Román González – Edgar Sosa (16/5/2015)

Forum, Inglewood, Estados Unidos.

En juego el título mundial WBC del peso mosca.


El excampeón Sosa iniciaría el combate intentando utilizar en su favor su superior envergadura, por lo que tratando de mantenerse fuera del alcance caminaría el ring desplazándose hacia su izquierda a la vez que lanzaba el jab o el 1-2. Con todo, los golpes rectos del boxeador mexicano en su gran mayoría no conseguían hacer diana, por lo que mantuvieron a raya durante poco tiempo a González. Apoyado en su sensacional ritmo de ataque y velocidad de manos, el «Chocolatito» no tardaría en anotar sus puños con dureza en hook de mano adelantada al rostro, en gancho diestro al cuerpo y en directo.

Tras este primer asalto de toma de contacto el campeón nicaragüense ofrecería un segundo round arrollador. Impactando el directo, el gancho de izquierda arriba y abajo y un duro uppercut de mano zurda, comenzaría a desgastar a Sosa, al que poco tiempo después derribaría con un hook de izquierda seguido por un directo. Aunque Sosa se pondría de pie sin demasiados problemas volvería a ser derribado en la reanudación por un croché de derecha y un hook zurdo. Cuando el excampeón se hubo levantado por segunda vez, y teniendo en cuenta la terrible pegada de González, era claro que el combate no se iba a prolongar mucho más. Tras una larga serie de hooks y rectos de González contra un Sosa en las cuerdas, éste caería por tercera vez, por lo que el árbitro detendría el enfrentamiento.

En tan solo dos asaltos Román «Chocolatito» González 43(37KO)-0 se deshacía de uno de los mejores pesos mosca, evidenciando una vez más su excelente nivel a la vez que realizaba la segunda defensa de su cinturón WBC. Si el boxeador nicaragüense en lugar de militar en las divisiones de peso más bajas lo hiciese en las que comprenden del superligero al peso medio, se le consideraría uno de los cinco mejores boxeadores libra por libra, pero dado el menor número de boxeadores en las categorías más ligeras y la notable falta de atención de muchos de los medios hacia las mismas, González es habitualmente minusvalorado. De todas formas, dicho esto, Sosa no llegaba a esta pelea en el mejor momento de su carrera, habiendo sumado en sus últimos tres combates una derrota ante el campeón Yaegashi y dos victorias ante rivales un tanto alejados de la élite.

Manteniéndose en casi diez años de carrera invicto, venciendo el 86% de sus combates por la via del knockout y haber conseguido cinturones en tres pesos, para González sólo los mayores retos deberían tener sentido. Aunque algunos ya comentan la posibilidad de un González-Inoue en la división supermosca o incluso un enfrentamiento contra los campeones Cuadras y Tete, el «Chocolatito» todavía podría afrontar notables retos en la división mosca, pudiéndose medir a boxeadores como Brian Viloria, Kazuto Ioka y Juan Carlos Reveco o buscar una unificación ante Amnat Ruernroeng o una revancha ante el campeón en dos organismos Juan Francisco Estrada.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios