Tony Harrison – Pablo Munguía (17/4/2015)

Mohegan Sun Casino, Uncasville, Estados Unidos. Peso Superwelter.

Con una considerable mayor altura y una mucho mejor condición física, la diferencia entre el prospecto Harrison y su rival eran más que notables. Pero lejos de lo que la imagen podía ofrecer el fogueado Munguía golpeo más veces en el primer asalto a Harrison de lo que la gran mayoría de sus anteriores rivales lo habían hecho durante todo un combate. El boxeador visitante avanzaba constante sobre su rival lanzando puños sin tregua, prácticamente en su totalidad cruzados muy heterodoxos y no demasiado potentes pero con los cuales alcanzó el cuerpo y el rostro de Harrison, casi intacto en sus veinte combates. Durante unos instantes, ante esta fuerte presión, Harrison pareció dudar, pero pronto comenzó a escoger golpes a la contra en uppercut de derecha, hook de izquierda y directo.
 

En el segundo asalto el combate seguiría de la misma forma, con el «Sepulturero» presionando, aunque el local establecería su jab y comenzaría a impactar con dureza su gancho a la contra, dejando entrever que no tardaría en castigar de forma severa a su rival. Así, todavía en este segundo episodio, Munguía al tratar de conectar un gancho con su mano derecha recibiría un potente directo en corta que lo derribaba. En la reanudación el noqueador Harrison aprovechó esta situación a la que está acostumbrado y buscó con su recto diestro el final del combate, aunque el sonido de la campana evitaría el desenlace. De todas formas muy poco se alargaría ya el combate, puesto que en el tercer episodio un par de golpes más por parte de Harrison bastarían para que el tercer hombre, de forma acertada, detuviese el encuentro.

Fácilmente viendo el combate y la patente diferencia en cuanto condición física de ambos boxeadores, muchos argumentarán que la elección de rival había sido un error. Y aunque pueden estar en lo cierto, de todas formas hay que señalar que Munguía consiguió el año pasado una ajustada derrota a los puntos con el número 2 en el ranking WBC Antonin Decarie, mientras que en octubre se impuso al joven mexicano Edgar Ortega, por lo que no se le puede considerar un mal boxeador. En cualquier caso, pese a su coraje y a algunas buenas manos en el asalto inicial, ante un pegador como Tony Harrison 21(18KO)-0 no pudo hacer muchos más.

Y es que Harrison no parece uno de esos prospectos sobreprotegidos por sus equipos que se pueden quebrar en el primer combate medianamente exigente. Por ello ante un carrera prometedora como la suya, con algunos afirmando que se proclamará campeón mundial, deberá batirse en los próximos meses a un rival que tenga los suficientes recursos como para hacerle trabajar y plantar batalla de forma prolongada. De otra forma podría llegarle en breve una gran oportunidad ante la cual podría sufrir un tropiezo por falta de la adecuada experiencia de ring, algo muy plausible en una división tan complicada y disputada como la del peso superwelter.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios