Stephen Ormond – Terry Flanagan (14/2/2015)

Civic Hall. Wolverhampton, Reino Unido.

En juego el título WBO europeo del peso ligero.

El duelo por una oportunidad mundialista paso de un interesante choque de estilos a un combate cada vez más farragoso y bronco con el paso de los asaltos, desembocando finalmente en una descalificación.

Los dos primeros rounds dejaron buenas acciones por parte del local Flanagan, que boxeando hacía atrás mantenía la distancia con el doble jab, el 1-2 y el 1-2-croché de izquierda, realizando también entradas y salidas con combos de ganchos al cuerpo. Ormond, por su parte, le perseguía pero no se decidía a arrojarse al ataque cuando había quedado situado suficientemente cercano para ello. Pasado este primer dominio de «Turbo» con su boxeo en línea, éste detuvo sus desplazamientos a partir del tercer asalto, entrando constantemente en clinch para detener los avances de Ormond, que estaba comenzando a acelerar sus pasos. Así Flanagan lanzaba un único hook al cuerpo y se agarraba, era separado por el árbitro y volvía a agarrarse, repitiéndose el proceso una y otra vez, algo que motivó que el árbitro le llamase la atención.
 

Con todo, Ormond empezaba a conectar potentes hooks de mano zurda y algunas derechas, que impactaban claramente en el rostro de su oponente. Del tercer episodio hasta el octavo el combate se desarrolló casi enteramente en la distancia corta, con intercambios de golpes y constantes agarrones por parte de Flanagan, que no volvieron a ser protestados por el tercer hombre. En cualquier caso, el irlandés «The Rock» conseguía anotar con frecuencia sus manos y llevarse las mejores acciones, estremeciendo a su rival con algunas fuertes izquierdas en gancho y con un efectivo directo en corta. De todas formas los asaltos, pese a ser de Ormond en su mayoría, eran de considerable igualdad, contraponiéndose la velocidad de Flanagan y la tenacidad del visitante.

Pero alcanzado el noveno asalto Ormond cometía un error al sucumbir a la impaciencia por el continuo clinch provocado por Flanagan, ya que el irlandés, menos alto que su rival, se alzaba dando un cabezazo a su oponente mientras era agarrado por los dos brazos. El árbitro no lo dudó ni un instante y restó un punto a Ormond, que lejos de verse frenado repitió la acción dos veces más en el mismo asalto, esta vez sin descuento de puntos pero recibiendo el aviso de una inminente descalificación si lo volvía a repetir. Y en el siguiente asalto, en el décimo, Ormond realizaba la misma acción por cuarta vez, siendo al momento descalificado por el referee.

De esta manera tan poco brillante Terry «Turbo» Flanagan 27(10KO)-0 se hacía con el título WBO europeo y con una oportunidad mundial a medio plazo, ya que si Crawford abandona su título del peso ligero, como se espera que haga, Flanagan deberá enfrentarse por el título vacante al vencedor de la eliminatoria entre el estadounidense Juan Díaz y el japonés Takahiro Ao, número 1 y 2 respectivamente.

Dejando este aspecto de lado y regresando al combate hay que señalar varios aspectos: Ormond cometió una irregularidad de forma repetida y su descalificación fue justa, pero lejos de pretender justificar el comportamiento antideportivo, Flanagan debió de ser tajantemente frenado en su constante entrada en clinch, algo que realizaba con tanta frecuencia que en algunos asaltos apenas hubo acciones sin agarres. Además de esto hay que mencionar las cartulinas de los jueces, que pese a no entrar en juego, fueron totalmente injustas e ilógicas, dando al boxeador local Flanagan todos los asaltos, algo que más que errores parecen una falta total de imparcialidad, ya que en el menor de los casos dos de los asaltos fueron muy claros para Ormond.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios