Rocky Juárez – Robinson Castellanos (26/1/2014)

Cowboys Dance Hall, San Antonio, Estados Unidos.

En juego el título WBC Silver del peso pluma.

El combate entre Juárez y Castellanos fue intenso y duro, y nos dejó, como era de esperar, una gran pugna con momentos de dura batalla entre estos dos valientes peleadores.

En el asalto inicial ambos púgiles se tantearon buscándose con jabs y golpes rectos al cuerpo, pero con Castellanos comenzando a lanzar su derecha directa y a impactar su hook de mano izquierda, demostrando su decisión. Aún así el combate durante los dos primeros episodios se mantuvo sin una ventaja muy amplia para ninguno, ya que Juárez respondería en el segundo asalto jabeando y buscando el hook, aunque con Castellanos quitándose la mayoría de manos con movimientos de cintura.

Pero llegados al tercer episodio el mexicano intensificaría sus acciones atacando desde atrás con ganchos arriba y abajo, así como impactando un rápido y preciso directo de derechas. De este modo, en los asaltos tercero y cuarto Castellanos comenzó a anular el boxeo de Juárez a través de ofensivas basadas en combinaciones de dos y tres golpes que impedían el desarrollo de ataques efectivos del norteamericano. Aun así Juárez trataría de entrar en la distancia corta para encontrar la forma de poder responder y de desplegar con mayor acierto su trabajo con el hook, algo que conllevó que tuvieran lugar algunos duros intercambios de golpes.

Por ello, en la lucha y en el cruce de golpes, se produjeron algunos choques de cabeza que provocaron un corte en el párpado derecho de Castellanos que tuvo que ser revisado por el médico en el quinto round. En este mismo asalto se produciría la primera caída del encuentro, cuando «Robin Hood» alcanzaba a su oponente con una derecha directa seguida posteriormente por un uppercut de mano diestra que lanzaba a la lona a Juárez. Éste protestó señalando que la caída había sido fruto de un resbalón, aunque lo cierto era que el golpe le había derribado.

Con todo, Juárez, púgil de gran encaje, se repondría y continuaría en la búsqueda del combate cerrado que impidiese el control de las acciones de Castellanos desde la distancia media/larga. Así, el encuentro del sexto al noveno asalto se desarrolló con bastante dureza, con ambos alcanzándose con golpes curvos, destacando los crochés de derecha a la contra de Juárez y los uppercuts de Castellanos. Pese al golpeo de ambos, era Castellanos quien llegaba con mayor frecuencia y contundencia con directos, uppercuts y hooks, golpes que hicieron que Juárez comenzase a pasar algunos apuros y que tuviese que apoyarse en las cuerdas. Finalmente, tras un décimo y un onceavo episodio de control por parte del visitante a través de directos, se llegaría a un duro último round, en el cual un Juárez muy castigado sería derribado en tres ocasiones: la primera por un uppercut de izquierdas rematado con un directo, la segunda (en la reanudación después del conteo) tras hooks y un uppercut, y la tercera por un nuevo uppercut de derechas, esta vez aislado. Pese a ello el valiente Juárez, que nunca había perdido antes del límite, pudo aguantar el severo castigo de Castellanos, que cerca estuvo de alzarse con una victoria antes del límite.

Los 12 asaltos llegaron a su fin y los jueces dieron unas amplias cartulinas de doble 118-106 y de 118-107, que daban por decisión unánime el triunfo para Robinson «Robin Hood» Castellanos 21(13KO)-10(5). Este trabajado triunfo de Castellanos, basado en una gran frecuencia de golpeo y en una buena gestión de la distancia, es más meritorio por el tesón mostrado por el duro y veterano Juárez 30(21)-11-1, que pese a la derrota dio todo lo que tenía para hacerse con la victoria. De esta manera Castellanos se sitúa a las puertas de la disputa del título mundial WBC, que podría tener lugar después de que Jhonny González hiciese una defensa voluntaria en los próximos meses.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios