalto. Aunque en esta ocasión realizó un mejor trabajo y pudo conectar un tenso gancho zurdo al rostro, Broner no tardó en responder con sus curvos a la contra (en ocasiones haciéndose hueco antirreglamentariamente con empujones), para finalmente salir airoso en el intercambio de golpes con veloces ganchos.


Así, además de ser neutralizado el mayor empuje de Allakhverdiev, los potentes golpes en corta empezaron a cobrarse su precio, llevándole ya en el séptimo asalto a algunos apuros. Por su parte «The Problem», que no se veía en casi nada afectado por los débiles rectos que le impactaban en los brazos, se permitió sus habituales y tan criticadas fanfarronadas, recurriendo en esta ocasión a hablar con las personas situadas en el borde del ring, pareciendo que se dirigía al que había sido su rival Paulie Malignagi. Para Allakvherdiev en cambio la situación empezaba a ser crítica, algo que le llevó en el noveno round a quemar uno de sus últimos cartuchos y buscar con insistencia el trabajo al cuerpo con los hooks. Pero de nuevo encontraría un duro uppercut a la contra que anunciaría el principio del fin, ya que en la parte final de este round y en el siguiente empezaría a ceder de forma manifiesta. Aunque en principio Broner no se mostró demasiado resolutivo, en el onceavo asalto si lo hizo, anotando directos y ganchos zurdos que sólo eran replicados por su rival para que no le detuviesen la pelea. Pero si bien Allakhverdiev logró en el penúltimo round evitarlo, en el último las acciones serían finalizadas por el tercer hombre después de una serie de hooks de Broner.


Quizás Allakhverdiev podría haber terminado el combate, pero era innecesario aumentar el castigo cuando la victoria de Adrien «The Problem» Broner 31(23KO)-2 había sido muy clara. Por este triunfo el estadounidense lograba hacerse con el cinturón mundial WBA vacante del peso superligero, proclamándose campeón en cuatro divisiones distintas. Los críticos, sobre todo desde los grandes medios, alabaron enormemente la actuación de Broner, señalando que era la mejor que había realizado desde hace muchos años aunque, si bien es cierto que su combate fue bastante sólido y su victoria amplísima, no parecía el rival el adecuado para demostrar si ha estabilizado y reformado su carrera. De hecho Allakhverdiev 19(9KO)-2(1), más allá de algunos logros destacables con anterioridad, no merecía actualmente esta oportunidad mundialista, que le llegaba después de un año y medio de inactividad que estaba precedido por una derrota. Si logró este asalto a un campeonato fue debido al posicionamiento artificial  e inmerecidamente mantenido por la Asociación.


Por ello aunque Broner se mostró rápido, preciso, contundente y efectivo, controlando el combate en todas las distancias, es muy pronto para saber si podrá lanzar su carrera hacia un punto de rendimiento y de éxitos no visto hasta ahora. Solamente batiéndose ante un rival de la élite lo podrá demostrar. De todos modos, Broner de momento parece centrado en la posibilidad de hacer su primera defensa ante Ashley Theophane 39(11KO)-6-1, al que podría batirse dentro de unos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *