Adonis Stevenson – Tommy Karpency (11/9/2015)

Ricoh Coliseum, Toronto, Canadá.

En juego el cinturón mundial WBC del peso semipesado.


Los primeros instantes del encuentro ya mostraron cual iba a ser el desarrollo de la pelea, con una cautela entre ambos contendientes rota eventualmente por Karpency, que arremetía valiente para conectar algún golpe aislado antes de recibir un poderoso directo zurdo de Stevenson. Este tipo de acciones se repetirían constantemente durante el breve combate, puesto que al aspirante Karpency no le faltó voluntad. Lanzándose al ataque conseguiría en el primer round anotar un claro hook diestro y posteriormente dos directos zurdos, pero no podría evitar encajar a la contra en esta última ofensiva una brutal izquierda que le desestabilizó. Aunque Stevenson no permitía que su contrincante tomase totalmente el centro del ring, avanzando esporádicamente y marcando el terreno con un efectivo uso del recto de izquierda, su táctica estaba sustentada principalmente en su excelente capacidad de contraataque.


En el segundo episodio el esquema se volvería a repetir, ya que de nuevo Karpency anotaría un buen 1-2, además de algunos claros hooks al rostro, de entre los cuales destacó un seco gancho diestro que tomó un tanto desprevenido a Stevenson. Aún así, y a pesar de que el retador mostraba innegable arrojo, sería alcanzado igualmente por el directo zurdo a la contra del campeón. Este golpe de «Superman», que fue crucial durante el encuentro, sería el responsable del desenlace del enfrentamiento. En los últimos instantes del segundo episodio Stevenson, con un directo diestro al cuerpo, bajaría la guardia de su rival y abriría la puerta a un terrible directo zurdo que desequilibraría a Karpency hasta que fue derribado por un gancho de derecha. El estadounidense apuraría la cuenta, pero finalmente se alzaría antes de que se consumiese totalmente, pudiendo regresar tras ella a su esquina, puesto que el segundo round ya había terminado.


A penas se prolongaría unos segundos más el enfrentamiento, porque en el inicio del tercer episodio, y con el retador todavía no recuperado del knockdown, Stevenson abatiría a su contrincante con una serie cruzado diestro-directo al cuerpo-cruzado diestro-directo zurdo. El aspirante se levantaría de esta segunda caída, pero el árbitro no le permitiría ya continuar, concluyendo el encuentro por KO Técnico en el tercer asalto y reteniendo por ello Adonis «Superman» Stevenson 27(22KO)-1(1) su cetro WBC semipesado por sexta vez. El combate no dejó sorpresas y si bien Karpency anotó algunas buenas manos más por tenacidad y deseo de coronarse que por su calidad técnica, Stevenson, como se esperaba, no tardó en demolerlo gracias a su magnífico puño zurdo. Con este resultado era inevitable que los reproches, que ya se habían alzado desde la elección de Karpency como rival, se reanudasen si cabe con más fuerza ahora que el combate no había superado ni una tercera parte de su recorrido y se demostró que, como se apuntaba, Stevenson había elegido uno de los rivales más asequibles del top 15. Así, las comparaciones con el monarca unificado WBA, WBO e IBF Kovalev volvieron inevitablemente a surgir.


Si miramos los tres últimos oponentes de ambos boxeadores Stevenson ha elegido a tres rivales como Sukhotsky, Bika y ahora Karpency, nombres mucho menos célebres que los de Bernard Hopkins y Jean Pascal enfrentados por Kovalev, siendo su último contrincante un Mohammedi que aun no perteneciendo a la élite era un rival mandatorio y no elegido por el campeón ruso. De todas formas Stevenson parece mostrarse dispuesto a solventar esta competencia entre ambos campeones, puesto que al finalizar el encuentro reiteró que desea enfrentarse a su máximo rival Kovalev, siendo respondido por la promotora del titular unificado ratificándole la propuesta anteriormente realizada. Por ello parece que si ambos quieren medirse no quedará otro remedio que uno de los dos ceda, o Stevenson aceptando la propuesta de Main Events o dicha compañía rebajando sus exigencias. De todos modos ni si quiera ello garantizaría la realización del choque a consecuencia de las eternas disputas por derechos de televisión. En cualquier caso, por el bien del boxeo y para cumplimiento de los deseos de los críticos y aficionados, ese duelo debería materializarse, como tantos otros en tantas divisiones, solventando con unificaciones la inadmisible situación de múltiples campeones por cada categoría de peso.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios